TENERIFE >

CC y PSOE inician la negociación en el Cabildo con buena sintonía

Valido, Alonso, Valbuena y Abreu, durante un pleno de la Corporación insular. / S. M.
Valido, Alonso, Valbuena y Abreu, durante un pleno de la Corporación insular. / S. M.

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Bastante más tarde que en el resto de instituciones públicas, Coalición Canaria (CC) y Partido Socialista (PSOE) iniciaron ayer sus reuniones para intentar rubricar un pacto de gobierno para los próximos cuatro años en el Cabildo, como así se prevé -o se preveía- que sucederá en el Ejecutivo regional. Se da la circunstancia de que en el Gobierno insular los contactos coinciden con el aparente resquebrajo del conocido pacto en cascada entre ambas formaciones políticas en distintas instituciones.

Durante el encuentro, celebrado durante la tarde de ayer en el Palacio Insular, por parte de los nacionalistas llevó la voz cantante Cristina Valido y por el PSOE, José Antonio Valbuena. Entre los asuntos en los que ambas formaciones se deben poner de acuerdo no solo se encuentran los temas prioritarios para la Isla, en el que parecen coincidir, sino también en la nueva organización de las áreas insulares y su consecuente reparto entre los dos socios. Según ha podido saber este medio, la propuesta de CC del nuevo organigrama aún no está culminada. Aún así, tras esta reunión la sintonía entre las dos formaciones es buena y se espera alcanzar pronto un entendimiento. Tras los comicios del pasado 24M, CC obtuvo un total de 10 consejeros (cinco menos que en las pasadas elecciones), el PSOE se mantuvo en siete representantes, el PP logró seis, Podemos alcanzó cinco y Ciudadanos se alzó con un consejero. Estos resultados obligan a un pacto para lograr una mayoría, que se encuentra en 15 personas.

Cabe recordar que dirigentes nacionalistas mostraron la pasada semana su malestar por la tardanza de Alonso a la hora de iniciar las conversaciones con los socialistas, ya que hasta el momento solo había tenido lugar un encuentro en el que no se avanzó demasiado. Pese a esta situación, lo cierto es que Alonso negó cualquier tipo de discrepancia y señaló que cumpliría las directrices marcadas desde su formación política: llegar a un acuerdo y reeditar el pacto suscrito en 2011.