TENERIFE >

Destinan 2,2 millones al operativo ante los incendios

J. M. | Santa Cruz de Tenerife

El refuerzo del operativo contra incendios para este verano cuenta con un presupuesto de 2,2 millones de euros, entre los que se encuentra no solo el personal y el material extra contratado para los meses de mayor riesgo, y que supone 1,4 millones, sino el alquiler de un helicóptero polivalente, para lo que el Cabildo invierte 800.000 euros. Así lo explicaron ayer en rueda de prensa el presidente en funciones de la Institución insular, Carlos Alonso, y el jefe del servicio de Medio Ambiente, Ventura Machado. Desde ayer y hasta el próximo 15 de octubre un total de 295 personas velarán por evitar y luchar contra los incendios forestales en la Isla.

Alonso destacó que en comparación con la campaña del pasado año, en esta edición se mantiene tanto el presupuesto como los medios del operativo Brifor y se continúa con la utilización de los productos retardantes, que se incorporaron durante la campaña de 2014. Además, añadió que, junto al personal dependiente de los recursos insulares, el Parque Nacional del Teide también aporta su operativo de refuerzo para estos meses de verano.

En esta campaña se han mejorado los protocolos de coordinación entre las administraciones, de tal forma que el Cabildo puede solicitar medios extraordinarios no adscritos al Operativo Brifor –como la Unidad Militar de Emergencias o determinados recursos del Gobierno de Canarias-, manteniendo la dirección de la emergencia desde la Corporación insular.

Prevención

Desde el final de la campaña anterior se han realizado los trabajos de mantenimiento de infraestructuras preventivas, desde ordenación de combustibles en pistas y cortafuegos, mantenimiento de depósitos y tomas de agua, pistas forestales, entre otros. En algunos de los tratamientos silvícolas, como el realizado en la carretera dorsal, se ha utilizado fuego prescrito que consiste en el uso de fuego para la eliminación de combustibles dentro del bosque, pero controlando su longitud de llama y la intensidad de calor para que, a la vez que se elimina el matorral, no se dañe a los pinos y fayas.