TENERIFE >

El Gobierno canario traspasa al fin al Cabildo la gestión del Teide

Teide nevado 6

J. MORENO |  Santa Cruz de Tenerife

Tres años se ha hecho esperar la delegación de las competencias del Parque Nacional del Teide al Cabildo tinerfeño. El Consejo de Gobierno del Ejecutivo regional dio vía libre ayer a este trámite, lo que supondrá, una vez que la Corporación insular lo apruebe mediante pleno, que la responsabilidad de este espacio natural pase a manos tinerfeñas.

El Gobierno de Canarias aprobó mediante decreto en 2011 la creación de la Red Canaria de Parques Nacionales y posibilitó que para aquel cabildo que solicitase la gestión del Parque Nacional ubicado en su territorio, le fuese delegada. Por ello, el Gobierno de la Isla presentó un año más tarde, en 2012, el documento para asumir esta responsabilidad, siendo así la primera administración pública en hacerlo. En este tiempo, el recurso de un particular a esta norma y la posterior modificación del texto (realizada el pasado año) han provocado, entre otros factores, la demora del traspaso. Otro de los aspectos en los que surgió mayor discrepancia entre las dos administraciones fue el presupuesto, ya que la institución insular reclamaba la totalidad de los fondos derivados del Estado. Finalmente, se llegó a un consenso y la Comunidad Autónoma cederá 3,9 millones de euros.

El texto aprobado ayer regula la delegación en el Cabildo de las funciones de gestión y conservación del Teide, habiendo sido informado previamente por la Comisión de Delegación de Competencias a los Cabildos. Este traspaso será efectivo desde que, publicado el decreto y aceptada la delegación por el Pleno del Cabildo (previsiblemente a finales de este mes o en julio), se suscriba entre ambas instituciones la correspondiente acta de entrega y recepción de los bienes, medios y expedientes relacionados.

Una vez efectuado ese paso, comenzará el proceso de integración real del equipo humano, formado por una treintena de personas entre directores, técnicos, administrativos, agentes de medio ambiente, vigilantes y operarios, medios materiales y económicos del Parque Nacional. De manera paralela se irán armonizando todas las políticas de gestión de ambas partes que tiene que ver con la biodiversidad y conservación de hábitat, lucha contra incendios, voluntariado ambiental, uso público y recreo, caza, educación ambiental y aprovechamientos.

La Palma y La Gomera
El director general de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias, Pedro Cuesta, se mostró satisfecho del cumplimiento de este trámite y anunció a este medio que los cabildos de La Palma y La Gomera ya han presentado los proyectos para acoger, también, las competencias de la Caldera de Taburiente y Garajonay. Explicó que en el caso de Tenerife la delegación se llevará a cabo por 10 años, pero prorrogable automáticamente, mediante solicitud previa. Además, añadió que el decreto establece distintos mecanismos para evaluar y garantizar las condiciones del Parque.

“Finalmente, se ha logrado el traspaso, pese a que ha existido un retraso importante, y el Cabildo ha puesto todo de su parte para ello”, afirmó el presidente insular, Carlos Alonso. Recalcó que a partir de ahora hay que “trabajar para que el Teide tenga los mejores niveles de conservación”. Adelantó que para ello la Corporación insular prevé este mismo año iniciar las mejoras previstas en el centro de las Siete Cañadas y en otras infraestructuras y caminos del parque.

Responsabilidades

-¿Qué hará ahora el Cabildo? Se delega en el Cabildo de Tenerife las funciones de gestión y conservación del Parque Nacional del Teide en el marco del correspondiente Plan Rector de Uso y Gestión, del resto de la planificación que establezca la Comunidad Autónoma y del Plan Director de la Red de Parques Nacionales, en las que se incluyen la administración y gestión ordinaria y habitual del Parque, así como la investigación, inspección, incoación, tramitación y resolución de los procedimientos sancionadores por infracción de la normativa de aplicación.

-¿Y el Gobierno canario? Las funciones que se reserva el Ejecutivo regional son, por un lado, la ordenación normativa, tanto de iniciativa legislativa como reglamentaria, y de planificación, en concreto la formulación, revisión y aprobación del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide y los planes especiales derivados. Además, tendrá potestad para la modificación de los límites y pérdida de la condición de Parque Nacional. Junto a todas las inherentes a la coordinación y mantenimiento de la coherencia de la Red de Parques Nacionales Canarios, la normativa básica estatal de Parques Nacionales corresponden a la Comunidad Autónoma, en colaboración con el Estado. Otra de las funciones del Ejecutivo regional es la alta inspección sobre los servicios, con los que se ejerzan funciones delegadas, pudiendo comunicarles instrucciones técnicas y directrices de carácter general, así como recabar información sobre la gestión de las competencias delegadas. Y, por último, también tendrá la facultad de convocar a la Comisión de Parques Nacionales de Canarias con objeto de tratar los problemas de la red y coordinar la adopción de medidas.

-La incógnita. Tras la aprobación de la norma, aún sigue quedando pendiente la delegación de la parte expositiva del centro de visitantes Telesforo Bravo, en La Orotava, que de momento sigue siendo regional. Aunque el Cabildo asumirá la parte administrativa de esta infraestructura, no se ha logrado un acuerdo con el ámbito expositivo. Aún así, el Gobierno canario confía en que finalmente todo el espacio pase a la Isla.