EDUCACIÓN >

La LOMCE pone en peligro a más de 300 docentes isleños de Música

La asignatura de Música es obligatoria en prácticamente todos los países de nuestro entorno. / DA
La asignatura de Música es obligatoria en prácticamente todos los países de nuestro entorno. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La controvertida Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) no solo ha encontrado un notable rechazo a nivel político e institucional, también amenaza con ir dejando por el camino muchos puestos de trabajo de docentes que llevan años de trayectoria profesional. Uno de los colectivos más afectados es el de los profesores de Música, una asignatura que ha perdido peso enorme con la reforma.

En el caso de Canarias, esta reducción de la carga horaria podría abocar a más de 300 docentes a perder su empleo o a que empeorasen sus condiciones laborales, ya que el Gobierno la ha convertido en optativa -algo que no ocurre en ningún país de la OCDE- y ha dejado en manos de las comunidades autónomas la posibilidad de ofertarla o no en el currículo. Todo lo contrario que ocurre con las materias troncales (Ciencias, Lengua, Matemáticas e Idioma), que son obligatorias en todo el territorio y deben ocupar al menos el 50% del horario lectivo determinado por la ley.

Para reivindicar la importancia de la enseñanza musical, los profesores de esta materia en Canarias han formado una plataforma y han presentado alegaciones a la Consejería de Educación relacionadas con las materias específicas de Música en 1º y 2º de Bachillerato (Lenguaje y Práctica Musical, Análisis Musical I, Historia de la Música y la Danza, y Análisis Musical II), que se incluyen en el nuevo currículo que ha diseñado el departamento regional. Según exponen al DIARIO desde este colectivo, dichas materias específicas aparecen en el itinerario de Artes Escénicas, Música y Danza, “pero serían también muy importantes e imprescindibles en el resto de modalidades, ya que por ejemplo en la isla de Tenerife solo hay tres centros de Secundaria que imparten el Bachillerato de Artes, frente a casi 60 que tienen el de Humanidades y Ciencias Sociales”.

De igual modo, aseguran que se produce un “importante agravio comparativo” con Educación Plástica y Visual, que en la materia de Dibujo Artístico I y II sí que forma parte de los dos itinerarios de Humanidades y Ciencias Sociales en 1º y 2º de Bachillerato, algo que no ocurre con la Música. En este sentido, desde la plataforma recalcan que el Ministerio de Educación ha ignorado en varias ocasiones los dictámenes del Consejo Escolar del Estado, el órgano consultivo específico para la educación, y del Consejo de Estado, el máximo órgano de consulta para el Gobierno. El primero recomendó en su momento que fuera obligatoria. El segundo, que al menos se asegurara la misma oferta en todo el país.

Desde el sindicato Anpe en Canarias, su presidente, Pedro Crespo, deja claro que “en la enseñanza integral del alumno las enseñanzas artísticas, como la Música, son “fundamentales”. “El problema deriva de la optatividad, porque como está concebida la LOMCE, un alumno, a lo largo de toda su trayectoria, puede no recibir ningún tipo de formación musical”, agrega Pedro Crespo.

En el caso de Canarias, además, los docentes recuerdan que el Archipiélago “posee un riquísimo patrimonio musical, tanto en la música culta como en la folclórica y popular, unas tradiciones musicales transmitidas de generación en generación, por vía oral o escrita, que con la inclusión de materias específicas se perpetúan”. “También ayudan a los profesores a dar un enfoque lúdico y participativo que redunda en beneficio de competencias básicas que el alumnado debe adquirir al finalizar sus estudios”, concluyen desde la plataforma, que se movilizará si la Consejería no atiende sus demandas.