BALONCESTO >

Y se hizo la luz

Las jugadoras de cantera del Tenerife Central podrán entrenar durante todo el año sin los inconvenientes que han venido sufriendo en su pista habitual. / SERGIO MÉNDEZ
Las jugadoras de cantera del Tenerife Central podrán entrenar durante todo el año sin los inconvenientes que han venido sufriendo en su pista habitual. / SERGIO MÉNDEZ
JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

Ha costado mucho, pero se ha conseguido. Las niñas del Tenerife Central podrán por fin disfrutar de la iluminación de la pista cubierta del IES El Chapatal, en la capital tinerfeña, después de que una larga lista de trámites burocráticos, aderezada con ciertas dosis de desgana institucional, retrasaran la puesta a punto de los 26 focos de los que dispone la instalación. Se acabó entrenar a oscuras, especialmente en invierno, y las jornadas maratonianas en las que no se podía parar el cronómetro durante los partidos para tratar de aprovechar así al máximo las horas de luz natural.

Más allá de cuestiones políticas el cambio tiene un nombre, el de Alicia Álvarez, concejala del Área de Atención Social y Servicios Personales y concejala-presidenta del Tagoror de Distrito Salud La Salle. Según Álvarez, la solución fue tan sencilla, a la par que complicada, como dedicar todo el empeño en poner de acuerdo a todas las partes implicadas en el caso: “Hace más de un año el club me comentó la situación y es cierto que ha sido todo bastante tedioso porque son muchas las personas e instituciones implicadas. Ha habido muchísimas buena voluntad por todas las partes, que es realmente lo que ha hecho que todo esto sea posible”.

Para entender la situación, y lo esperpéntica que llegó a ser la misma, basta con recordar que uno de los principales inconvenientes a los que se aludía para no poder llevar a cabo el encendido de los focos era el de no disponer de una instalación separada de la propia pista con el instituto, algo que se pudo comprobar que existía después de años, al poder entrar en los vestuarios y comprobar que en los mismos existía un contador independiente, evitando el tener que llevar a cabo una nueva obra que retrasara, aún más, la puesta a punto de la instalación. Otro escollo era el llegar a un acuerdo para aclarar cómo se iba a pagar el consumo de luz que generara el Tenerife Central, club deportivo que ocupa este espacio como antes lo hizo el Uni Tenerife. Finalmente será la propia entidad la que abone el importe de las horas de encendido de los focos cuando sea necesario para que puedan entrenar sus equipos de cantera, una de las más importantes de Tenerife y que en los últimos meses ha destacado por llevar a cabo diferentes iniciativas de índole social y de integración en la comunidad.

“Hemos llegado a un acuerdo entre el club, el Ayuntamiento y el instituto para poder desbloquear este asunto y la entidad pagará el gasto de luz que genere, por lo que el IES El Chapatal no tendrá que asumir ningún tipo de coste”, señala Álvarez a la vez que admite que, hasta llegar a este punto, aparecieron “mil y un inconvenientes”, debido a que “nada estaba claro y daba la impresión de que existía una maraña que tuvimos que ir resolviendo poco a poco”.

Ayer, a pesar de que la luz natural permitía entrenar sin ninguna dificultad, se llevaron a cabo durante dos horas diferentes pruebas para verificar el buen funcionamiento de la instalación eléctrica, además de poder evaluar la posibilidad de que no fuera necesario el encendido de todos los focos en cada encuentro para no generar un gasto excesivo para la economía del propio club.

Con el acuerdo entre todas las partes y con los permisos necesarios, solo queda la aprobación del Consejo Escolar del propio IES El Chapatal, algo que no se espera que pueda ocasionar problema alguno para que, por fin, todos estos equipos puedan entrenar con luz.


Punto final a un gran proyecto con demasiadas demoras

J. A. F. | Santa Cruz de Tenerife

Pasaron años después de que la iniciativa de Milagros Luis Brito, por entonces consejera de Deportes del Gobierno de Canarias, de techar la pista exterior del IES El Chapatal fuera una realidad. Una vez resuelto el problema del techo, se invirtió también en vestuarios, que igualmente estuvieron años sin uso, hasta que ayer, con la prueba de encendido de los focos, concluyera el acondicionamiento de la cancha santacrucera.