nacional >

Rajoy tacha a Sánchez de sectario por querer aislar al PP tras el 24M

EUROPA PRESS | Madrid

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tachó ayer de “profundamente antidemocrático” que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, quiera aislar al PP de los pactos para conformar gobiernos municipales y autonómicos y le advirtió de que es “un tremendo error” que pueden pagar los españoles muy caro.
“El sectarismo y la exclusión en el siglo XXI deberían ser cosas de las que se olvidaran los gobernantes responsables”, agregó Rajoy durante una rueda de prensa en La Moncloa y tras su reunión del miércoles con Sánchez.

En una comparecencia conjunta con el primer ministro de Marruecos, Abdelilah Benkirán, el presidente arremetió contra el dirigente socialista por haber afirmado que el PSOE pactará con cualquiera menos con Bildu y con el PP, un gesto “profundamente antidemocrático”, y le avisó de que los gobiernos “pentapartitos”, como los que se pueden formar en ayuntamientos o comunidades autónomas, “acaban por no funcionar”.

Antes, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, mostró la “preocupación” del Ejecutivo ante la “deriva” que, a su juicio, está tomando el PSOE hacia planteamientos propios de la “izquierda radical” e invitó a Sánchez a la reflexión. “Estamos muy preocupados por que puedan asumir que sus propuestas de gobierno son políticas de izquierda de una importante radicalidad, que lo único que pueden generar es incertidumbre. Creemos que hay que generar políticas de Estado”.

En declaraciones a Europa Press, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, respondió que las críticas de Mariano Rajoy se deben a que el Gobierno es consciente de su aislamiento y de la soledad que sufre y que, en su opinión, es la consecuencia de “sus políticas de derecha extrema”. El PSOE interpreta los resultados del 24M como “un deseo de la sociedad de cambio, pluralidad y centro”.  

En Radio Nacional, Pedro Sánchez expuso que su partido “está decidido a gobernar el cambio”, mientras que Ciudadanos y Podemos, e IU allá donde tenga capacidad, “tienen que decidir si quieren que ese cambio sea de progreso o no”. El PSOE “lo tiene claro desde hace bastante tiempo”, recalcó. Sánchez defendió que el PSOE no debe cambiar de orientación, porque se reafirma en la socialdemocracia, sino que son los gobiernos los que tienen que cambiar “de valores y de proyectos políticos”. El PSOE “es un partido de izquierdas que atrae al centro”, arguyó, y que ha “aprendido de sus errores”.
Cara a las generales, cree que no es el PSOE el que ha de preocuparse por si mantiene o no la hegemonía de la izquierda.