FÚTBOL >

Sevilla bien vale un ascenso

Las tinerfeñas fueron mejores en el choque de ida. / SERGIO MÉNDEZ
Las tinerfeñas fueron mejores en el choque de ida. / SERGIO MÉNDEZ

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

La semana más ilusionante del fútbol femenino tinerfeño se hará larga para el grupo de Toni Ayala, a la espera del partido del próximo domingo, a las 11.00 horas (horario insular), ante el Real Betis femenino en la Ciudad Deportiva Luis del Sol. El Granadilla Tenerife McDonald’s afronta el último asalto ante las de María Pry con la ventaja del 3-1 del resultado de ida del pasado sábado, pero sabiendo que las sevillanas van a plantear un encuentro muy complicado, en un escenario que desde diciembre de 2013 cuenta todos sus partidos por victorias béticas (Betis 2-Santa Teresa 3 fue la última derrota en casa de las andaluzas). Luego, oponentes de envergadura durante la temporada como Granada (fuera 2-1, casa 3-0), Málaga (fuera 0-1, casa 4-1), Badajoz Olivenza (fuera 1-1, casa 3-0) o el SPA Alicante en la primera eliminatoria de ascenso (fuera 1-4, casa 7-1), han sido víctimas de la eficacia y el poderío de las béticas, algo que no asusta pero sí avisa al cuerpo técnico tinerfeño.

Viajan el viernes
Toni Ayala ha dado descanso a sus jugadoras los dos primeros días de la semana, para regresar al trabajo el miércoles. Ese día, al igual que jueves y viernes, el McDonald’s entrenará en césped natural, para acondicionarse a la superficie que se van a encontrar en la Ciudad Deportiva del Real Betis. Ya el viernes, la expedición tinerfeña se desplazará a Sevilla en dos grupos; por un lado la plantilla y cuerpo técnico, y por otro, en un vuelo diferente, la amplia representación de los seguidores del Granadilla, que harán que las jugadoras blancas no estén solas en esta trascendental cita que puede dar el ascenso a Primera División. Durante su estancia en Sevilla, el día antes del partido, la intención de Toni Ayala es entrenar en el escenario del encuentro.

La Ciudad Deportiva Luis Del Sol acogerá el encuentro decisivo por el asalto a Primera. / REAL BETIS BALOMPIÉ
La Ciudad Deportiva Luis Del Sol acogerá el encuentro decisivo por el asalto a Primera. / REAL BETIS BALOMPIÉ

Las tinerfeñas son conscientes de que están a 90 minutos de hacer historia, y situar a Tenerife en el mapa del fútbol femenino nacional en su máximo escaparate, el de un deporte en versión femenina que cada vez cuenta con mayor seguimiento, y que esta semana está en boca de todos al comenzar el Mundial de Fútbol Femenino en Canadá, competición donde debuta España, que anoche jugó su primer partido ante Costa Rica. Con el tirón de esta cita a nivel mundial, el Granadilla McDonald’s no quiere desaprovechar la oportunidad que, por segundo año consecutivo, se le brinda para poder estar en la elite del fútbol femenino español. Tras un partido casi perfecto el pasado sábado, las tinerfeñas lideradas de nuevo por la incombustible María José Pérez, y con esa mezcla de juventud y experiencia que combina en su plantilla, desarboló a un Betis que gozó de sus mejores minutos en la segunda parte, pero el tres a uno con el que se llegó al descanso no se movería hasta la finalización del encuentro.

El rival no se rinde
Con el lema: “Quedan 90 minutos para el milagro”, las sevillanas aún creen en poder remontar la eliminatoria y ser equipo de Primera División. Las jugadoras andaluzas apelan a su fortaleza en casa para pensar que el encuentro de este domingo será muy diferente al que se vio en El Médano, donde aducen que no se vio el verdadero potencial del cuadro bético. Por su parte, las tinerfeñas no creen que salir a especular con el resultado favorable que llevarán de Tenerife sea el mejor plan para afrontar el partido, y sí mantener las señas de identidad que han acompañado al equipo esta temporada.

“Hay que ir a ganar a Sevilla”, declaró la goleadora María José en Radio Marca tras ser preguntada sobre cómo había que jugar en la vuelta. La autora de dos goles en el choque del pasado sábado afirmó que está “disfrutando al máximo” de estos partidos, demostrando que el equipo está atravesando “una línea muy buena” en estos cruciales momentos de la temporada.