educación>

El gasto en educación retrocede a niveles de 2004 en el Archipiélago

Canarias empezó a ajustar sus presupuestos educativos en 2009, un año antes que la mayoría de comunidades. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
Canarias empezó a ajustar sus presupuestos educativos en 2009, un año antes que la mayoría de comunidades. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

El gasto en educación se ha mantenido o ha subido ligeramente durante los últimos años, pero no lo suficiente como para recuperarse de los recortes que empezó a sufrir a partir de 2009, cuando la crisis se instaló en Canarias y las administraciones empezaron a apretarse el cinturón. Según la Estadística del Gasto público en Educación, que el Ministerio acaba de publicar y cuyas cifras son aún provisionales, Canarias no gastaba tan poco en educación desde 2003, cuando invirtió 1.405 millones. Las últimas cifras disponibles en la página web del Ministerio corresponden a 2013, cuando se destinaron 1.499 millones. En 2004 se invirtieron 1.536 millones y en 2003, 1.405. El panorama no ha mejorado mucho desde entonces: aunque no es comparable, los presupuestos aprobados por el Gobierno canario para educación en los años sucesivos no superaron los 1.500 millones.

El presupuesto, que incluye tanto las transferencias del Ministerio como los fondos propios de la Comunidad Autónoma, experimentó su primer descenso en 2009, tras años de incrementos constantes gracias al aumento del nivel de vida en las Islas y en todo el territorio español. El récord se batió en 2008, cuando el departamento educativo contó con 1.981 millones de euros. Incluso en 2009, cuando bajó por primera vez, mantuvo el tipo: llegó hasta los 1.875 millones. Ese año empezaban las dificultades para muchas familias, pero la situación no era tan dura como la de años posteriores. Canarias fue una de las primeras comunidades en ajustar sus presupuestos, temerosa de las previsiones económicas. A partir de ese momento la educación aprendió lo que significaba la doctrina de la austeridad: todas las áreas tuvieron que rebajar sus expectativas.

PANORAMA NACIONAL
Lo mismo ha ocurrido en el resto del país. España comenzó a recortar en educación en 2010 por primera vez en 30 años. A partir de ese momento, Educación, que sin contar Sanidad es el área que más presupuesto acapara, ha sido una de las administraciones más damnificadas.

En 2013, el gasto público educativo en todo el país fue de 45.245 euros, lo que supuso un descenso del 2,6% con respecto a 2012. En lo que se refiere a la distribución por actividades, Educación Infantil y Primaria, incluida Educación Especial, acaparó el 34,9 % del total; Educación Secundaria y Formación Profesional, el 28,9%; y, por último, la formación universitaria, que recibió el 20,7%. Además, las becas y ayudas al estudio alcanzan el 3,6%.

La Estadística de Gasto Público revela, asimismo, que durante los último cuatro años analizados (2009-2013) se han perdido 7.764 millones, y que solo entre 2012 y 2013 el descenso fue de 1.231 millones
(-2,6%).