La receta de Bea Roque

IMG_5767

FRAN BELÍN

Los datos hablan por sí solos: con sus espectaculares recetas, la bloguera y escritora se ha consolidado como referencia de la faceta dulce de la cocina. Más de 12.000.000 visitas a su blog, con un promedio de 6.000 visitantes únicos al día y 18.000 páginas vista diarias. Su faceta en papel no va a la zaga: 18.000 ejemplares y siete ediciones de su anterior libro, El rincón de Bea, que hacen presagiar las mejores expectativas para el nuevo lanzamiento editorial El rincón de Bea: delicias para compartir, ya en el candelero.

La receta de Bea Roque, Pumpkin Bread (pan de calabaza)
Esta va a ser una de esas recetas que no te cansarás de hacer. Este pan de calabaza es delicioso en un sándwich o tan solo tostado y con mantequilla

Ingredientes
560 gramos de harina todo uso; 1 cucharadita de levadura instantánea; 1 cucharadita de sal; 250 gramos de puré de calabaza; 120 ml de agua tibia; 1 huevo batido; pipas de calabaza para decorar.

Preparación
Engrasar con aceite o spray de desmoldado un molde redondo de 20 cm y colocar papel de hornear en la base. Mezclar la harina, de la que nos habremos reservado unos 50 gr. junto con la levadura y la sal.
Incorporar a la harina el puré de calabaza y agua tibia y con el gancho mezclar lentamente hasta que todos los ingredientes estén incorporados. Comenzar a amasar y, si fuera necesario, ir echando poco a poco la harina reservada hasta que la masa se despegue de las paredes del bol y se pegue totalmente al gancho amasador, y amasar un par de minutos más o hasta obtener una masa suave y lisa.

Retirar el gancho amasador y dejar reposar la masa dentro del vaso, cubierta por un pañito durante una hora o hasta que haya doblado su volumen.

Pasado este tiempo, colocar la masa sobre la encimera ligeramente cubierta de harina y desgasificar amasando un par de minutos.

Cortar un trocito de masa del tamaño de una pelota de golf. Con el resto de la masa, formar una bola grande y homogénea y ponerla sobre el molde ya preparado. Darle forma de cilindro al trocito de masa más pequeña hasta conseguir una cuerda de 35 cm de longitud.

Formar un nudo flojo y fijarlo a la masa con un poco de agua para que se mantenga en su lugar. Cubrir con film transparente engrasado sin que aplaste la masa y dejar fermentar de nuevo durante 1 hora.

Precalentar el horno a 210º.

Pincelar suavemente la superficie del pan con huevo batido y esparcir las pipas de calabaza en la superficie. Pasados 20 minutos, reducir la temperatura a 180º y continuar horneando otros 20 minutos.

Sacar del horno y dejar enfriar dentro del molde durante 10 minutos. Desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.