POLÍTICA >

Seis partidos se comprometen a sacar la sanidad pública de la UVI

Representantes de las candidaturas que ayer firmaron un compromiso con la sanidad pública. / EP
Representantes de las candidaturas que ayer firmaron un compromiso con la sanidad pública. / EP

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Para curarse en salud, portavoces de seis formaciones que se presentan al Parlamento de Canarias en las elecciones del 24 de mayo firmaron ayer en Santa Cruz de Tenerife un manifiesto de compromiso con la sanidad pública a iniciativa de las centrales Intersindical, Cemsatse, CC. OO., Sepca y UGT. Firmaron el folio CC, el PSOE, NC, IU, Podemos y ANC. Después de la escenificación del acuerdo llegó la diputada del PP Mayte Pulido, que se encontró con un punto que no estaba en el original que le habían entregado. El párrafo en cuestión se refiere a la reclamación de la “deuda histórica” que le cargan a la Administración general del Estado.

Ante la inminente consulta electoral y la “preocupante situación” del sistema sanitario público del Archipiélago”, los signatarios reivindican “la recuperación, la mejora y el fortalecimiento del sistema sanitario público, universal, gratuito”.

Entre los objetivos, se proyecta la elaboración en el primer año de la novena legislatura autonómica de “un plan de salud que, con la participación ciudadana y de sus representantes, las entidades de pacientes y familiares, los trabajadores y sus sindicatos, los profesionales y sus organizaciones colegiadas, diagnostique con exactitud los déficits existentes en todos los niveles para, a corto plazo, y con una concreción presupuestaria previa, resuelva con carácter global las listas de espera, la masificación de las urgencias y determine el aumento del número de camas” que arregle el desajuste actual.

En este envite también se juega la carta de “la recuperación de los derechos laborales” del personal sanitario desde el momento en que las circunstancias económicas “lo permitan”. Otra demanda es la reducción de la concertación externa, en el sentido de limitarla al “papel complementario y subsidiario que le otorga la legislación”. Se trata, básicamente, de “potenciar y rentabilizar” la actividad sanitaria pública.

A lo largo de este periodo preelectoral, los aspirantes a la presidencia del Gobierno regional han ido expresando ideas que delatan sus intenciones. Así, Australia Navarro (PP) garantiza “un máximo de 15, 30 y 90 días, respectivamente, en las listas sanitarias para realizar una prueba diagnóstica, para consulta con un especialista y para una intervención quirúrgica”. En Canarias hay, ha manifestado, “45.000 ciudadanos, hombres y mujeres de carne y hueso, que desesperan mes tras mes, durante años, para que sea atendido su derecho constitucional a la protección de la salud”. Con ese horizonte a la vista, anima a “trabajar a marchas forzadas a partir de mayo, contando con los profesionales sanitarios y con un equipo directivo al frente de la gestión, en la Consejería de Sanidad, absolutamente cualificado, comprometido y competente”.

Fernando Clavijo, de CC, resalta que es conveniente “revisar y replantear el sistema sanitario para orientarlo hacia dos ejes fundamentales: la prevención y la atención primaria”. Apuntalar las políticas preventivas y la atención primaria constituye un elemento de vital importancia para la consecución de tal propósito. Clavijo pone sobre la camilla un incremento del 4% anual en el dinero contante y sonante que la Comunidad Autónoma dedicará en los próximos cuatro años.

Patricia Hernández (PSOE) antepone lo público a lo privado y sitúa al paciente “en el centro del modelo sanitario”. Ello, unido a “la equipación humana y el material necesarios para un servicio completo y de calidad”.

Román Rodríguez (NC) se presta a “recuperar” los “500 millones de euros recortados a la sanidad canaria”. Los quirófanos políticos están colapsados.

Ideas expresadas en propuestas

-Partido Popular: “Impulsaremos la consolidación de nuestro modelo nacional de sanidad y servicios sociales, de manera que sean sostenibles, de la máxima calidad y a disposición de todos los españoles en igualdad de condiciones. Las personas con discapacidad y en situación de dependencia seguirán siendo nuestra prioridad. Una sanidad al servicio de todos los ciudadanos y, especialmente, de quienes más la necesitan”.

– Coalición Canaria: “Un modelo que priorice al paciente y que permita una mayor coordinación y mejora en la gestión y organización del sistema; una mayor dotación presupuestaria; mejor coordinación entre la atención primaria y la especializada; optimización de los recursos; modernización de los sistemas informáticos, y dotación de nuevas tecnologías para simplificar los trámites burocráticos y los protocolos internos”.

-PSOE: “Sanidad pública, universal y de calidad, como uno de los cuatro pilares sobre los que construimos nuestro Estado del bienestar, junto a la educación, las pensiones y los servicios sociales. Con la excusa de la crisis, el PP ha quebrado la universalidad del sistema, que ha dejado de ser un derecho”.

-NC: “Finalización de las infraestructuras y los equipamientos, reducción de las listas de espera, y más personal”.

-Izquierda Unida: “Creación de estructuras municipales integradas en la red sanitaria pública única”.

-Podemos: “Una Comisión de Farmacia, integrada por representantes de los hospitales y en estrecha colaboración con las agencias evaluadoras”.

-Ciudadanos: “Racionalizaremos el gasto. Delimitaremos la sanidad pública y la privada a nivel orgánico, administrativo y de gestión”.

à UPyD: “Establecer programas de colaboración entre las comunidades autónomas para reconocer sus tarjetas sanitarias como si fueran propias”.