cuadernos de áfrica>

Cocaína express (II parte) – Por Rafa Muñoz Abad*

Me pregunta un amigo si en unas vacaciones en Gambia verá leones y jirafas… ¡y masáis dando brincos! Le respondo. Mi asombro le sorprende. Sí, Banjul podría ser un buen destino como primera experiencia para el viajero que desee acercarse al África negra. Está cerca de Canarias y dado lo reducido de su geografía, unos días son suficientes para ver lo poco que hay. ¿Barato? No, ni de cerca. Tampoco esperen contemplar la gran fauna africana más allá de aves, monos e insectos jurásicos. Gambia es un invento. Algo artificial encajado en el África francófona. El angosto país está gobernado por el estereotipo de tirano africano. Yahya Jammeh, cuyos lazos con el crimen organizado y el integrismo nigeriano son peligrosamente discretos. Un homófobo en el que los oscuros intereses saudíes del wahhabismo, raíz conservadora del Islam, ven una entrada al África occidental. Fuera de la Commonwealth, su renta depende del poco turismo que pueda recibir y de los frutos secos. ¿Pero es segura Gambia? Sí, dentro de lo lógico y en mi opinión, sí que lo es. Banjul dista de ser Lagos. Robert, un británico establecido allí, afirma que Gambia es poco conocida y su cara B inesperada. Motivo el primero que la convierte conjuntamente con Cabo Verde y Senegal en una escala ideal para la droga que, procedente de Sudamérica, cruza el atlántico hasta el narco-estado de Guinea Bissau. The Economist estima que desde el 2008 más de diez toneladas de cocaína han circulado con éxito entre Bissau y Canarias.
Mientras su líder promulga un seguimiento conservador del Corán, clamando con decapitar homosexuales y perseguir las drogas, las evidencias de estar en la trastienda del tráfico de narcóticos son denunciadas por la diáspora gambiana. Curiosamente Jammeh figura en algún cable de wikileaks donde [este] informaba al embajador de los EE.UU., que rechazó 3 millones de dólares mensuales procedente de los narcos, a cambio de permitir usar el aeropuerto de Banjul como escala para los vuelos de la droga. ¿Por qué Washington tiene una embajada gigantesca en un país tan poco representativo? El que firma, con un viaje tuvo y si quieren mi opinión, mejor vayan a Senegal como primera experiencia africana.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL
cuadernosdeafrica@gmail.com