MOTOR > MERCADO

Mercedes estrena el GLC

MERCEDES GLC
La nueva arma de la firma alemana ofrece más espacio, diversión y confort. / DA

La segunda generación del SUV de la clase intermedia de Mercedes-Benz, el GLC, se muestra en plena forma en muchos sentidos. Desde el punto de vista técnico, el nuevo SUV define un nuevo baremo en su segmento con el excelente nivel de seguridad propio de la marca, basado en los más avanzados sistemas de asistencia a la conducción, así como una extraordinaria eficiencia energética. El consumo de combustible se reduce en hasta un 19% en comparación con el modelo anterior. Al mismo tiempo, la suspensión neumática multicámara Air body control, el programa ampliado de control de dinamismo Dynamic select y la tracción integral permanente 4MATIC incrementan no sólo el confort de marcha, sino también la agilidad y la deportividad en cualquier terreno. En cuanto a estética, la carrocería sigue la línea clara y sugerente que tanto éxito obtuvo con el Concept GLC Coupé y que marca el referente para las futuras familias SUV.

La clásica imagen todoterreno deja paso a una estética moderna que irradia sensual. El diseño dinámico suscita emociones y juega con formas puristas. Las superficies cóncavas y las líneas de trazo preciso reflejan el claro lenguaje estilístico del que hacen gala todos los SUV actuales de Mercedes. Este alejamiento del GLC respecto a su progenitor, la Clase G, no se limita al plano estético. Técnicamente establece nuevos referentes en todas las disciplinas. Las cualidades todoterreno del SUV mediano siguen siendo extraordinarias.

El frontal típico de los modelos SUV con voladizo corto y la parrilla erguida de configuración tridimensional, en este caso con doble y estrella central, sigue la nueva filosofía de diseño de la marca. Unos faros llamativos (opcionalmente LED integral), que adquieren aún mayor presencia con su inconfundible diseño nocturno, confieren al GLC una mirada que denota carácter. Los paragolpes con protección de bajos integrada se encuentran disponibles en las variantes básica, optimizada para la conducción todoterreno y AMG especialmente deportiva.

En la vista de perfil llama la atención la parte superior del habitáculo, con rasgos de coupé, que otorga al GLC una silueta elegante y estilizada en combinación con la batalla 118 milímetros más larga. Esta impresión se refuerza aún más con la dropping line la arista ligeramente descendente típica de la marca, y los hombros poderosos.

El cambio también se aprecia en el interior pues el habitáculo ha sido objeto de una profunda actualización. Irradia un aire de modernidad, que lo sitúa en la línea de su hermano mayor, el GLE. El nuevo lenguaje conjuga claridad sensual con deportividad y dinamismo, y es una nueva interpretación del lujo moderno. Gracias al uso de materiales de alta calidad con acabados de carácter artesanal y a los detalles con acabado de precisión y tacto agradable, en el interior se respira el confort y bienestar propio de los modelos de la marca. Además se disfruta de más espacio tanto para los ocupantes como para el equipaje, incrementado por el techo panorámico.

Mercedes Benz GLC 220 d 4MATIC. | DA
Mercedes Benz GLC 220 d 4MATIC. | DA

El nuevo GLC llega en plena forma. El nuevo SUV de la clase intermedia convence en todas las situaciones de conducción con el excelente nivel de seguridad propio de la marca, los más avanzados sistemas de asistencia y elevada eficiencia energética. El consumo de combustible se reduce en hasta un 19% en comparación con el modelo antecesor. Al mismo tiempo, la suspensión neumática multicámara AIR BODY CONTROL, exclusiva en este segmento, el programa ampliado de control de dinamismo DYNAMIC SELECT y la tracción integral permanente 4MATIC incrementan no sólo el confort de marcha, sino también la agilidad y la deportividad en cualquier tipo de terreno. Las primeras unidades llegaran al mercado el 24 de septiembre.

La clásica imagen todoterreno deja paso a una estética moderna que irradia claridad sensual. Así se puede resumir la filosofía de diseño del nuevo GLC. El diseño dinámico suscita emociones y juega con formas puristas. Las superficies cóncavas y las líneas de trazo preciso reflejan el claro lenguaje estilístico del que hacen gala todos los SUV actuales de Mercedes-Benz. Este alejamiento del GLC respecto a su progenitor, la Clase G, se limita al plano estético. Técnicamente establece nuevos referentes en todas las disciplinas. Las cualidades todoterreno del SUV mediano siguen siendo extraordinarias.

El cambio de paradigma en el ámbito del diseño no se aprecia solamente en el exterior del vehículo. También el habitáculo del GLC ha sido objeto de una profunda actualización. El nuevo lenguaje formal conjuga claridad sensual con deportividad y dinamismo, y es una nueva interpretación del lujo moderno. Además, acoge a los ocupantes y su equipaje con una oferta de espacio claramente mayor.

Mercedes Benz GLC Interior
Refinado interio del Mercedes Benz GLC. | DA

El habitáculo de nuevo diseño se articula en torno al tablero de instrumentos y la consola central de rasgos fluidos. El cuerpo central de la consola, de una sola pieza, describe una elegante línea ondulada desde los difusores centrales hasta el apoyabrazos, por debajo de la pantalla multimedia parcialmente integrada. Las líneas nítidas crean un ambiente diáfano y transmiten una sensación inconfundible de modernidad y purismo. El innovador panel táctil en el apoyo para la mano por encima del controlador se integra de forma ergonómica en la consola central.

En comparación con el modelo anterior ha aumentado notablemente el espacio disponible para los ocupantes, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. El incremento en las cotas de longitud y anchura del GLC con respecto a su predecesor, de 120 mm y 50 mm respectivamente, se ha destinado por completo a mejorar los principales parámetros para el confort y la seguridad. A ello hay que añadir una disposición más inteligente de los componentes, de modo que, en algunos casos, las medidas interiores han aumentado más que las dimensiones exteriores.

Mercedes-Benz ha aplicado un extenso paquete de medidas destinadas a incrementar tanto la eficiencia energética como las prestaciones del GLC. Los propulsores nuevos o actualizados, una excelente aerodinámica y la construcción ligera inteligente redundan en una gestión más racional del combustible. Las cifras de consumo y de emisiones de CO2 se han reducido significativamente —hasta en un 19% en comparación con la gama anterior—, tanto en los modelos diésel como en los de gasolina, manteniéndose al mismo tiempo la potencia del motor, e incluso mejorando las prestaciones. Por ejemplo, el GLC 250 d 4MATIC sólo consume 5,0 – 5,5 l/100 km (129 – 143 g CO2/km). Además, Mercedes-Benz ofrece por primera vez en este segmento un modelo híbrido enchufable, el GLC 350 e 4MATIC, que combina la agilidad y el placer de conducción de la tracción integral con unos niveles mínimos de consumo y emisiones. El SUV mediano con una potencia total del sistema de 235 kW (320 CV) alcanza una velocidad máxima de 235 km/h y emite sólo 60 g de CO2/km*, estableciendo un nuevo récord en su categoría. El vehículo híbrido puede recorrer hasta 34* kilómetros en régimen exclusivamente eléctrico y con cero emisiones. Gracias a
la función «boost» acelera de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos.

No menos fluida que la transición estilística es la aerodinámica del nuevo GLC. Con un coeficiente cx de 0,31 (GLK: 0,34) y una resistencia aerodinámica total de 0,794 (GLK: 0,87), presenta las mejores cifras de su segmento. A la forma básica mucho más aerodinámica se suman una serie de detalles que potencian la eficiencia aerodinámica del vehículo, como el hermetizado del entorno del radiador y los faros, una persiana del radiador, el spoiler de techo más largo o el concepto optimizado de revestimiento de los bajos.

Pese a las dimensiones exteriores claramente mayores, una batalla más larga y un equipamiento ampliado, los ingenieros han logrado reducir el peso del vehículo en 80 kg. La mayor parte del ahorro de peso corresponde a la carrocería, que responde a un desarrollo completamente nuevo. Gracias a una inteligente combinación de materiales de aluminio y aceros de alta y muy alta resistencia, resulta 50 kg más ligera que la del GLK, a pesar del aumento de tamaño. Los componentes de aluminio contribuyen además a reducir el peso del tren de rodaje, lo que redunda en beneficio del confort de marcha al disminuir las masas no suspendidas. La suspensión neumática integral multicámara AIR BODY CONTROL (opcional) incorpora elementos elásticos de plástico reforzado con fibra de vidrio, un material tan ligero como resistente que reduce el peso del conjunto en comparación con las suspensiones neumáticas convencionales. Con la nueva caja de transferencia compacta ejecutada como módulo acoplado («Add-on») y el cambio 9G-TRONIC con cárter de magnesio se ha logrado reducir el peso en 12 kg respecto al modelo anterior.

Mercedes Benz GLC 250 4MATIC
Mercedes Benz GLC 250 4MATIC

AIR BODY CONTROL: innovadora suspensión neumática

El nuevo GLC incorpora de serie el tren de rodaje AGILITY CONTROL con suspensión mecánica y sistema de amortiguación variable. Es el único modelo de su segmento que puede dotarse opcionalmente de suspensión neumática integral multicámara y amortiguación adaptativa con regulación electrónica progresiva. AIR BODY CONTROL conjuga una extraordinaria estabilidad de marcha y agilidad deportiva con máximo confort y excelentes propiedades de conducción todoterreno. En función de los ajustes realizados en el sistema de control de dinamismo DYNAMIC SELECT se preseleccionan curvas características específicas. En el modo SPORT, la armonización más rígida y una altura del tren de rodaje rebajada en 15 milímetros hacen que los ocupantes del GLC tengan la sensación de viajar en un deportivo con un gran dinamismo transversal. El modo CONFORT es diametralmente opuesto. En este caso prima una conducción especialmente confortable con una armonización suave. Para poder garantizar una máxima seguridad de marcha también en este modo, las fuerzas elásticas y de amortiguación se adaptan en 60 milésimas de segundo, por ejemplo, al realizar maniobras bruscas de esquiva.

En los modelos GLC equipados con el paquete técnico Offroad, el sistema AIR BODY CONTROL eleva hasta 50 milímetros el nivel de altura de marcha y selecciona un reglaje básico especialmente suave para optimizar el contacto de las ruedas con la calzada y, por tanto, la capacidad todoterreno. Otras ventajas de este sistema son la reducción de los movimientos de balanceo en curvas, la regulación automática de nivel y un borde de carga más bajo que hace más cómodas las operaciones de carga y descarga.

El nuevo GLC dispone de serie del sistema de control de dinamismo DYNAMIC SELECT con cinco programas de conducción. Aparte de los modos ECO, CONFORT, SPORT, SPORT+ e INDIVIDUAL ya introducidos en otros modelos, el nuevo multitalento puede equiparse con el paquete técnico Offroad, que comprende un máximo de cinco programas. Una novedad es el programa «Suelo resbaladizo», así como los cuatro programas de conducción específicos para todo terreno: «Offroad», «Pendiente», «Balanceo para liberar el vehículo», con una altura libre sobre el suelo de hasta 227 mm en combinación con AIR BODY CONTROL, y «Remolque». Este último facilita, por ejemplo, la puesta en marcha sobre hierba mojada con el remolque acoplado. Todos los programas Offroad, al igual que los de DYNAMIC SELECT, se visualizan de forma animada e individual en el display multimedia central.

El equipamiento de serie de los modelos GLC 220 d 4MATIC y GLC 250 d 4MATIC incluye además el cambio automático de nueve velocidades 9G TRONIC. En función de la opción elegida en el sistema de control de dinamismo DYNAMIC SELECT, el cambio automático con convertidor se comporta con elevada agilidad y espontaneidad, o con una suavidad sobresaliente. Como todos los modelos híbridos de Mercedes-Benz, el GLC 350 e 4MATIC cuenta con la versión más evolucionada del cambio 7G-TRONIC PLUS, optimizada para los requerimientos de la conducción híbrida, que convence por su elevado dinamismo, excelente confort y máxima eficiencia.

Para el nuevo GLC se ofrecen prácticamente todos los sistemas de asistencia a la conducción ya vistos en la Clase C, E y S y que, conectados entre sí en el concepto Intelligent Drive, fusionan los datos de diferentes sensores haciendo la conducción aún más segura y confortable. De serie se incluyen COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS, asistente para viento lateral, conexión automática de las luces de cruce y ATTENTION ASSIST. El paquete de asistencia a la conducción Plus permite disfrutar de un nivel de seguridad activa aún más alto, con DISTRONIC PLUS con servodirección inteligente y Stop&Go Pilot, freno PRE-SAFE® con detección de peatones, BAS PLUS con asistente para cruces, control activo de ángulo muerto, detector activo de cambio de carril y PRE-SAFE® PLUS. Este último mejora la protección de los ocupantes durante una colisión por alcance. Mediante un sensor de radar instalado en el paragolpes trasero, PRE-SAFE® PLUS detecta el peligro de colisión por alcance, activa los intermitentes de emergencia con una frecuencia especialmente alta para advertir a los vehículos que circulan detrás, inicia de forma preventiva una serie de medidas de protección de los ocupantes y frena el vehículo tras una colisión por alcance hasta detenerlo por completo a fin de reducir los esfuerzos a que se ven sometidos los ocupantes. El asistente para señales de tráfico con función de advertencia de marcha en sentido equivocado brinda mayor seguridad para todos los usuarios de la vía, ya que puede advertir, no sólo de la velocidad límite, sino también en caso de adelantamiento prohibido o si se entra en una vía en dirección prohibida. En los modelos equipados con LED Intelligent Light System, las luces de carretera automáticas Plus permiten llevar las largas de forma continuada al circular por carretera, excluyendo del cono de luz un área específica para no deslumbrar a otros conductores. La cámara de 360° puede mostrar el vehículo y su entorno desde diferentes perspectivas, y mejora la maniobrabilidad y la visibilidad, por ejemplo, en espacios estrechos o en el denso tráfico urbano. La ayuda activa para aparcar con detección de huecos permite aparcar de forma totalmente automática, tanto en línea como en batería.

Otros factores que potencian la seguridad en el GLC son su ergonomía mejorada y su manejo simplificado. Todas las funciones y ajustes importantes del vehículo pueden controlarse de forma intuitiva utilizando el controlador o el panel táctil. Los ajustes o informaciones solicitados se visualizan en el display multimedia a todo color de gran tamaño parcialmente integrado en el centro del tablero de instrumentos. Las teclas de selección directa situadas a la izquierda del volante, junto al módulo del mando de las luces, permiten activar directamente los principales sistemas de asistencia a la conducción.

Otra novedad es el Head-up-Display, abreviado HUD. Este equipo muestra adicionalmente informaciones importantes en el parabrisas, en el campo visual directo del conductor, y asegura de ese modo una percepción fiable sin perder de vista el tráfico y la carretera. Además de la velocidad actual y del límite de velocidad, el display visualiza las instrucciones del equipo de navegación y las indicaciones del sistema DISTRONIC.