TENERIFE >

Alonso aboga por impulsar desde el Cabildo una “sociedad nueva”

Aurelio Abreu entregó a Carlos Alonso el bastón de mando de la Institución insular. / SERGIO MÉNDEZ
Aurelio Abreu entregó a Carlos Alonso el bastón de mando de la Institución insular. / SERGIO MÉNDEZ

Quince minutos pasadas las siete de la tarde, el Salón Noble del Cabildo tinerfeño acogió ayer la toma de posesión de los nuevos consejeros de la Corporación. Diferentes autoridades, representantes de la sociedad insular, exconsejeros y familiares de los actuales consejeros abarrotaron la sala. Tampoco faltaron los antiguos presidentes del Cabildo Andrés Miranda, José Segura y Ricardo Melchior que, convaleciente, acudió al acto en silla de ruedas. Se da la circunstancia de que el ambiente festivo del interior chocaba con las protestas convocadas a las puertas del palacio insular, por asuntos como los hospitales o el transporte para mayores.
El socialista Aurelio Abreu y el consejero de Podemos Roberto Gil, al ser el mayor y el más joven de la Institución, respectivamente, conformaron la mesa de edad del pleno y fueron otorgando a cada uno de los nuevos miembros la medalla acreditativa del cargo, tras la jura o promesa de este. Precisamente, este trámite fue aprovechado por bastantes consejeros para poner de manifiesto sus ideales. Algunos prometieron cumplir el Estatuto de Autonomía de Canarias, otros dejaron claro el “imperativo legal” de su lealtad al rey y otros tomaron posesión abogando por una sociedad “sin corrupción”.

Durante su intervención, tras tomar posesión como presidente, el nacionalista Carlos Alonso abogó por escuchar a los habitantes de la Isla con el fin de lograr “un buen gobierno, un gobierno abierto”. Insistió en la necesidad “de una sociedad más solidaria, más responsable, más activa, más culta. Una sociedad también más abierta, más tolerante y menos individualista, una sociedad de muchas culturas, una sociedad cambiante, una sociedad menos insular”.

“Pongamos la educación como prioridad política, tanto en el ámbito presupuestario junto a la cultura, el deporte o la innovación y también a través de una mejor coordinación de todos los esfuerzos”, dijo. “Tenemos que encontrar formas para azocarnos en la sombra futura a través de la educación, pero también debemos dedicar recursos a generar oportunidades de empleo, ofreciendo herramientas a los que menos capacidades tienen hoy”, añadió Alonso. Además, apostó por el impulso al sector empresarial otorgando más “libertad”. Insistió en la importancia de “definir un nuevo marco legislativo, con un papel más activo de los cabildos en las valoraciones y la prestación de los servicios especializados y una mayor fuerza en los municipios y sus servicios sociales. Aumentar los recursos, reconociendo el coste efectivo de los servicios de manera coordinada con las entidades del tercer sector e incrementando las plazas en la Isla, tanto públicas como concertadas”. En este punto, recordó
-muy emocionado- la figura de su abuelo, trabajador de la Institución, y enfatizó en la necesidad de que “Tenerife ejerza el papel necesario para construir una sociedad nueva, acompañado de todos, sin excluir a nadie. Para que el que quiera trabajar por el bien común tenga, en este Cabildo, una oportunidad para hacerlo”. Finalmente, cerró su intervención con unos versos de Agustín Millares Sall.

El socialista Aurelio Abreu abogó por que todas las fuerzas políticas busquen lo mejor para la Isla. “Los grandes proyectos y las políticas que más influyen en la vida diaria de los ciudadanos habrán de ser objeto de debate y consenso para hallar soluciones satisfactorias, que es lo que la sociedad exige de nosotros”, puntualizó. Señaló como la “prioridad indiscutible” la defensa de la cohesión de Tenerife que, a su juicio, se base en una triple vertiente, social, territorial y económica. Abreu indicó que tras las elecciones se abre una oportunidad de poner en práctica una política orientada hacia una mayor justicia social, mayor bienestar y protección para quienes se encuentran en una situación de vulnerabilidad, así como a la igualdad de oportunidades. Por último, apostó por los hospitales, la mejora de las comunicaciones, el apoyo a los emprendedores y al aprovechamiento de las riquezas de cada comarca, como elementos clave.

En su turno de palabra, el consejero del Partido Popular Manuel Domínguez comenzó deseándole suerte a Alonso, “ya que su suerte será la de todos”. Insistió en que tras la toma de posesión su formación ha adquirido un compromiso con los tinerfeños y abogó por definir las prioridades, para construir un mejor Archipiélago y una mejor Isla. “Estoy dispuesto a darlo todo por los ciudadanos”, afirmó, y añadió su vocación de “diálogo y consenso”.
Oposición firme
El cabeza de lista de Podemos, Ignacio Sabaté, fue el más critico durante su intervención, adelantando ya en su toma de posesión la oposición que su formación ejercerá en los próximos cuatro años. Cuestionó aspectos como el Circuito del Motor o la gestión en Sinpromi. “A partir de ahora habrá una oposición constructiva y democrática, pero vigilante, firme, rigurosa y contundente”, aseveró. Apostó por llevar a cabo un plan de rescate social para la ciudadanía, los hospitales o la movilidad y se mostró en contra de la política de residuos, sobre todo de la incineradora y el modelo energético.

Nicolás Hernández, consejero de Ciudadanos, anunció su intención de realizar “una oposición estricta y severa para defender los intereses de Tenerife”. Aún así, destacó la ilusión de formar parte de la Institución insular “y poder contribuir a mejorar la calidad de vida de los vecinos”. Insistió en que “los ciudadanos quieren un cambio en la forma de hacer política, para resolver sus problemas” y se ofreció a sumarse a todas aquellas iniciativas que mejoren la Isla. “Estaremos vigilantes de que se lleve una gestión eficaz y sensata”, puntualizó. Por último, manifestó su deseo de que Alonso gobierne para todos y que sea “recordado como el mejor presidente del Cabildo”.

El PSOE asumirá Planificación y CC, Empleo

En un primer acercamiento para el reparto de áreas en el Cabildo tinerfeño, parece que algunos de los aspectos que están, de momento, definidos es que el PSOE asumirá Planificación y Medio Ambiente, mientras que CC mantendrá Empleo, Comercio y Turismo, aunque aún el reparto no está cerrado, adelantó ayer el socialista José Antonio Valbuena. “Aún tenemos que seguir puliendo, y no es fácil la proporcionalidad”, aclaró. En aspectos como Carreteras, Cultura o Asuntos Sociales aún “está en el aire”. Ambos socios de gobierno seguirán trabajando para terminar de culminar y definir el nuevo organigrama.

Renovación a medias

Un total de 29 personas tomaron posesión ayer de su cargo como consejeros del Cabildo de Tenerife, de los cuales 15 de ellas lo hicieron por primera vez, frente a 14 que ya en el mandato que acaba de finalizar estaban presentes. Esto supone una renovación importante del salón de plenos del Palacio Insular, de tal forma que más de la mitad de sus ocupantes se estrenan en el Cabildo.

Aún así, no para todos es su primera vez en la política, puesto que algunos vienen de otras instituciones públicas. Este es el caso, por ejemplo, de Alberto Bernabé, quien fue concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz. No obstante ejerció, anteriormente, durate varios años como consejero delegado de Turismo de Tenerife -entidad dependiente del Gobierno insular-. Los populares Ana Zurita y Manuel Fernández también ocuparon sillones en el Consistorio capitalino, mientras que Manuel Domínguez y Sebastián Ledesma hicieron lo propio en Los Realejos y Puerto de la Cruz. Asimismo, Josefa Mesa y Manuel Martínez, del PSOE, fueron ediles en Guía de Isora y El Rosario, respectivamente.

De los cinco partidos políticos con representación en el Cabildo tinerfeño durante los próximos cuatro años, Coalición Canaria es el que menos caras nuevas aporta. De sus 10 consejeros electos, solo dos se incorporan al salón de plenos, frente a ocho que han estado presentes en la anterior Corporación. De los siete del PSOE, repiten mandato cuatro y se suman otros tres. En el caso del PP, el hecho de haber contado con un nuevo cabeza de lista provocó que solo dos de sus seis representantes fueran ya veteranos en la Institución.

Por su parte, los cinco consejeros electos de Podemos se suman en este mandato a la vida política (aunque han sido militantes), al igual que el representante de Ciudadanos y uno de los consejeros de Coalición Canaria (Félix Fariña).