el entrenador personal>

Recomendaciones veraniegas – Por Antonio José García-Peñuela Castro*

Oficialmente el pasado domingo se dio inicio a la estación más esperada por todos los amantes del sol, el verano. En estas fechas son muchas las personas que cambian totalmente su rutina, bien por el horario laboral intensivo o por las merecidas vacaciones. En este artículo hoy vamos a sugerirles varios consejos y pautas que nos pueden ser de gran ayuda para realizar nuestro entrenamiento con normalidad. En primer lugar, hay que destacar la hidratación. Siempre hacemos referencia a que es vital estar bien hidratado a la hora de realizar cualquier tipo de entrenamiento, pero en estos meses es crucial. El calor hace que nuestra piel se vuelva más transpirable y, por lo tanto, se facilita el proceso de sudoración. Esta es una función esencial que ayuda a nuestro cuerpo a permanecer fresco y por eso perdemos tanta agua; es un error muy generalizado pensar que cuanto más sudor más grasa estoy quemando. Hay que tener en cuenta que junto con el agua se pierde gran cantidad de electrolitos, por esa misma razón la fruta es una de las mejores opciones para hidratarse en estos meses. Nos aportará agua y a su vez estaremos nutriéndonos de minerales y vitaminas. Y no olvidarnos del aporte de fructosa (azúcar en los vegetales) que nos ayudará a mantener los niveles de energía. Hay un sinfín de maneras para tomarlas: piezas, jugos, brochetas, macedonias, ensaladas… En segundo lugar, hay que tener muy en cuenta la hora. Si el entrenamiento que vas a desempeñar es al aire libre te recomendamos que sea a primera hora de la mañana, o bien por la tarde, cuando la fuerza del sol comience a bajar. Si tienes la suerte de poder realizarlo en parques o montes, muchísimo mejor, porque las sombras te servirán de gran ayuda, aportándote el medio una sensación térmica más suave. En los días de más calor, seas novato o experimentado, deberás reducir la intensidad del entrenamiento y, si fuera posible, te recomendamos que lo cambies por el gimnasio. Y por último, vamos a hacer hincapié directamente sobre el entrenamiento de fuerza (tonificación, definición, hipertrofia, mantenimientos…). Es importante aumentar los tiempos de descanso en nuestro entrenamiento. No es obligatorio, y pude ser buena idea para muchas personas, no modificar la planificación, pero de forma natural el calor nos acelera la respiración y tras cada serie se elevará el pulso también. Recuerda que a no ser que tu objetivo sea la resistencia a la fuerza, el músculo no se fortalece por la falta de descanso sino por la fatiga producida por la carga levantada, así que siempre es mejor ser prudente. El verano es una época muy buena para realizar ejercicio y qué mejor manera que utilizar nuestro ocio y tiempo libre de manera saludable teniendo en cuenta estos consejos.

*Director deportivo de la Universidad Alfonso X el Sabio (MADRID)