LA OROTAVA >

La romería villera cumple 80 espléndidos años

14-06-2015 la orotava romeria de san isidro 14-06-2015 la orotava romeria de san isidro 14-06-2015 la orotava romeria de san isidro 14-06-2015 la orotava romeria de san isidro
<
>
14-06-2015 la orotava romeria de san isidro

DIARIO DE AVISOS | La Orotava

Un año más, la fiesta más bonita y multitudinaria que hay en Canarias, la romería de La Orotava en honor a San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, no defraudó ni dejó a nadie indiferente en su 80 edición desde que la organiza el Liceo de Taoro. Los miembros de la sociedad cultural se encargaron, como de costumbre, de cuidar el correcto uso de las vestimentas de los magos y magas participantes. Porque como siempre decía el presidente del Liceo que fundó la romería en 1936, César Hernández Martínez, “la romería no es un Carnaval”. Y con esa filosofía de pureza y tipismo continúa el Liceo de Taoro ocho décadas después al frente de la organización.

Un total de 85 carretas, parrandas y más de 25.000 personas ataviadas con sus vestimentas típicas participaron ayer en la gran fiesta villera, en la que primaron la alegría, el color, el tipismo y el civismo -no hubo incidentes dignos de mención-, y en la que no faltó el buen vino, la música y los productos de la tierra. La panza de burro refrescó el día y ayudó a prolongar el desfile durante más de seis horas.

Desde temprano las calles de la Villa, desde el barrio de San Antonio y Cruz del Teide hasta la plaza de La Paz, en El Calvario, se llenaron de romeros, carretas, parrandas y grupos folclóricos, engalanados especialmente para la ocasión, igual que los balcones de las viviendas por donde transcurrió el recorrido.

Tras la celebración de la misa canaria en la iglesia de La Concepción, con la ofrenda de frutos del campo y la renovación de la promesa de los labradores, los santos patronos salieron en procesión y llegaron a la explanada de la Casa de los Balcones, desde donde recibieron homenaje durante toda la romería y de donde partieron, horas después, cerrando el recorrido romero en el Santuario de El Calvario.

Entrada la noche, la alegría se trasladó a la plaza de la Constitución para el baile fin de fiesta.