TENERIFE >

Vivir de los libros y la cultura en un pueblo

Luzvi
FOTO: SERGIO MÉNDEZ

RAFAEL LUTZARDO | Santa Cruz de Tenerife

La cultura en los pueblos ha sido y será la fuente que emana el conocimiento para las evoluciones de las generaciones venideras. Según describe Ana Laura Colussi, es difícil hoy en día en un mundo que se ha convertido en tan pequeño gracias a las comunicaciones, no tender a confundirnos, pensar que lo extranjero es mejor que lo nuestro, desvalorizar nuestra cultura y cambiar nuestras tradiciones, formas de hablar, vestimenta, ideas para tender a parecernos a un modelo único que nos impone la globalización.

El patrimonio cultural es la identidad del pueblo. Muchas veces se cree que manteniendo las tradiciones heredadas se vuelve al pasado, y quedamos perdidos en la historia. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Es necesario tener en cuenta que la expresión cultural tradicional debe readaptarse y resultar aplicable a la vida contemporánea si se pretende garantizar su supervivencia, continuidad y su vitalidad para las generaciones futuras.

“La crisis ha afectado a la venta de libros, aunque la gente no pierde el interés por ellos”

Valle de Guerra es un pueblo con historia, alimentado de bellos y hermosos amaneceres y atardeceres, llenos de embrujos y magias. De mujeres y hombres valientes que han sabido luchar y conservar sus tradiciones con orgullo y respeto. Luz Inmaculada Díaz Hernández, es una joven vallera comprometida y convencida de lo que quiere. Una mujer valiente que hace 19 años apostó por la cultura en un pueblo que fue su cuna. Luzvi, como la conocen cariñosamente en Valle de Guerra, iba para ingeniera agrícola, pero decidió apostar por su independencia y se aferró a la cultura, motivando poner su propia librería en un pueblo que poco a poco se iba convirtiendo en gigante de la evolución. Alemania, Inglaterra y Francia fueron escenarios durante algunos años lugares donde residió esta valiente vallera. “Aprendí muchas cosas del mundo de la cultura en esos países de Europa”, confiesa.

Recuerda con orgullo el día que ganó un concurso de escaparate de librerías que organizó la Cámara de Comercio; compitiendo con las mejores librerías de la isla de Tenerife. “Ese fue muy trampolín para darme a conocer en el mundo del libro”. Para Luz Inmaculada Díaz Hernández, “la librería Luzvi supone para los habitantes de Valle de Guerra facilitarle la información necesaria de la literatura”.

Del mismo modo, esta mujer empresaria autónoma del mundo de la cultura, se siente optimista por los jóvenes escritores. “Creo firmemente en la nueva generación y en las venideras, pues están más preparadas, ya que sus padres también lo están académicamente”. Referente a los escritores actuales, Luzvi comenta que “algunos me aportan muchas cosas importantes. Normalmente, la gente que escribe es porque tiene una historia de su vida”.

“Lo cierto es que ‘50 sombras de Grey’ ha aficionado a muchos a la lectura”

Dinámica y dicharachera, Luzvi confiesa que uno de los escritores que más le han impresionado ha sido Alberto Vázquez Figueroa. “Humilde y cercano”. Tampoco quiso olvidarse de Javier Martínez Reverte, del cual comenta que “es un escritor genial, que lleva la cultura en su mochila”. Por otro lado, defiende a su pueblo, Valle de Guerra, y a sus habitantes, de los cuales dice con orgullo “que son fieles y agradecidos. Valoran mi trabajo y se interesan mucho por la cultura”. En lo que se refiere a la lectura, Luz Inmaculada Díaz Hernández no dudó en decir que “en mi pueblo hay mucha inquietud por la cultura; buscan, preguntan y se interesan. Ese ambiente me gusta”.

La crisis económica ha sido la culpable de la caída en las ventas de los libros, aunque Luzvi lo reconoce, manifiesta que “es cierto, las ventas han decaído, pero no el interés y la curiosidad por los libros”. Con alegría generalizada, la valiente vallera no quiso dejar pasar la oportunidad para recordar que “actualmente, todos accedemos a todos”, refiriéndose a la competitividad entre las librerías. También comentó que actualmente está relacionada con todas las editoriales, “lo que genera un buen clima y permite que la cultura sea más cercana al lector”.

Como anécdota, y refiriéndonos a la trilogía de 50 Sombras de Grey, Luz Inmaculada Díaz Hernández señala que “hay clientes que no son muy adictos a la lectura, pero con los libros de 50 Sombras de Grey decidieron comprarlos y leerlos”.

Sin palabras, sin escritura, sin libros, no hay historia, no existe el concepto de la humanidad. Y si alguien intentara guardar en un espacio pequeño, en una sola casa o en una habitación, la historia del espíritu humano, sólo podría conseguirlo con una selección de libros. Así pues, al igual que muchos pueblos de Tenerife, Valle de Guerra es uno de los pueblos en creciente fase de evolución; con su propia historia e idiosincrasia, como nos demuestra Luzvi y su librería.