LA OROTAVA >

Dulces para el Corpus

La elaboración de Casa Egon tiene a la custodia como elemento de decoración, mientras que el de López Echeto llevará una banderilla. / DA
La elaboración de Casa Egon tiene a la custodia como elemento de decoración, mientras que el de López Echeto llevará una banderilla. / DA

GABRIELA GULESSERIAN | La Orotava

Ya ha empezado la cuenta atrás para muchos villeros que esperan ansiosos los días más importantes de sus fiestas patronales, el jueves del Corpus Christi, y la celebración del baile de magos y la tradicional romería en honor a San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza.
Este año, vecinos y visitantes de La Orotava podrán vivir estas fiestas con un sabor aún más dulce si se acercan a las pastelerías Casa Egon o López Echeto, que han elaborado dos tentaciones específicas para estas fechas a las que muy pocos podrán resistirse. Ambos tienen en común la almendra y el objetivo es crear un producto que recoja los sabores canarios y que identifique al municipio.

El primer establecimiento tomó la iniciativa el año pasado con la elaboración de El dulce de las alfombras. Lo hizo ante la propuesta de la Asociación de Alfombristas, y dado el éxito obtenido, se fabrica durante todo el año aunque en esta época del año tiene una decoración especial, en este caso, con la custodia como elemento central.

La mezcla de azúcar y diversas harinas, como la de almendras, trigo y altramuz (más conocida como chocho), huevos, yogur natural, nueces y limón es muy aceptada por los extranjeros, comenta el encargado de Egon, Ángel Rocío.

Este año López Echeto también quiso homenajear al municipio, en el que la panadería se estableció desde 2010, y a sus fiestas y apostó por El Villero, un dulce que se dará a conocer oficialmente el miércoles y se podrá degustar a partir del día siguiente. Del mismo modo que en La Laguna crearon los laguneros, quisieron que La Orotava también tenga su villero.

Hicieron varias muestras y tras comprobar que algunas eran muy delicadas o necesitaban demasiado frío, sus responsables no quisieron arriesgarse y se decantaron por un pastel de hojaldre, relleno de bienmesabe, yema y almendra, explica el gerente, Eduardo López Echeto.
Pero además, este dulce llevará una sorpresa, irá decorado con una banderilla que elaborarán los usuarios de Probosco, una asociación sin ánimo de lucro que trabaja en la integración de personas con discapacidad y parte de la recaudación que se haga con su venta, en concreto, 0,50 céntimos, se destinará a apoyar su labor.