sociedad

La Palma es la única isla que perdió población el año pasado

La isla de La Palma es la única que perdió población el año pasado, según los datos facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística. A 1 de enero de 2015, los residentes palmeros eran 163 menos que 365 días antes, dándose la circunstancia de que es el cuarto año de los cinco últimos en que baja el número de los habitantes de la Isla Bonita. En ese lustro, el descenso total es de 689 personas.

Por contra, el resto de islas ganó población y Tenerife sigue siendo la que más personas alberga con 906.613 habitantes. Hay que tener en cuenta que Canarias fue la comunidad autónoma que, en términos absolutos, creció en número de residentes, con un aumento cifrado en 13.802. Sólo Andalucía, Baleares, Murcia y las dos ciudades autónomas registraron subidas en un año en el que el conjunto estatal mantuvo su tendencia decreciente, con un descenso total de 72.335 personas. Así, la población residente en España se situó en 46.439.864 habitantes a 1 de enero de 2015, lo que supuso una reducción de 72.335 personas respecto a comienzos de 2014. En términos relativos, la población se redujo el 0,16% durante 2014, frente al descenso del 0,46% registrado en 2013. Se desacelera así el ritmo de descenso de la población, tal y como refleja el comunicado remitido por el INE.

Por edad, la población descendió en 2014 en el grupo de 20 a 39 años (440.957 personas menos) y entre los menores de cinco años (64.474 menos). Además, decreció en el grupo de 75 a 79 años, causado por la llegada a dichas edades de generaciones más reducidas nacidas durante la Guerra Civil.

A pesar de la caída en residentes, la población de nacionalidad española aumentó en 156.872. Este crecimiento se debió, sobre todo, al proceso de adquisición de nacionalidad española (205.870 personas).

Se van más de los que vienen

El saldo migratorio con el exterior disminuyó en España hasta situarse en -102.309 personas durante 2014. Se debe a que 307.035 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en nuestro país, mientras que 409.343 personas abandonaron España con destino al extranjero. En términos relativos, entre 2014 y 2013 la inmigración aumentó el 9,4%, mientras que la emigración cayó el 23,1%.