SANTA CRUZ >

PP y CC evitan que se vote la moción de Guigou para tirar el mamotreto

José Manuel Bermúdez (i), junto al secretario municipal, Luis Prieto, en el pleno celebrado ayer. / fran pallero
José Manuel Bermúdez (i), junto al secretario municipal, Luis Prieto, en el pleno celebrado ayer. / fran pallero

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Muchos fueron los asuntos que se trataron ayer en el que fue el último pleno ordinario de este mandato, temas que quedaron eclipsados por el enésimo debate sobre el edificio de aparcamientos a medio terminar que se alza en Las Teresitas, el conocido como mamotreto. La amenaza del concejal de Ciudadanos de Santa Cruz, Guillermo Guigou, de llevar al juzgado, por la vía de lo penal, al alcalde y a cuantos concejales votaran en contra de su moción por el derribo del edificio, surtió efecto, aunque es posible que no el deseado por el edil, entre otras cosas porque ni siquiera se llegó a votar. El PP, ante “la amenaza” de Guigou y después de que el edil popular Manuel Fernández asegurara que se sentía “coaccionado”, pidió un informe jurídico para saber qué votar porque de lo contrario su grupo tendría que abstenerse. Y ese fue el matiz que hizo que PP y CC buscaran la forma de no tener que votar la moción, ya que la abstención del PP haría que la propuesta de Ciudadanos saliera adelante. Entonces, una interpretación muy libre del artículo 92 del Reglamento Oficial de Funcionamiento de las Entidades Locales permitió a PP y CC bloquear la votación sobre el derribo del mamotreto, alegando que, a falta de ese informe jurídico, una votación podía determinar si se dejaba la moción sobre la mesa, y se dejó. Es la primera vez en la historia del Ayuntamiento que una mayoría simple decide sobre si se vota o no una moción de un grupo político.

Antes de la decisión final, el PSOE había presentado una propuesta alternativa tanto a la moción de Guigou como a la que más tarde se debatiría sobre el mismo asunto pero presentada por CC, y en la que, simplemente, se propuso acatar la sentencia sobre el mamotreto en los términos que marque el juzgado. Guigou lo rechazó y después de acusar de antidemocrática la actuación del alcalde, avanzó su intención de seguir adelante con la denuncia, esta vez ya solo contra el alcalde (y puede que también el secretario, por avalar el mecanismo para retirar su moción), en la que acusa a Bermúdez de desobediencia ante un mandato judicial, prevaricación y vulneración de derechos fundamentales, aunque matizó que aún su abogado, Ángel Isidro Guimerá, está redactando los términos últimos en los que será presentada.

La propuesta de Coalición Canaria, que pedía, además de respetar y acatar la sentencia, que se instara al Ayuntamiento al desarrollo del Plan Especial de Las Teresitas y que Costas aclarara los términos del deslinde, fue retirada y se acogió a la propuesta por el PSOE por lo que, al final, el pleno votó unánimemente una obviedad, acatar la sentencia sobre el edificio de aparcamientos en los términos que marque el juzgado.

Providencia
Sin embargo, el debate sobre la moción de Guigou, sirvió para conocer algunos detalles del proceso de ejecución de sentencia en el que está inmerso el Ayuntamiento. El primero es que ya el juzgado número 5 de lo Penal ha respondido al Ayuntamiento sobre el informe de Urbanismo y la inexistencia de instrumentos para legalizar el edificio. La nueva providencia, con fecha de este martes, señala que el Consistorio dé traslado de dichos informes tanto a la Fiscalía como a los condenados para que aleguen lo que estimen oportuno.

Ciudadanos denunciará a Bermúdez por vulneración de derechos

También se supo que este mismo lunes el alcalde, José Manuel Bermúdez, y según Guigou, dictó orden a Urbanismo para que inicie los trámites para la aprobación inicial del Plan Especial de Las Teresitas, documento este sobre el que CC deposita sus esfuerzos para lograr articular un instrumento que posibilite la legalización del mamotreto tal y como permite la sentencia sobre el mismo.

Como era de esperar, la oposición, excepto el PP, mostró su apoyo a la moción de Guigou, con los argumentos ya conocidos de que el edificio es ilegal e ilegalizable y que además no hay planeamiento que permita su legalización. “Si fuera legalizable, ustedes habrían concedido una licencia o habría algún informe técnico municipal que avalara esa posible legalización”, destacó el edil de Sí se puede, Pedro Fernández Arcila. En el otro lado, el portavoz de CC, José Alberto Díaz-Estébanez: “El secretario fue claro en su informe, las sentencias no se debaten se acatan y usted es el que se empeña en discutirlas”, dijo dirigiéndose a Guigou. El portavoz nacionalista devolvió la amenaza al concejal de Ciudadanos: “Si usted vota en contra de la nuestra, incurrirá en lo mismo de lo que nos acusa”.

Y mientras tanto, el socialista José Ángel Martín parecía estar disfrutando de un debate estéril para defender una vez más la postura del PSOE, “la única salida es la demolición total y creo que el juzgado no tardará en hacernos llegar el auto de demolición definitivo”.

Defensa del honor
El alcalde tomó la palabra para cargar contra Guigou y sus acusaciones recordándole que “sólo estamos haciendo lo que nos dice el juzgado y si el fallo último no hablara de la excepcionalidad no habría nada que discutir”. “Estamos en ejecución de sentencia y lo que usted pretende es que acatemos la moción de un partido y nos obligue a hacer cosas a las que no nos obliga la providencia y lo hace amenazando”, añadió.

El alcalde continuó su alegato reseñando que “es el juzgado el que marca la línea, no mi partido ni ningún otro”, para advertir a su vez a Guigou que “si usted me amenaza yo me defiendo y acudiré al juzgado a defender mi honor y mi imagen”.

Tras alcanzar la unanimidad, el alcalde José Manuel Bermúdez añadió que ese acuerdo, como todos los pasos que ha dado para ejecutar la sentencia sobre el mamotreto, también lo haría llegar al juzgado.

El Plan de El Toscal queda sobre la mesa

N. T. | Santa Cruz de Tenerife

Un defecto formal en la aprobación del Plan Especial de El Toscal en el último consejo rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo evitó que ayer se pudiera aprobar de forma definitiva el documento tal y como estaba previsto. Así lo informó el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, en el transcurso del pleno. Según el edil, “debemos volver a llevar al consejo rector el documento y una vez que se celebre, convocaremos un pleno extraordinario para su aprobación definitiva”.

La sesión plenaria tendrá lugar la próxima semana, al igual que el consejo rector, al menos esa es la intención del Ayuntamiento tal y como señaló Martín, que afirmó que “mi intención es que el Plan de El Toscal se apruebe en este mandato”.

Junto al planeamiento de El Toscal también se llevará a Urbanismo las soluciones avanzadas para el fuera de ordenación, lo que hará a su vez que estas también se presenten en el citado pleno extraordinario.

La aprobación definitiva del Plan Especial de El Toscal permitirá al Ayuntamiento cumplir con tres de los cuatro planeamientos que se comprometió a sacar en el mandato. Ya se ha aprobado, aunque de forma condicionada, el Plan General de Ordenación, el Plan Especial del Puerto y, con el de El Toscal, solo quedaría pendiente el del Parque Marítimo.