sucesos >

Los forenses confirman que casi todas las heridas eran en órganos vitales

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

Los forenses que intervinieron en el caso de la muerte violenta de tres miembros de la misma familia que tuvo lugar en marzo de 2013 en Piedra Hincada, dentro del término municipal de Guía de Isora, declararon ayer que la mayoría de las heridas sufridas por las víctimas, dos adultos y un niño de apenas cuatro años, eran en órganos vitales. Dichas declaraciones fueron realizadas durante la tercera sesión del juicio con tribunal de jurado popular que se celebra desde el pasado lunes en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, y en el que se dirime la supuesta autoría de un varón de 44 años al que se le acusa de asesinar a sus suegros y a su propio hijo.

El relato de los forenses confirmó lo extraordinariamente violento del ataque. Primero fallecieron los dos adultos, una escena terrible que presenció el pequeño, al que luego asestó hasta 40 heridas de arma blanca. Tanto en uno como en otro caso la mayoría de las heridas afectaron a órganos vitales, ya que el autor de estos hechos llegó a asestar puñaladas hasta en el cráneo o en los órganos sexuales.

Está previsto que hoy quede visto para sentencia el juicio, en el que tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares solicitan hasta 75 años de prisión para el acusado, que asegura no recordar nada de lo sucedido.