TENERIFE >

Huelga indefinida en el servicio de limpieza del aeropuerto del Norte

La basura se acumula alrededor de las papeleras, dando una imagen lamentable del aeropuerto. / F. PALLERO La basura se acumula alrededor de las papeleras, dando una imagen lamentable del aeropuerto. / F. PALLERO La basura se acumula alrededor de las papeleras, dando una imagen lamentable del aeropuerto. / F. PALLERO
<
>
La basura se acumula alrededor de las papeleras, dando una imagen lamentable del aeropuerto. / F. PALLERO

El personal del servicio de limpieza del aeropuerto Tenerife Norte (Los Rodeos) inició este miércoles una huelga indefinida en protesta por el despido de dos trabajadores de forma improcedente y la no sustitución de las bajas (hasta cinco personas están en esta situación), lo que ha llevado a que la plantilla habitual, cercana a una veintena de personas se vea reducida a la mitad.

Según explican los trabajadores, de las cuatro personas que por turno tendrían que estar desarrollando su trabajo (una en llegadas, otra en la llamada zona cero, una en vuelos interinsulares y otra más para la retirada de los carros portaequipajes), en estos momentos solo lo están haciendo dos.

Los dos días de huelga empiezan a notarse en la instalación del aeropuerto Tenerife Norte, donde las papeleras aparecen rebosantes y, según explican los propios trabajadores, los baños a penas son practicables. Aseguran que se han visto obligados a tomar esta decisión por la nula disposición de la empresa concesionaria, Multianau S.L., a negociar con ellos. “Lo que pedimos es que se readmita a los dos trabajadores despedidos y que se cubran las bajas para que al menos se puedan realizar los turnos de descanso”, explicaban los trabajadores.

La situación, afirman, ha empeorado con la incorporación de esta nueva empresa concesionaria que, aunque ha subrogado a los empleados, no solo ha despedido de forma improcedente sino que les ha anunciado la intención de no cubrir las vacaciones. La huelga se está desarrollando con unos servicios mínimos fijados por Fomento, aunque los trabajadores aseguran que ya estaban en servicios mínimos desde hace tiempo.