SANTA CRUZ >

Viviendas ha creado o mejorado más de 5.000 casas en 30 años de vida

Mena abandona la política activa en la que estaba desde 1999. / O. M.
Mena abandona la política activa en la que estaba desde 1999. / O. M.

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

La creación o mejora de más de 5.000 casas es el balance que la empresa pública Viviendas Municipales del Ayuntamiento de Santa Cruz hace de los 30 años que lleva implantada en la capital. Tres décadas gestionando el parque inmobiliario municipal, ya sea a través de procesos de rehabilitación y de reposición o, como en los últimos años, intermediando con bancos para evitar desahucios o con los vecinos para formarlos en la necesidad del cuidado de los espacios comunes y de la necesidad de rehabilitar sus casas. Desde hace cinco años, la sociedad municipal ha estado dirigida por la nacionalista Ángela Mena, quien ayer se citó con los medios para presentar la memoria de la entidad y para despedirse de la política activa tal y como ya había anunciado.

Mena dice adiós haciendo su propio balance, en el que recordó que se han construido 108 viviendas (Cuesta Piedra), rehabilitado 614 más y en fase de construcción otras 115 (La Candelaria). También reconoció la edil nacionalista que se va con la pena de no haber firmado la disolución del patronato de La Candelaria para que los vecinos que viven en la que fuera la primera reposición de viviendas en la capital (Santa Clara) puedan a acceder a su titularidad. “Una veintena de viviendas pertenecen al Ayuntamiento de La Laguna y este no ha hecho la tarea para localizar a los propietarios originales. Sin esas viviendas no se puede dar por disuelto el patronato aunque las de Santa Cruz tienen todo en orden”, lamentó la edil.

La concejal defendió la labor de gestión que ha realizado en este lustro que ha estado al frente de Viviendas, “sorda la mayoría de veces”, pero que ha tenido según Mena una importante labor pedagógica entre los vecinos. “Hemos hecho un trabajo comunitario y social de concienciación que se verá con el tiempo”, aseguró. “Viviendas Municipales es el ente instrumental más importante que tiene el Ayuntamiento y la prueba está en que ha sido el motor del desarrollo y transformación de la capital en estos 30 años”. Mena aboga porque Viviendas tenga una concejalía propia que no dependa de otras para ejercer su labor de gestión, “el futuro de la sociedad pasa por su papel social, un instrumento que no le cuesta dinero al Ayuntamiento porque trabaja bajo encomiendas y que no recibe inyecciones de dinero como la Sociedad de Desarrollo”. Para Mena debería ser Viviendas Municipales la que englobara al resto de organismo autónomos, “es lo que defendí en 2007 cuando se redactó el Plan Estratégico de la Ciudad”, una agrupación que incluiría a la Sociedad de Desarrollo, entidad que “hay que cuestionar”.

Entre los logros de estos últimos cinco años, además de la reposición de Cuesta Piedra y La Candelaria, está el de apoyarse en Participación Ciudadana para la negociación con los vecinos o la incorporación del arte a la rehabilitación. “Se le da un valor añadido a las viviendas que nos ayuda a educar en el arte y a concienciar al vecino en el cuidado de la estética”. Avanzó que Viviendas ha propuesto crear una ruta artística entre los distintos barrios que forman parte del convenio para embellecer los edificios. Mena además señaló que se va dejando ya redactado y listo para aprobación el Plan de Viviendas 2012-2020.

“Dejo una entidad en beneficio”

Mena afirma que estos cinco años han sido los más difíciles de Viviendas Municipales, a la que llegó en 2010 y la encontró “en bancarrota”. “He trabajado como una jabata para recolocar los muebles y dejar una sociedad en beneficio”, señala. En su haber está el ordenar el patrimonio municipal compuesto por 1.445 viviendas y dejar firmados nueve convenios de rehabilitación. Los números apoyan la gestión de Mena que hizo un ERE nada más llegar a Viviendas. En 2014 obtuvo 794.313 euros de beneficio, incrementó el patrimonio neto el 27% y aumentó la cifra de negocios el 96% .