CD TENERIFE> LA actualidad

Aridane, a la espera

El delantero grancanario quiere continuar defendiendo la camiseta del Club Deportivo Tenerife. | SERGIO MÉNDEZ
El delantero grancanario quiere continuar defendiendo la camiseta del Club Deportivo Tenerife. | SERGIO MÉNDEZ

Aún con un año de contrato, Aridane Santana está siendo uno de los nombres del verano en la entidad blanquiazul. Después de haber tenido opciones de salida en el pasado mercado invernal, se han vuelto a desatar los rumores en torno a posibles ofertas que lo llevaran lejos de la Isla, incluso a entidades extranjeras, algo que el jugador, a día de hoy, ni siquiera se plantea.

El ariete grancanario se muestra feliz en Tenerife. Después de haber superado momentos complicados, Santana tiene aún una campaña más firmada, pero, como sucediera anteriormente, varias entidades se han interesado por sus servicios.

Según relató en el día de ayer la portavoz de la agencia que lo representa, la situación de grancanario “no ha variado en nada” con respecto a la semana pasada y la realidad es que la misma es de “calma total” a la espera de que el club insular pudiera dirigirse al jugador, algo que podría producirse próximamente pero no para hablar de una posible marcha sino para conocer la situación de todos los jugadores que dicha agencia mantiene en el CD Tenerife.

La opción de que Aridane pudiera salir al extranjero parecía no ser del todo del agrado del delantero, por lo que la posibilidad de militar en Segunda parecía que podía resultar más posible, pero tampoco parece su intención.

La postura del grancanario es clara: con contrato en la Isla, se muestra tranquilo y con ganas de permanecer en la misma. En caso de que esa situación tuviera que variar debería de ser el propio club el que se dirigiera a él, pero en ningún caso Aridane ha querido cambiar de destino.

Además de Aridane, en los próximos días podría desvelarse el destino de Pedro Martín, delantero por el que se ha interesado el CD Tenerife y que ha reconocido que quería pensar bien su decisión antes de aceptar la propuesta insular o decantarse por otras.

El caso de Chuli es más complicado debido a la gran cantidad de entidades que pretenden hacerse con sus servicios.