POLÍTICA >

Huelga intermitente en Correos en pleno periodo del voto postal

DIARIO DE AVISOS – EUROPA PRESS | Madrid / Santa Cruz de Tenerife

Correos calcula que la cuarta parte (el 25,23%) de su plantilla se sumó ayer a la huelga convocada en el operador postal público, una media que los sindicatos elevan hasta alrededor del 85%, según informaron fuentes de la compañía y los representantes de los trabajadores.

La huelga coincidió con la primera jornada de voto por correo para las elecciones autonómicas y locales, y transcurrió con normalidad y sin incidentes.

El grado de seguimiento de a la convocatoria realizada por CC.OO., UGT, CSI-F y Sindicato Libre varió en función de los distintos turnos de trabajo, que con sus 52.000 trabajadores figura como una de las empresas con mayor plantilla de España. En concreto, se situó en el 36,6% en el turno de noche, en el 26,7% en el turno de mañana y en el 24,06% en el de la tarde, según informaron a Europa Press fuentes del operador postal.

Los sindicatos convocantes mantuvieron el porcentaje de seguimiento de la huelga en una media de entre el 80% y el 85% de los trabajadores durante toda la jornada, una tasa que además asegura que se eleva hasta el casi el 100% en determinados centros en diferentes turnos. De hecho, la adhesión al paro supuso que las oficinas postales centrales de Burgos, León, Santander, Badajoz, Cartagena, Pamplona y Alcázar de San Juan, estuvieran cerradas, según informaron en fuentes del sector portal de la Federación de Servicios Públicos de UGT. Así, las organizaciones convocantes consideraron “masivo” el seguimiento a la huelga, una de las tres previstas en el calendario de seis jornadas de paros parciales y de 24 horas que emprendieron el pasado viernes 30 de abril y que se extenderá en días alternos hasta el próximo 22 de mayo.

La próxima convocatoria es para el 14 de mayo, con paros parciales en toda España y una huelga en Madrid. Con estas movilizaciones, los sindicatos pretenden protestar por el “bloqueo” en la negociación del nuevo convenio colectivo y por los recortes de personal que, según sus datos, han supuesto la supresión de 15.500 puestos.

La compañía recordó su “obligación” como empresa pública de “ser eficiente en la gestión de los recursos públicos” y de trabajar para “desarrollar nuevos segmentos de negocio que permitan aumentar los ingresos y mantener el empleo”. En este sentido, Correos señaló que el plan estratégico puesto en marcha hace tres años “comienza a dar frutos” como el 20% más de paquetes entregados desde 2013, aunque admite que “todavía este aumento no compensa el descenso del número global de envíos sufrido en los últimos años”.

La empresa asegura en un comunicado que “está dispuesta a mantener el diálogo y confía en encontrar puntos de acuerdo, en el marco de las conversaciones en curso y con respeto a las pautas de negociación establecidas para las empresas públicas”.