Kalisy

Hecho en Canarias Kalisy por Patri Cámpora (1 de 1)-3

SYLVIA MADERO/FOTO: PATRI CÁMPORA

Nace en Canarias una nueva firma de trajes de baño de la mano de Beatriz García, una joven venezolana que no ha dudado en dar el salto al mundo de la emprendeduría, dedicándose en cuerpo y alma a su vocación: diseñar. Creaciones atemporales, muy femeninas, de materiales de gran calidad y dirigidas a todo tipo de mujer, son su seña de identidad

¿Cómo decides dedicarte al mundo de la moda y posteriormente crear una firma de trajes de baño?

Desde muy joven, sentía una gran pasión por la moda. Me encantaba organizar los vestuarios de las obras de teatro de mi colegio, seguí en el instituto y estudié la carrera de diseño de moda en Venezuela. Al culminarla me trasladé a vivir a España a continuar con mi formación, realizando un máster en Imagen, moda y estilismo en Madrid. Posteriormente trabajé en importantes showroom, donde pude adquirir mayores conocimientos de la moda europea. Como diseñadora siempre soñaba con tener mi propia marca; en unas vacaciones a Tenerife donde vive mi familia, decidí crear y registrar la marca Kalisy y al poco tiempo me mudé para desarrollar este proyecto.

Es un nombre curioso, ¿de dónde procede?

Quería un nombre que reflejara a una mujer femenina, divertida y segura de sí misma. Al gustarme la mitología griega pensaba en nombres de musas y diosas y haciendo combinaciones de nombres y palabras griegas, surgió Kalisy. Me pareció un nombre exótico que podía gustar y representar mis diseños.

¿Quieres dedicarte a la creación única de trajes de baño o no descartas ampliar tu faceta creativa hacia otras prendas?

Comencé con una colección de trajes de baño debido a que es un producto con el cual me siento identificada; gran parte de mis vacaciones han sido en un entorno de playa, en el Caribe y en las Islas Canarias. Son una pieza importante en mi armario y me daba mayor seguridad iniciarme en el mundo del diseño con ellos. Entre mis  proyectos de futuro está el seguir ampliando la variedad de prendas y complementos.

Kalisy es una marca diferente al resto ¿qué es lo que la hace única?

Principalmente apuesto por calidad y diseño. Quiero crear un producto atemporal y versátil, pensando en ese bikini que podemos lucir sin importar la temporada, aplicando las tendencias en la selección de tejidos y que nos funcione, tanto para ir a la playa como a un evento en un beach club. Además, como diseñadora mi propósito es incentivar la producción nacional en Canarias y la marca España es imprescindible.

¿A qué tipo de mujer está dirigida?

A cualquiera que se sienta identificada, cómoda y feliz usando un traje de baño Kalisy. Mis diseños pueden usarlos cualquier tipo de mujer: chicas jóvenes, mujeres contemporáneas… que lo hagan me gratifica. Además, poco a poco iré ampliando los modelos, adaptándolos al gusto y necesidad de cada persona.

Háblanos del proceso de producción de tus diseños ¿cómo acaban materializándose las ideas que tienes en las prendas finales?

Lo primero que hago es viajar a ferias especializadas en el sector moda de baño para buscar inspiración y conocer las tendencias. Después hago una selección de tejidos y complementos de las mejores casas europeas (Italia, Francia y España) y luego se inicia la etapa más dinámica para mí, que es el proceso creativo. Desde el momento en que veo un tejido o un complemento, ya mi mente lo va asociando con posibles diseños. Seguidamente se realizan los patrones y la confección de muestras por cada diseño. Una vez aprobado se hace la producción en tallas. Fabricar en Tenerife me permite ofrecer también un servicio personalizado para aquellas mujeres que les cueste encontrar ese traje de baño que les quede bien o quieran una talla en particular.

¿Dónde se pueden conseguir los trajes de baño Kalisy?

Para comprar directamente pueden hacerlo a través de la página web. También pueden comprar en distintos puntos de venta:

– Santa Cruz de Tenerife en las tiendas MARCA y KASSIA.

– Las Palmas de Gran Canaria en IL MARE SWIMWEAR

– Barcelona (Sabadell) en SIAX LENCERIA

Ahora que ha pasado un tiempo desde que comenzaste, ¿podrías decir que se puede llegar a vivir de lo que haces?

Como todo negocio, los beneficios no se ven reflejados a corto plazo, es mucha la inversión para sacar un proyecto adelante, pero, con el tiempo, van llegando las recompensas a tanta dedicación y esfuerzo realizado.

¿Te resultó difícil empezar? ¿Crees que es difícil emprender en Canarias?

Sí, no ha sido fácil. En primer lugar, cuesta mucho económica y logísticamente desplazarse para asistir a eventos y ferias del sector textil. Por otro lado, al comenzar, me costó mucho encontrar el apoyo de muchas instituciones, quizás por la falta de confianza en el proyecto de una joven diseñadora… Cuando te cierran unas puertas se abren otras y con el tiempo han surgido grandes oportunidades; eso me ha incentivado a seguir adelante, confiando en mí y mi proyecto.

Por tu experiencia, ¿qué consejo darías a aquellos jóvenes diseñadores que quieren dar el salto como tú lo has hecho, pero no se atreven?

Les diría que lo más importante es creer en uno mismo, amar y disfrutar lo que uno hace, ser perseverante. Yo le he dedicado mucho tiempo y constancia y también he tenido la suerte de tener una familia y amigos que me apoyan. Lamentablemente el mundo de la moda es duro, pero todo se puede conseguir si trabajas y luchas por lo que deseas.

Ya has dado el salto al mundo empresarial, ahora ¿qué proyectos tienes para 2015?

Apostar por un verano maravilloso para la marca, seguir expandiéndola a nivel nacional e internacional y, por supuesto, participar en más eventos.