SOCIEDAD >

CC pedirá explicaciones a Fomento y al director del IGN en el Senado

El Teide entraña un elevado riesgo por la previsible explosividad y daños que provocaría una erupción. / DA
El Teide entraña un elevado riesgo por la previsible explosividad y daños que provocaría una erupción. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La guerra abierta entre el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) y el Instituto Geográfico Nacional (IGN) llegará hasta el Senado. Así lo confirmó ayer a este periódico el senador de Coalición Canaria (CC), Narvay Quintero, quien esta misma semana pedirá las comparecencias del director del IGN, del secretario de Estado de Fomento o de la propia ministra Ana Pastor, como máxima responsable del organismo público adscrito a su departamento.

Quintero explicó que presentará en la Cámara Alta una serie de preguntas respecto a la información publicada por el DIARIO, donde el director del Involcan, el vulcanólogo Nemesio Pérez, aseguraba que el IGN “ocultó datos sobre actividad sísmica” en la isla de Tenerife. Por este motivo, científicos del Instituto Volcanológico de Canarias comunicaron a los representantes legales de esta entidad, así como a la Dirección del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo volcánico en la Comunidad Autónoma de Canarias (Pevolca), que no continuarán participando en futuras reuniones que convoque la dirección de este órgano.

“Preguntaremos si es cierto que se ocultaron datos y el motivo, si se trataba de una orden política o de tipo técnico”, recalcó el senador de CC, quien no obstante dejó claro que “hay que hablar con mucha cautela sobre este tema, porque he estado varias veces en el IGN y no quiero poner en duda el trabajo de sus profesionales”. Narvay Quintero, no obstante, insistió en que el Archipiélago lleva años demandando una sede en Canarias del Instituto Geográfico Nacional, porque es la región que registra más cantidad de sismos al año. No en vano, las Islas son la única comunidad de España donde hay volcanismo activo, habiéndose registrado en los últimos 500 años unas 20 erupciones, con una media de duración de 50 días, que si bien puede ser muy cortas, como en Lanzarote en 1824, cinco días; también es cierto que la de Timanfaya se mantuvo seis años. Las últimas fueron en La Palma, San Juan en 1949, y Teneguía, en 1971. El Teide pertenece a uno de los 16 volcanes en el mundo considerados de alto riesgo, no sólo por su previsible explosividad, también por el elevado número de poblaciones y personas que podrían resultar afectadas.

Una histórica y unánime petición

-El considerado por muchos como primer vulcanólogo español, Lucas Fernández-Navarro, ya solicitó en 1911 la creación de un observatorio en el Teide, algo que según él debiera ser considerado “como una deuda de honor nacional”. “Tener una montaña de la altura y naturaleza del pico de Tenerife y no aprovecharla para desde ella contribuir al adelanto de la meteorología, de la vulcanología y de la sismología es sencillamente un crimen de lesa ciencia y un sonrojo”. Un siglo después, Canarias sigue esperando. No en vano, en noviembre de 2005, un año después de que una crisis volcano-sísmica sacudiera el Teide, el Senado aprobaba por unanimidad una moción para la creación del Instituto Volcanológico de Canarias (IVC), una entidad autónoma que estaría participada por el Gobierno central, el regional y los cabildos insulares con mayor riesgo volcánico.

-En 2009, el Congreso ratificaba aquella moción, respaldada luego por el propio Gobierno de Zapatero. Entre las misiones del instituto estarían las de crear mapas de peligrosidad volcánica, diseñar un programa de vigilancia, colaborar con Protección Civil, elaborar planes educativos y convertir a Tenerife en un referente en la investigación volcanológica.