LA MATANZA DE ACENTEJO >

El Diputado del Común reprocha al Ayuntamiento de La Matanza su falta de colaboración

Mercadillo del Agricultor de La Matanza
Fachada del Mercadillo del Agricultor de La Matanza, que abrió sus puertas en el año 1999. / DA

GABRIELA GULESSERIAN | La Matanza de Acentejo

El Diputado del Común le reprocha al Ayuntamiento de La Matanza de Acentejo su falta de colaboración y amenaza con declararlo “obstruccionista”. Así se le comunicó a una vecina de la localidad en una carta que le envió con fecha 15 de mayo quien acudió a la entidad por un conflicto que se remonta al año 2013 y en el que los responsables municipales “no han tomado cartas en el asunto”.

La afectada, María Concepción García Verano, envió su primer escrito al Consistorio el 8 de abril de 2013, previa conversación con el concejal delegado del Mercadillo del Agricultor, Miguel Ángel Pérez Pío, para trasladarle su queja porque un puesto asociado a la zona destinada a la artesanía “y cuya actividad es la de arreglos florales, pone a la venta plantas ornamentales en maceta, que adquiere y no cultiva dado que su actividad es el comercio”.

Según la afectada, ello está en contra de los objetivos, propósitos y reglamentos, expresados en el artículo 3 del Mercadillo. Verano, propietaria de los viveros Laumar, una empresa radicada en el municipio, asegura que esta situación le ha supuesto un grave perjuicio a la economía de su empresa, además de una competencia desleal y por eso acudió al Ayuntamiento para que le exigiera a la otra parte que cumpliera la normativa.

El Gobierno local lamenta que se trasladen al recinto las diferencias personales

Ante la falta de respuesta, en septiembre de ese mismo año volvió a enviar una misiva al Consistorio dado que la situación no había cambiado sino por el contrario, la otra parte había recibido una autorización del concejal para poder vender “plantas manufacturadas”, algo que a su juicio “contraviene claramente el reglamento”.

La afectada pidió tanto al concejal como alcalde, Ignacio Rodríguez, que se protegiera “debidamente” a los agricultores y avisó que tomaría las medidas legales oportunas si el problema no se resolvía.

La respuesta por parte del Ayuntamiento volvió a ser nula y por eso el 1 de enero de 2014 envió un nuevo escrito con los mismos resultados que los anteriores. Ya cansada, en marzo de este año se dirigió al Diputado del Común para exponerle lo que considera “el trato de favor hacia una persona en perjuicio de su empresa” sin que hasta el momento se hayan tomado las medidas oportunas.

Días más tarde se le contestó por parte de la institución que su escrito había sido admitido a trámite y que al mismo tiempo se había dirigido al Ayuntamiento para recabar información sobre este asunto. No obstante, dos meses después se le remitió un nuevo documento, también firmado por Jerónimo Saavedra, para comunicarle la falta de colaboración municipal y la posibilidad de declarar “obstruccionista” al Ayuntamiento.

Explicaciones

El Gobierno local por su parte, aclara que la gestión del Mercadillo del Agricultor depende desde julio de 2009 de la Sociedad de Desarrollo y no del Ayuntamiento. “En cualquier caso, el puesto con el que entra en conflicto la denunciante forma parte del Mercado de Abastos, que está en funcionamiento desde 2013, y cumple perfectamente con la normativa del mismo. Esta información la conoce perfectamente la parte denunciante, a la que se le ha comunicado de manera verbal, preparándosele en estos días la respuesta por escrito”, apuntan desde el Ejecutivo municipal.

Asimismo, lamentan que por parte de la denunciante “se insista en trasladar las diferencias y rivalidades personales al ámbito del Mercadillo del Agricultor, en prejuicio de un espacio que acoge la actividad económica de decenas de familias y que durante años ha venido siendo un referente de calidad y buen funcionamiento”.

La otra parte del conflicto

La otra parte, una mujer también vecina de la localidad quien prefiere mantenerse en el anonimato dado que nunca ha recibido una denuncia ni una queja formal por parte de la supuesta afectada, lamenta esta situación y que todo lo que le llega sobre este conflicto sea a través de terceros “y por detrás”.

Subraya que es socia fundadora del Mercadillo del Agricultor desde que abrió sus puertas en el año 1999, ha formado parte de la junta directiva, y ha luchado para levantarlo “con muchísimo esfuerzo dado que los comienzos no fueron fáciles”. Asegura que Verano se incorporó al Mercadillo varios años después con la venta de plantas mientras que en su caso sólo tenía flores. “Después se marchó, dejó el puesto y yo lo solicité ese puesto y se me concedió”, dice.

No obstante, hace tres años y cree que como consecuencia de la crisis económica, “solicitó un permiso para vender un excedente de plantas que tenía. Pero uno no se puede ir cuando le da la gana”.
Por último, confiesa que desde hace un tiempo sufre “un acoso continuo” por parte de esta persona “que ya no sabe de qué manera abordarlo”.