POLÍTICA >

Un repaso al medio ambiente en Canarias

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

Greenpeace da a Canarias un índice de calidad medioambiental baja, situándola en el puesto 11 de las 17 comunidades autónomas, al ponderar indicadores sobre agricultura, contaminación atmosférica, costas, pesca, energía, cambio climático, gestión del territorio y residuos. Todas las regiones se sitúan en un nivel de calidad ambiental medio y bajo, con La Rioja, Navarra y Madrid en los puestos de cabeza y Comunidad Valenciana, Cantabria y Aragón en la cola.

Así lo refleja el primer informe de la radiografía social del medio ambiente en España, en el que la organización ecologista, recién condecorada con la Medalla de Oro de Canarias, detecta 400 puntos o aspectos negativos (19 en el Archipiélago) así como 214 iniciativas y políticas verdes ejemplares (15 en las Islas).

En Canarias, Greenpeace destaca como puntos negros la contaminación de las 14 centrales térmicas para generar electricidad, y el escaso peso de las renovables, así como la refinería de CEPSA, sobre la que apunta que “existen varios estudios científicos que la vinculan con daños a la salud”, entre ellos, cabe recordar los referidos a los efectos del dióxido de azufre, uno del Gobierno canario sobre aumento de defunciones y otro de la Sociedad Española de Cardiología en cuanto a ingresos hospitalarios por enfermedades cardiorrespiratorias en el HUC. Greenpeace da un suspenso también al poco reciclaje de residuos y la previsión de incineradoras para quemarlos; el incumplimiento de la normativa europea sobre aguas residuales, con más de 300 puntos de vertidos irregulares al mar; el abuso de plaguicidas; la depredación urbanística de la costa; y el riesgo de desertización en el 75% del territorio canario.

En el lado positivo, la ONG enumera el autoabastecimiento energético de El Hierro con renovables; la paralización judicial de la regasificadora de Granadilla; la oposición social a la central de Caletillas, la incineradora de Arico y, en su día, el puerto de Granadilla; la ausencia de cultivos transgénicos, el predominio de la pesca artesanal y sostenible, la protección del 88% del territorio y las reservas marinas.

Además, Greenpeace “descubre cómo detrás de las agresiones y recortes que han sufrido las políticas sostenibles en estos años de crisis se esconden duras consecuencias sociales”. Así, vincula “destrucción del litoral y escándalos por corrupción y despilfarro de dinero público; o la política energética que solo beneficia a las eléctricas y las enfermedades y pobreza energética”.

LO POSITIVO

– Enegía. “El 75% de los ciudadanos y el Gobierno canario mostraron su rechazo a las prospecciones de Repsol. Gorona del viento: uno de los mejores ejemplos de energía sostenible en El Hierro. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias paraliza la construcción de la planta regasificadora en Granadilla, proyecto de Enagás”.

– Industria contaminante “Movilización ciudadana con una campaña de recogida de firmas para el desmantelamiento de la central térmica de Caletillas, en Candelaria”.

– Agricultura. “No hay cultivos transgénicos en ninguna de las islas y es la cuarta comunidad en proporción de superficie de agricultura ecológica. Cinco municipios declarados libres de herbicidas químicos. Movilización ciudadana de la Plataforma Canarias Libre de transgénicos”.

– Pesca. “El 54,1% del empleo en la pesca en Canarias proviene de la artesanal, más sostenible y que genera más riqueza local. Pescadores sostenibles que luchan por que se implemente la política pesquera común de la UE y por cuotas justas de atún. La reserva marina de El Hierro es un ejemplo de sostenibilidad apoyada por los pescadores de la Isla”.

– Gestión de residuos. “Movilización de la Plataforma la incineración no es la solución, contra los proyectos de incineradoras”.

– Espacios protegidos. “El 88,41% del territorio canario está declarado Espacio Natural Protegido y/o se incluye en la Red Natura 2000; es la comunidad autónoma con más superficie protegida. Movilización ciudadana contra los ataques al litoral: la plataforma contra el puerto de Granadilla, con una iniciativa legislativa que recogió en su día más de 56.000 firmas. Reservas marinas en La Graciosa e islotes del norte de Lanzarote, isla de La Palma y La Restinga”.

LO NEGATIVO

– Energías sucias. “Las Islas cuentan con 12 centrales térmicas de fuel, además de dos de ciclo combinado: Tirajana y Granadilla”.

– Refino contaminante. “Refinería de CEPSA en Santa Cruz de Tenerife, sobre la que existen varios estudios científicos que vinculan su contaminación con daños a la salud humana”.

– Pesticidas agrícolas. “Canarias es la comunidad reina en el uso de plaguicidas, es la que más los utiliza por hectárea con diferencia, en particular, fungicidas”

– Residuos e incineración
“Hay poco interés por el reciclaje o la recuperación de residuos (solo el 8,27% en 2013). Proyectos de incineradoras en el Salto del Negro y Arico. No se cumple la normativa europea en la depuración de aguas residuales”.

– Deterioro de la costa. “Depredación: es la segunda comunidad con menos costa
natural en los primeros 500 metros. 27 municipios de la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 20 de Las Palmas han solicitado reducir la servidumbre de protección a 20 metros acogiéndose a la nueva ley de Costas. El puerto industrial de Granadilla afecta a los sebadales, desaparición de playas naturales y peligro de contaminación”. Hoteles “por los que no se puede sentir orgullo, como El Médano. Más de 300 vertidos irregulares al mar”.

– Desertificación. “Las islas sufrieron varios grandes incendios en 2012. El 75% del territorio está en riesgo grave o muy grave de desertificación”.

– Urbanismo. “Al menos cinco casos [judiciales] de especulación en Canarias”.

– Abejas y polinización. “El 69% de los principales cultivos para el consumo directo humano dependen de polinización por insectos y en Canarias tienen un ratio de vulnerabilidad del 9,7%”.