opinión>

El cáncer – Por Sergio García de la Cruz

Solo me bastó una frase, solo un ¿cómo estás? fue suficiente para que soltara sus sentimientos. Hoy ha llegado ese día que nadie espera que le pase, mientras estás sumido en tu rutina diaria, agobiándote en el trabajo, quejándote por cosas que probablemente tienen solución, o simplemente estás disfrutando del momento, recibes la llamada telefónica que cambiará tu forma de vivir para siempre, me dijo, y prosiguió: es una de tus personas más queridas quien de forma aparentemente tranquila te está comunicando algo que te hace temblar, y mientras te esfuerzas en no llorar, te dice que tiene cáncer y que de forma urgente tiene que operarse ya que el tumor que padece esta en metástasis. No puedes creértelo y te preguntas por qué ha tenido que ser a ella, te esfuerzas en animarla y te apresuras en quedar para poder verla ya que el miedo de perderla te invade por dentro. Empiezas a darle vueltas y sigues sin creértelo. Cuando ya lo has asumido empieza tu heroica hazaña de ayudar a esa persona de la única manera que sabes y puedes: queriéndola y animándola a que luche por superarlo. Confías en que pueda conseguirlo, pero la enfermedad está tan avanzada que un día recibes la noticia de que se ha ido sin poder ni tan siquiera despedirte de ella.

Ahora es cuando te das cuenta de qué importa tener un buen coche o irte de vacaciones todos los años o incluso enfadarte con tu pareja o amigos por cosas insignificantes, cuando lo que verdaderamente importa es vivir y ser feliz disfrutando del tiempo unidos. A veces ya es demasiado tarde cuando llegamos a valorar lo que somos y lo que tenemos, y es a través de una circunstancia personal o ajena la que nos hace poner los pies sobre la tierra.
El cáncer ocurre y por desgracia más de lo que habitualmente creemos. En España anualmente fallecen alrededor de 103.000 personas de cáncer, 41.000 son mujeres y 62.000 son hombres, siendo el cáncer de mama seguido del cáncer de próstata los más habituales y letales. Esta devastadora enfermedad, definida como un tumor maligno, duro o ulceroso, que tiende a invadir y destruir los tejidos orgánicos circundantes, puede presentarse de distintas formas, unas más complejas que otras, pero todas con el mismo denominador común de destrucción que hace que la persona que la padezca comience una carrera de fondo y dependerá de muchos factores su resultado.
Faustino continuó, pero: ¿cuántas muertes más serán necesarias para darnos cuenta de que ya han sido demasiadas? En este país el Ministerio de Sanidad es quien fija el precio y establece el reembolso y son las comunidades autónomas las que tienen sus propias comisiones para aprobarlo, antes era Europa quien aprobaba el uso de un medicamento y en breve espacio de tiempo se ponía en el mercado, ahora existe una gran desigualdad sobre esta enfermedad en unas u otras CC.AA.
Es tan fundamental que los ciudadanos se conciencien en la prevención de la enfermedad como que países inviertan en su cura. La investigación sufre continuos recortes, hemos ido de poco a nada. Aurora Project ha hecho público que “la investigación del cáncer infantil tiene menos presupuesto que Torrente 5”.

www.sergiogarciacruz.com