POLÍTICA >

Los programas de CC y el PSOE difieren en impuestos y empleo

Patricia Hernández (PSOE) y Fernando Clavijo (CC).  / SERGIO MÉNDEZ - FRAN PALLERO
Patricia Hernández (PSOE) y Fernando Clavijo (CC). / SERGIO MÉNDEZ – FRAN PALLERO

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

De aquí en adelante, gobernar para la mayoría será posible si se define un acuerdo de mínimos que permita la confluencia de propuestas electorales diversas. Es lo que intentan Coalición Canaria -la fuerza que más escaños logró el 24M- y el PSOE -el partido más votado-, cuyos negociadores se reunirán el jueves por cuarta vez con el propósito de contrastar sus planteamientos y consensuar puntos de encuentro. No va a ser fácil, porque los programas de CC y el PSOE se miran en un espejo cóncavo, que “refleja luz desde la parte curva interna”. Convergen, sí, en aspectos formales. Pero difieren en los movimientos de las articulaciones. Frente al PP, les une el argumentario contra el “maltrato a Canarias” y los reproches, matizados, a las maneras de afrontar y solucionar la crisis. Sin embargo, CC está más próximo a los populares en fiscalidad y creación de empleo.

Mientras el PP y CC defienden una reducción de impuestos generalizada, el PSOE aboga por una mayor progresividad. En el marco de esa “fiscalidad justa”, arguye que el impuesto sobre sucesiones y donaciones constituye “un elemento crucial para la promoción de la igualdad de oportunidades”. No obstante, precisa que la cesión a las comunidades autónomas “ha desembocado en un proceso de competencia a la baja que pone en riesgo su continuidad y, por ello, requiere de una profunda reforma” que implicaría la incorporación de una tributación básica “homogénea en todo el territorio” nacional.

Paralelamente, el PSOE cuestiona “la permanencia de determinadas excepciones que solo benefician a contribuyentes con mayor capacidad económica”. Se establecería “un mínimo exento para los patrimonios reducidos”.

Los socialistas sugieren, asimismo, “recuperar el gravamen efectivo en la imposición sobre sucesiones y donaciones”. Como contrapartida, las comunidades autónomas verían “incrementados sus recursos con capacidad para modular la carga efectiva por encima del mínimo”.

En coherencia con esos principios, el PSOE preconiza una revisión de la política fiscal del Ejecutivo canario para “dotarla de mayor progresividad y hacerla más equitativa”. Se trataría de equiparar la imposición sobre el patrimonio a la media de España; modificar los gravámenes de sucesiones y donaciones, “para hacer más atractivas las transmisiones inter vivos que las mortis causa”, y activar mecanismos a fin de que “las valoraciones de bienes objeto de la transmisión se ajusten al mercado”.

Coalición ofrece, en cambio, una “bonificación general del 99% de la cuota tributaria del impuesto de sucesiones y donaciones que afecte a los familiares de primer y segundo grado”. En consonancia con el PP, que lo eleva al 99,9%, lo suprimiría si fuera de titularidad autonómica.

Mediante la Ley de Medidas Administrativas y Fiscales de 2012, el bipartito CC-PSOE eliminó los incentivos aprobados por el PP.

En política de empleo, CC y el PP brindan bonificaciones en las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Con el Partido Popular, del 100% durante el primer año para los nuevos autónomos. Coalición Canaria se compromete a una reducción del 50%. Un importe anual de recaudación de 2.500 millones de euros “liberaría 1.250 millones, cantidad que, a razón de 30.000 euros anuales, generaría unos 60.000 puestos de trabajo”.

El PSOE vincula la recuperación del mercado laboral a un plan de reactivación económica. A su juicio, habría que adecuar la gestión de las políticas activas a fin de primar la orientación y la asistencia a la población parada. Los socialistas inciden en los salarios, la estabilidad y la igualdad de oportunidades.

Aparte de la “revitalización” del Plan de Empleo Integral, que defienden el PSOE y CC, los nacionalistas coinciden con el PP en “acercar” -el PSOE recela- las políticas activas a los ayuntamientos y los cabildos. El contrato social está por firmar.

La pasarela del modelo económico

D. N. M. | Santa Cruz de Tenerife

Los partidos políticos exhiben su estilo en la pasarela del modelo económico. Aunque CC y el PSOE han compartido escaparate en la última legislatura, existe menos afinidad entre los perfiles de Fernando Clavijo y Patricia Hernández que la que ha habido entre Paulino Rivero y José Miguel Pérez. Por mucho que no les apeteciera ir de la mano, el sistema electoral los condena a entenderse.

“Romper la dinámica negativa de estos últimos 20 años, y volver a la senda de crecimiento continuo, estable y sólido”. Eso es lo que ha escrito el PSOE en su carta de presentación. “Para ello, no solo se requieren acciones coyunturales o parches”, puntualiza. “La situación exige sobre todo un cambio de modelo, una forma diferente de hacer las cosas, de tal modo que podamos generar los recursos necesarios para ofrecer a nuestros ciudadanos y ciudadanas lo que merecen”.

En el escenario que dibuja CC, el principal desafío consiste en “aumentar la competitividad”. Luego aparecen una “mayor apertura económica y política (profundización del autogobierno), el equilibrio económico y territorial, así como la mejora de la calidad educativa. Todo ello pivotaría sobre tres ejes que girarían de forma “transversal” (internacionalización, innovación, sostenibilidad y equidad), con una doble exigencia: financiación autonómica e impulso del REF económico.

Un imán para la inversión es lo que trae el PP: “Canarias ha quedado rezagada al no haber afrontado cambios ni políticas encaminadas al despegue de nuestra economía”.

El jurado del concurso de ideas promete.