política >

“El REF debe ser para todos, no solo para los poderosos”, afirma el exlíder de Attac

Martínez, junto a la candidata y el secretario general de SxTFE. / DA
Martínez, junto a la candidata y el secretario general de SxTFE. / DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

El politólogo Carlos Martínez, expresidente de Attac-España, la asociación que a escala internacional reivindica la tasa Tobin a las transacciones financieras, afirmó ayer en Tenerife que “el Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias debe dejar de beneficiar sobre todo a las grandes empresas” y no a la mayoría de la población “que no se entera de esas exenciones fiscales”, al tiempo que opinó que el Archipiélago “tiene problemas por su insularidad, pero no han quedado aún bien resueltos en la Unión Europea y le han hecho mucho daño, como por ejemplo en la agricultura, sin que la consideración de Región Ultraperiférica (RUP) haya solucionado nada”. Así lo manifestó ayer Martínez, quien también es cosecretario de Alternativa Socialista o Construyendo la Izquierda-Alternativa Socialista (CLI-AS), partido que apoya la alianza electoral liderada por Socialistas por Tenerife (SxTF) con Los Verdes al Cabildo y cinco ayuntamientos, y con cuyo secretario general, Gregorio Negrín, y su candidata a la alcaldía de Santa Cruz, Odalys Padrón, se reunió ayer.

El exdirigente de Attac opinó que la falta de una tasa Tobin “es lo que ha permitido la actual crisis” y demuestra que “la economía manda más que la política, una economía que funciona sobre apuntes contables informáticos, no de dinero ”. Recordó Martínez que la tasa Tobin la ven con buenos ojos incluso Angela Merkel, y Luis de Guindos la apoya “con limitaciones. El objetivo de esta tasa “es la fiscalización y el control de esas operaciones, motivo por el que no se aplica, porque la banca prefiere la opacidad”, apostilló. Con respecto al rescate bancario con fondos públicos, enfatizó que “ en todo el mundo occidental, desde EE.UU. a Grecia, la crisis de 2008 la hemos pagado los ciudadanos, pues ningún banco ha quebrado ni ningún accionista de la banca ha dejado de ganar dinero; y además han logrado disminuir salarios y derechos; con lo que el poder financiero está ganando ahora más que antes de la crisis”.