rincón legal >

Si la comunidad no funciona, actúa – Por Inés Vera

En las comunidades de propietarios ocurre con mucha frecuencia que hay propietarios disconformes con la manera en que se está llevando la comunidad, y en señal de protesta, dejan de abonar las cuotas. La desconfianza hacia la gestión de la administración, un mal servicio de limpieza o la falta de reparaciones necesarias acaban provocando que propietarios cumplidores se conviertan en morosos convencidos. Con esta estrategia sólo se consigue dos cosas: que la comunidad tenga menor capacidad económica para asumir gastos de reparaciones o servicios necesarios y que usted no tenga ninguna opción para cambiar las cosas. El primer paso es estar al día en el pago de las cuotas comunitarias. Una vez en este punto, tenemos dos vías principales para tomar las riendas en nuestra comunidad. Por un lado, impugnar. Tantas quejas sobre acuerdos adoptados, a veces infundadas y otras no, pero rara vez alguien impugna. Pueden hacerlo los que no estuvieran en la reunión, los que hayan sido indebidamente privados de su derecho a voto, y los que hubieran salvado su voto o votado en contra. Salvar el voto, es una forma de decir que ahora mismo no voto, porque no tengo la información suficiente para saber si voto a favor o en contra. En cuanto a votar en contra, hasta la sentencia del Tribunal Supremo del año 2013 se creía que votar en contra no daba derecho a impugnar, sin embargo, la sentencia ha añadido esta opción. ¿Qué acuerdos pueden ser impugnados? Básicamente, los que vayan contra la Ley de Propiedad Horizontal o los Estatutos, para lo que tendrán un año de plazo, y los que sean lesivos para la comunidad o causen un grave perjuicio a un propietario, siempre que no tenga obligación de soportarlo, por supuesto. En estos casos, el plazo será de tres meses. Por otro lado, en cuanto a qué ocurre con las situaciones de dejadez, falta de reparaciones o mantenimiento, pues que podemos demandar directamente a la comunidad. No es necesario ningún acuerdo en junta para obligar a la comunidad a mantener el edificio en buenas condiciones de seguridad, habitabilidad y accesibilidad. Sobre este punto, pueden encontrar más información en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Horizontal, y ante cualquier duda, lo mejor es consultar a un abogado.

*Goya Abogados