SANIDAD >

Canarias ingresa obligatoriamente a cuatro tuberculosos en año y medio

El director general de Salud Pública, José Fernando Díaz-Flores. / F. P.
El director general de Salud Pública, José Fernando Díaz-Flores. / F. P.

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Las autoridades del Archipiélago han ingresado forzosamente a cuatro pacientes en el último año y medio, todos ellos aquejados de tuberculosis, dándose la circunstancia de que uno de ellos es reincidente, según la información facilitada desde la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias. El recuento viene a cuento del suceso acaecido en Madrid la semana pasada, cuando policías nacionales tuvieron que buscar y devolver al hospital de Alcalá a un varón de nacionalidad rumana que, tras dar positivo en las pruebas, optó por fugarse del centro sanitario.

Cuestionado al respecto, el responsable de la Sanidad Pública regional, José Díaz-Flores, confirmó los cinco ingresos (incluyendo el paciente reincidente) que han tenido lugar en las Islas desde el año pasado hasta hoy, todos ellos (como en el caso de Madrid) por tuberculosis.

De forma reiterada

“Hay que dejar bien claro que no se trata de una medida que se aplique a todos los pacientes aquejados de esta enfermedad, sino solo a los que de forma reiterada incumplen el tratamiento, lo que les convierte en un peligro para los demás al tratarse de una enfermedad altamente infectocontagiosa”, explica Díaz-Flores, en cuya área está adscrito el Servicio de Epidemiología, galardonado este año con la Medalla de Oro de Canarias. Sobre los casos en cuestión, la confidencialidad de los datos sanitarios sólo permite detallar que tres se produjeron en 2014, dos en Tenerife y otro en Gran Canaria, mientras que en lo que va de año la única novedad tuvo lugar en Gran Canaria, a lo que hay que sumar el reingreso de uno de los tinerfeños del año pasado. Cuatro pacientes para cinco ingresos forzosos en año y medio.
Decide el juzgado

Por lo que respecta al procedimiento, lo primero es el diagnóstico de una de esas enfermedades altamente infectocontagiosas que, en caso de no estar sometidas a un control sanitario, se convierten en auténticas bombas de relojería para la salud de todos dado lo fácil que resulta su expansión. Después de que se produce dicho diagnóstico y el paciente es sometido a tratamiento, en el caso de que no cumpla con el mismo llega una primera advertencia por parte de las autoridades sanitarias para corregir dicha actitud que, si persiste, fuerza a que Sanidad solicite a un juzgado que disponga ese ingreso forzoso o, como en realidad se denomina oficialmente, involuntario.

Sobre dónde se llevan a cabo esos ingresos, lo normal es que se programe con antelación con alguno de los centros hospitalarios de referencia en las Islas.

Resistencia a los fármacos

¿Y por qué la tuberculosis? Díaz-Flores desvela que “el problema pasa por los pacientes aquejados de este mal que presentan multirresistencia a los fármacos”, lo que obviamente multiplica el riesgo en caso de que se propague al resultar insuficientes los tratamientos habituales.
De cualquier modo, la incidencia de la tuberculosis es cada vez menor en Canarias. El especialista nos detalla que “hoy por hoy, las cifras han mejorado de forma considerable, con ocho casos de cada 100.000 ciudadanos, cuando hace no mucho estábamos en la media nacional, que se eleva hasta los 14 pacientes por cada 100.000”.