economía>

Las diferencias de gasto entre CC.AA en sanidad, educación y protección social llegan al 60%

EUROPA PRESS | Las Palmas de Gran Canaria

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha confirmado el rating ‘BBB-‘ con perspectiva ‘estable’ de las comunidades autónomas de Andalucía, Canarias y Valencia, con lo que los mantiene un escalón por encima de la categoría de grado de especulación, también conocida como ‘bono basura’.

Fitch recuerda que esta calificación es consecuencia de su decisión de que los gobiernos autonómicos españoles no pueden tener un rating inferior a ‘BBB-‘ por los apoyos externos con los que cuentan, que mejoran su liquidez y reducen la probabilidad de quiebra.

Entre estos apoyos, menciona la reciente ley sobre la deuda comercial, el acceso a mecanismos de apoyo como el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) o el Fondo de Facilidad Financiera (FFF) y la “absoluta prioridad” que concede al servicio de deuda el Artículo 135 de la Constitución española.

Respecto a Andalucía, Fitch explica que su rating refleja un comportamiento operativo “débil pero en proceso de mejora”, una mayor carga de deuda y un perfil económico más débil que el de España. Además, valora el compromiso del Gobierno andaluz para cumplir con sus objetivos de déficit.

Sin embargo, añade que sus indicadores crediticios son más débiles de lo que refleja su calificación debido a los negativos balances operativos y corrientes que lleva registrando desde 2011.

En el caso de Canarias, su rating refleja un mejor comportamiento fiscal, que aún así sigue siendo insuficiente para generar un balance corriente positivo. Además, remarca que su deuda ha crecido en los últimos cinco años y su perfil económico también es peor que el de España, pero celebra su compromiso con los objetivos de déficit y sus “fiables” previsiones.

Por último, apunta que las métricas crediticias de Valencia son más débiles de lo que indica su rating debido a un balance corriente estructural negativo y a unos recurrentes déficits presupuestarios antes del pago de la deuda. Además, espera que su comportamiento presupuestario siga siendo débil.