sanidad

Entra en funcionamiento un nuevo acelerador lineal en el HUC

Foto CEDIDA
Foto CEDIDA

El servicio de Oncología Radioterápica del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC) cuenta con un nuevo acelerador lineal que permite dar radioterapia de intensidad modulada (IMRT), una modalidad avanzada de radioterapia de alta precisión que usa aceleradores lineales de rayos x controlados por computadora para administrar dosis de radiación precisas a un tumor maligno o áreas específicas dentro del tumor.

Con la puesta en marcha de este nuevo acelerador, en funcionamiento desde hace dos meses, son tres los aceleradores lineales con los que cuenta este centro hospitalario.

El HUC ofreció 15.583 sesiones de radioterapia en 2014 a 611 pacientes y el servicio de Oncología Radioterápica atiende a 1.000 pacientes nuevos cada año ofreciendo más de 90 tratamientos diarios a pacientes del área norte de Tenerife y La Palma.

Se trata de un acelerador monoenergético con fotones de 6 megawatios de altas prestaciones y de última generación lo que facilita una mayor precisión en los tratamientos al disponer de radioterapia guiada por imagen e incorporar procedimientos que facilitan la intensidad modulada, lo que reduce la radiación concentrándola en la zona tumoral reduciendo la radiación en los tejidos adyacentes necesario en la administración del tratamiento en un determinado grupo de pacientes.

La adquisición de este nuevo acelerador, informa la Consejería de Sanidad en una nota, ha supuesto una inversión de 1.200.000 euros y posibilita la baja de la bomba de cobalto. Además su puesta en marcha conlleva la contratación de dos técnicos.

ONCOLOGÍA RADIOTERÁPICA

El servicio de Oncología Radioterápica del HUC cuenta ahora con tres aceleradores lineales, un búnker de reserva para otro acelerador, un TC simulador para radioterapia, un área de simulación y planificación, cuatro habitaciones radioprotegidas, un radioquirófano, diversas consultas y otros servicios de apoyo para el funcionamiento de la unidad.

Además cuenta con la planta de hospitalización y la Unidad de Terapia Superficial, y dispone de micromultiláminas para tratamientos de Radiocirugía, técnica que ofrece una alternativa a la cirugía en determinados tumores intracraneales.

En los últimos años esta especialidad ha sufrido un cambio radical. Se han incorporado nuevas técnicas de imagen como la Tomografía Computarizada para radioterapia con simulación (TC simulador), que permiten localizar con total precisión el tumor y los órganos de riesgo, nuevos aceleradores para administrar las radiaciones con más exactitud así como sistemas computarizados para planificar que permiten organizar distribuciones de campos de tratamiento más adecuadas a la situación del paciente.

De esta manera se consigue destruir los tumores con menos daño a los tejidos sanos, es decir, curar más cánceres con menos efectos secundarios.

El servicio de Oncología Radioterápica ubicado en el Edificio de Actividades Ambulatorias responde a estas necesidades e incorpora los más modernos aparatos como el TC simulador, parecido al escáner de diagnóstico con la diferencia de que el tamaño del lugar por donde entra el paciente es mayor (90 centímetros de diámetro en lugar de los 60 centímetros habituales), lo que permite hacer la exploración en posición de tratamiento con todos los sistemas de inmovilización ya colocados.

Además la mesa es indexada y con la ayuda de cinco láseres de precisión submilimétrica, controlados por ordenador, permite la simulación virtual del tratamiento.

Los aceleradores, de última generación, disponen de micromultiláminas para tratamientos de Radiocirugía, técnica que ofrece una alternativa a la cirugía en determinados tumores intracraneales.

Los sistemas de planificación son manejados por radiofísicos que se encargan de calcular en las 3D, tres dimensiones, las combinaciones de haces más adecuadas para cada paciente con las protecciones necesarias.

Las habitaciones radioprotegidas tienen incluso ventana con luz natural ya que el muro de protección está ubicado dentro del patio interior. El quirófano también radioprotegido dispone de sistemas para la implantación segura de isótopos radioactivos.

El año pasado, el servicio de Oncología Radioterápica puso en marcha una nueva técnica que es la braquiterapia de alta tasa de dosis con Cobalto 60, lo que posibilita tratar cánceres en cavidades naturales del cuerpo humano como el cuello del útero, la vagina o el esófago, aplicando al área tumoral dosis altas de radiación en un número de sesiones reducido y con una menor exposición a tejidos sanos adyacentes.

Hasta entonces se utilizaba únicamente braquiterapia de baja tasa de dosis lo que obligaba al paciente a permanecer unos días aislado en una habitación protegida.