superconfidencial >

Engaños – Por Andrés Chaves

1. Se ha descubierto que Josefina engañaba a Napoleón, que era un memo en la cama. Porque la estrategia de cama no tiene nada que ver con la estrategia del campo de batalla. Al fin y al cabo, la mano escondida de Napoleón era un signo de timidez. Le pasó de todo, hasta morir envenenado, según cuentan. También fue engañado Alfonso Guerra, pero por los nacionalistas, según él mismo cuenta en una excelente entrevista de Buruaga. Guerra, el viejo zorro, se emocionó con el perfil tan atinado que le hizo Luis del Val, un maestro de la prosa poética (TVE 1). A Pedro Sánchez lo engaña Podemos, que tiene cerca (no se sabe cuánto) a una tal Tania Sánchez que habla y atrapa, como las sirenas de Ulises. Por eso Pedro (el otro Sánchez) debe taparse los oídos con cera y ordenar que sus remeros hagan lo mismo para no escuchar el estremecedor chirrido de gente como esa. A Tania hay que echársela a la justicia, que sea la justicia la que la despache o la eleve a los altares. Al final, a este país lo va a arreglar la justicia, que casi nunca soluciona nada, sino que todo lo complica.

2. Ojalá no se sienta engañado Fernando Clavijo por el astuto PSOE, que es como un zorro estepario, que saca partido hasta de los fracasos. La débil Coalición Canaria será un pelele en manos de todas las izquierdas si sigue sin ilusionar a la clase media y a las barriadas, que son sus nichos naturales de votantes. CC es una caricatura y hasta José Carlos Francisco, un buen analista, ha dicho que todos los nacionalismos confluirán en el viejo PNC.

3. Le ha puesto las peras al cuarto a Soria el sin miedo Miguel Cabrera Pérez-Camacho, que nunca había ido a una Ejecutiva de su partido y apareció el otro día por allí para decir que quien se tenía que marchar a su casa era el jefe Soria. Yo estoy de acuerdo, porque si Soria elige mal adrede a los candidatos no lo hubiera hecho peor. Nadie entiende la mamarrachada que cometió, él, que es muy inteligente y que maneja tan bien los hilos de su partido con personalísima dedicación. ¿Quién engañó a José Manuel? ¿Acaso él mismo?
achaves@radioranilla.com