LA VICTORIA >

Correa no tiene constancia del expediente abierto por su partido

Fermín Correa, tras tomar posesión el sábado como alcalde. / DA
Fermín Correa, tras tomar posesión el sábado como alcalde. / DA

La decisión de votarse a sí mismo y respaldar en el último momento un acuerdo con el Partido Socialista (PSOE) le ha traído al alcalde, Fermín Correa, más de un dolor de cabeza. Le ha supuesto que su partido, el PP, iniciara los trámites para abrirle un expediente de expulsión, pese a que él no tiene constancia de esta decisión. “No me ha llegado ninguna notificación, es una sorpresa”, declaró a este periódico.

La decisión fue adoptada el jueves por la tarde en una reunión del comité de dirección insular. La medida no afecta al otro concejal, Leo García, algo que Correa “no entiende”, dado que ambos adoptaron la misma posición en el pleno de investidura: votar a Correa incumpliendo el acuerdo de gobernabilidad suscrito la noche anterior con Coalición Canaria (CC) para abstenerse en la votación y permitir que su cabeza de lista, Haroldo Martín, fuera alcalde en minoría, una decisión que luego ratificó el comité local.

Fuentes del PP insular explican que ello se debe a que Fermín Correa es el máximo responsable, al ser además el presidente del PP en el municipio y, por lo tanto, quien tiene que dar las instrucciones. Pero dejaron claro que si su compañero de filas “persiste” y no cambia de idea, tendrá las mismas consecuencias.
Correa asegura que es miembro de los comité insular y ejecutivo de su partido “y ninguno de sus integrantes fueron comunicados de lo ocurrido el jueves”, dado que así se lo trasladaron tres de sus compañeros.

“No he querido llamar al presidente del PP, Manuel Domínguez, porque lógicamente tiene que estar molesto. Yo firmé un documento en unas circunstancias, sin saber que el PSOE me iba a apoyar y por eso cambié en el último momento”. De hecho, precisa que al enterarse llamó a un miembro del comité insular, quien le aconsejó que pidiera un receso para poder consultarle a Domínguez, que también tomaba posesión en el mismo momento, y lo hizo pero la secretaría le dijo que no procedía.
El regidor victoriero entiende que el presidente del PP “se pueda sentir un poco ofendido” por el cambio de plan a última hora, pero insiste en que “no ha incumplido nada” sino que la situación “cambió” y por eso se votó a sí mismo sobre la marcha.

Afirma que no quiso llamarlo ayer para que le explicara su determinación porque “está complicado con su toma de posesión en el Cabildo de Tenerife”, pero se comunicó con otros compañeros del comité insular “y ninguno sabía nada”.

Correa no entiende que se le abra expediente porque “ha acometido la misión que le marcó su partido cuando fue designado candidato: ser alcalde”, y que por eso lo puedan expulsar. La documentación para iniciar este proceso, que puede durar varios meses, salió en la mañana de ayer a la Comisión de Derechos y Garantías del PP de Canarias, que deberá tramitarlo, mientras el alcalde hará todo lo que está en sus manos para demostrar que actuó correctamente.