tribuna >

Turismo, récord histórico

Deseaba escribir sobre las presiones que ejercen los turoperadores debido al aumento de los ingresos que se están generando en los hoteles, más aún en las cadenas hoteleras, para conseguir su parte alícuota del pastel, gracias a que el boom turístico español ha vuelto a mejorar los ingresos de las cadenas hoteleras con mayor presencia en el negocio vacacional, como Barceló, RIU, Meliá, Iberostar y Palladium. En 2014, las ventas crecieron hasta un 30%, con otro récord de visitantes internacionales. Cuando se habla de cifras de crecimiento es porque algunas cadenas hoteleras facturaron desde un 7% a un 30% de aumento el pasado año. Los precios comienzan a recuperarse, lo que mejorará la rentabilidad de las empresas y el subsector prevé que España supere los 65 millones de turistas extranjeros del pasado año. Dos años consecutivos de récord histórico de visitantes internacionales da para mucho. Y alguno, como Palladium, piensa abrir un nuevo hotel en Tenerife.

Entre enero y marzo los ingresos hoteleros aumentaron hasta un 13,6% duplicando, algunas cadenas, su beneficio neto hasta 16,2 millones. Y se prevé un aumento en las reservas para este verano, y un dígito alto en el RevPar, ingresos por habitación disponible. Hay quien habla de entre un 8% y el 15%, si se mantiene la tónica de los primeros meses del año en los meses de verano y dependiendo del establecimiento. Sin embargo, para los empresarios hoteleros insulares, el riesgo político les sigue pasando factura. Las acciones y decisiones que se toman al pairo están afectando a su cuenta de resultados. Algunos siguen cuestionando su ineficacia en las campañas comerciales en el mercado peninsular. Sin olvidar el segmento urbano, pues vuelve a activar el negocio hotelero con un alza de dos dígitos en el segundo trimestre de este año. Que la ciudad no se desarrolle es más por falta del interés político que inversor. Para los jóvenes canarios, el momento es ahora. Turismo sigue siendo un subsector que ofrece oportunidades. La naturaleza, gastronomía y las infraestructuras hoteleras, de transporte o deporte, son buenas bazas que nunca pasan de moda. Además, las pymes del subsector turístico tienen oportunidades de negocio en todos los servicios auxiliares, que abarcan mercados muy variados. Algunos como el alquiler de vehículos o las agencias inmobiliarias especializadas. Y a pesar de la incredulidad de entonces, el turismo fue la primera industria en desarrollarse en Internet y una de las más competitivas. El cambio de nuestros hábitos de consumo obliga al subsector turismo a dar nuevas respuestas, y a “mejorar la experiencia” del viajero en cada una de las etapas del viaje.

*Miembro de la AIPET