ECONOMÍA >

Jesús Sánchez-Quiñones: “Grecia debe 1.000 euros a cada ciudadano español”

Jesús Sánchez-Quiñones González, consejero ejecutivo de Renta 4. / SERGIO MÉNDEZ
Jesús Sánchez-Quiñones González, consejero ejecutivo de Renta 4. / SERGIO MÉNDEZ

Con más de 25 años de experiencia en el análisis de los mercados financieros, Jesús Sánchez-Quiñones asegura que la economía ha entrado en un círculo virtuoso donde se está empezando a levantar cabeza. La bajada de los tipos de interés, del precio del petróleo y del euro, son indicadores que están comenzando a mover la economía, aunque reconoce que las familias todavía tardarán años en notar esta recuperación.

-Usted que maneja las grandes cifras, ¿es verdad que estamos saliendo de la crisis económica?
“Es cierto y es innegable que la economía en su conjunto se está recuperando. Hay factores, algunos externos y coyunturales que lo confirman. Por ejemplo, la bajada de los tipos de interés está haciendo que el Estado español se ahorre 10.000 millones de euros en intereses, que puede dedicar a otras cosas. En las empresas, esta bajada de tipos está ayudando a que puedan aumentar los beneficios y en las familias a que las hipotecas bajen su coste y haya más dinero para consumir. Otro factor importante es el de la caída del precio del petróleo que, indirectamente, funciona como si fuera una bajada de impuestos, ya que costará menos llenar el depósito. Y el tercer factor es la caída del euro, que está ayudando a las exportaciones españolas, que han aumentado sensiblemente fuera de la zona euro. Cuanto más exportan las empresas españolas, mayores son los beneficios, y mayores las inversiones que se pueden realizar, y mayor es el empleo que se genera”.

-Pero ¿cuánto tardará todo esto en llegar a los bolsillos de los ciudadanos?
“La crisis ha sido tremendamente dura, y ha afectado a muchas familias. Para que esta recuperación llegue al 100% de las familias, como usted dice, todavía vamos a tardar años, pero le insisto que estamos en el camino de la recuperación y de la creación de empleo. Mire, hay un factor muy relevante y que ayuda a entender todo esto. Aquellas familias que han podido conservar su puesto de trabajo durante la crisis, hasta ahora consumían muy poco por prevención. Ahora hay más confianza, lo que hará que aumente el consumo, la actividad y al final el empleo. La economía tiene círculos viciosos y virtuosos y, afortunadamente, ahora parece que hemos entrado en el virtuoso. Siempre se pueden poner muchas pegas, pero será mejor tener un sueldo bajo que estar en el paro, o que se cree empleo y no que se destruya. Las familias y las empresas son las que han padecido la crisis, pero la administración pública no ha hecho el ajuste. Queda pendiente la reducción del gasto público para el próximo Gobierno”.

-¿Usted recomendaría ahora mismo invertir en España?
“Aquí hay que distinguir entre inversión financiera e inversión empresarial. Afortunadamente, España sí que está recibiendo otra vez cantidades muy importantes de inversiones internacionales. Se nota una llegada de inversores extranjeros. Si no hubiera confianza respecto al futuro de la economía española, desde luego no habría estas macroinversiones”.

-¿Nota preocupación por el futuro político de España?
“En realidad, hablando con inversores extranjeros se observa que la preocupación que tienen ellos es bastante inferior a la que se transmite internamente. Se tiene la percepción de que no va a haber grandes cambios a nivel nacional. Y, por otro lado, no es extrapolable la situación que hay, por ejemplo, en Grecia, con la de nuestro país. Es cierto también que ninguno de estos partidos nuevos ha propuesto la salida del euro, y si todos están de acuerdo en que tenemos que estar en Europa, esto quiere decir que hay que cumplir unos requisitos para permanecer en el euro, y uno de ellos es el plan de estabilidad económica. Esto quiere decir que el Gobierno, sea el que sea, no puede gastar lo que le dé la gana, sino que tiene que cumplir unas cifras y unos ratios. Por tanto, una cosa es lo que digan en campaña electoral, y otra cosa es lo que puedan hacer una vez lleguen al Gobierno. Eso sí, si quieren permanecer en el euro”.

-¿Nos podría afectar si Grecia sale del euro?
“Mire, lo que está ocurriendo en Grecia es claro ejemplo de que no se puede hacer lo que uno quiere. Esto de pensar que cualquier Estado puede gastar alegremente porque habrá alguien que lo financiará es una quimera. La discusión se centra en la reestructuración que tiene que hacer ahora Grecia para hacer frente al desembolso del ultimo rescate acordado, pero los problemas del país no se acaban ahí, porque aunque consiga esos 7.200 millones, necesita más dinero, porque tiene que reestructurar toda su administración pública. No creo que Europa esté por la labor de darle más dinero si, encima, no lleva a cabo reformas. Para que se haga una idea, lo que debe Grecia a España es el equivalente a que Grecia debe 1.000 euros a cada ciudadano español. Esto es lo que hay que transmitir a los ciudadanos. Y le aseguro que la percepción cambia”.