tribuna >

Por una La Palma más conectada y competitiva – Por José Luis Perestelo

La isla de La Palma ha tenido que hacer frente a varios problemas añadidos a la crisis vivida en todo el territorio español y en buena parte de Europa que han supuesto un freno adicional a su crecimiento y que son resultado principalmente de los sobrecostes que conlleva la doble insularidad y de la baja conectividad que existe entre la isla y el exterior.

El desarrollo eficiente de sectores que cuentan con un gran potencial, como es el caso del turismo o del sector primario, se ha visto afectado estos últimos años por la existencia de unas conexiones que resultan del todo insuficientes para acceder a un mercado más amplio, con una economía de escala y tamaño suficientes para hacer viables muchos de los proyectos que se emprenden.

En su momento, el puerto de Santa Cruz de la Palma era uno de los tres puertos más importantes de Europa, junto con el de Sevilla y el de Amberes, por su situación geográfica privilegiada entre el viejo continente y América. Hoy, sin embargo, el desarrollo de la isla está estrangulado por la falta de unas conexiones que se adapten a las necesidades reales de sus habitantes y que permitan sacar el máximo rendimiento a las ventajas comparativas que ofrece.

Hace más de 20 años, Canarias consiguió que la Unión Europea recogiera, en su Tratado de Maastricht, las particularidades de Archipiélago, sentando las bases del tratamiento específico que las islas reciben hoy por su condición de región ultraperiférica.

Ahora es el momento de seguir avanzando en esta línea y trabajar para lograr que la doble insularidad sea reconocida en las normas jurídicas que regulan las relaciones políticas, administrativas y económicas con la Comunidad Autónoma, el Estado y la UE. Solo así, podremos contar con una base legal que nos permita impulsar el desarrollo de medidas de tipo económico y fiscal que contribuyan a minimizar los sobrecostes de la doble ultraperificidad y a combatir algunas de sus consecuencias más directas, como es el alejamiento o la baja conectividad. En Coalición Canaria somos conscientes de que la conectividad de una región está directamente vinculada con su devenir económico, especialmente en aquellos territorios como La Palma donde las empresas deben hacer frente a nuevos hándicaps derivados de su doble insularidad.

Como candidato a la presidencia del Cabildo de La Palma, una de mis prioridades es establecer nuevas subvenciones de transporte que contribuyan a mejorar las conexiones de La Palma con el resto del Archipiélago tanto en el transporte aéreo de personas, como en el de mercancías.

Ya es hora de que los palmeros nos igualemos al resto de los canarios en materia de conectividad. Por eso, una de nuestras propuestas de trabajo para el futuro se centrará en ampliar hasta el 100% el importe de las subvenciones al transporte aéreo, en el caso de los trayectos interinsulares que los palmeros deben realizar para enlazar con vuelos a la Península o hacia otros puntos fuera del Archipiélago.

También consideramos necesario ampliar la lista de productos que pueden acogerse a las subvenciones al transporte de mercancías, de manera que se financie el traslado no solo de los bienes producidos localmente, sino también el de la mercancía que llega a la Isla, a fin de abaratar el precio de los productos que se destinan al consumidor palmero. La mejora de la conectividad de La Palma pasa también por avanzar en la cohesión interna de todos los habitantes de la isla, impulsando la mejora y ampliación de su red de carreteras, como medida necesaria para reforzar las conexiones internas y consolidar un transporte vial seguro, rápido y cómodo que favorezca el crecimiento y competitividad de la economía de la isla.

Proyectos nuevos, como el establecimiento de una conexión entre Fuencaliente y El Remo, la conexión entre Los Llanos de Aridane y El Time y la construcción de un tramo de vía entre El Time y El Fayal van a contribuir al desarrollo de nuevos enclaves turísticos dentro de la isla y a reforzar las conexiones con los habitantes del norte de la isla.

Mientras, debemos también asegurarnos de que el Estado cumple con su obligación y finaliza las obras incluidas en el Convenio de Carreteras, como son el tramo San Simón-Tajuya, el reinicio de la carretera de acceso al Puerto de Tazacorte y el tramo San Andrés y Sauces-Cruz Castillo.

Todo ello con un único objetivo, hacer de La Palma una isla más conectada con el exterior y con acceso a mercados más amplios donde poder reforzar su economía.

*Candidato de CC a la Presidencia del Cabildo de La Palma