FÚTBOL REGIONAL > PREFERENTE

“Ya hacemos bromas con los del Laguna sobre el derbi”

Yeray Romero Molina
Yeray Romero Molina, entrenador del Reale Juventud Laguna de la categoría Preferente. / FRAN PALLERO

Tras cinco años de existencia y dos consecutivas jugado la promoción de ascenso sin éxito, el Reale Juventud Laguna logró a la tercera el ascenso a la categoría Preferente, tras quedar segundo en la liga regular y apear en las eliminatorias a Orone Santiago y Hermano Pedro. El artífice de este éxito del joven club lagunero no es otro que su entrenador Yeray Romero Molina (18-11-83), que junto a su mano derecha, Francisco Javier Avero Linares y los jugadores, hicieron posible que el sueño del ascenso fuera una realidad. Pese a su juventud, el técnico tinerfeño pasó por la cadena de filiales del Real Unión, CD Tenerife, CD Laguna y tres temporadas con el Reale Juventud Laguna en funciones de primer entrenador y coordinador.

-¿Qué supone para un club como el Reale Juventud Laguna militar el próximo curso en la categoría Preferente?

“Es una ilusión enorme. El regional solo lleva cinco años de existencia, siempre ha sido un club de base, donde ha primado el fútbol de formación. Llevamos tres temporadas seguidas buscando el ascenso y después de conseguirlo, es una ilusión para todos. Se trata de un club muy familiar y el ascenso supone un salto más para los chicos que salen del juvenil de División de Honor”.

-En la Liga regular acabaron segundos a diez puntos del Esperanza y con una dura competencia con el Portezuelo Tegueste hasta la última jornada por la segunda plaza. ¿Cómo valora el rendimiento de su equipo en la competición doméstica?

“Fue una liga bastante dura. Habían muy buenos equipos y en el que cualquiera se podía meter y más sabiendo que este año se podían clasificar hasta el quinto. Partían muchos equipos como favoritos: Gara, Once Piratas, Esperanza o Juventud Laguna. La sorpresa fue el Portezuelo Tegueste, que nadie esperaba que se metiera y al final lo consiguió. El Esperanza, en nuestro grupo, fue justo campeón, supieron ser más regulares, sobre todo con los rivales de media tabla para bajo. Nosotros contra esos equipos perdimos muchos puntos en el Anexo, por que es un terreno por sus dimensiones, estado y forma de jugar nuestra, que nos perjudicó.

-Llegaron las eliminatorias de ascenso. Dos obstáculos: Orone Santiago y Hermano Pedro. En la primera con el cuadro gomero 1-2 en el feudo de ellos y repiten victoria en el Anexo 1-0. Ganaron los dos partidos, aunque por resultados muy cortos.

“Al Orone Santiago no lo habíamos visto. Es el equipo que al quedar nosotros segundos no queríamos que nos tocara como quinto clasificado por el tema del viaje a La Gomera, dimensiones del campo, afición que aprieta, etc. Sabíamos que iba hacer un rival complicado. Hicimos una primera parte muy buena y nos fuimos al descanso con un gol de ventaja. En la segunda se complicó, con una expulsión y un penalti en contra. Al final, con uno menos, supimos recomponernos, y marcar el 1-2. En la vuelta vimos a un rival más intenso, más ordenado y que nos apretó mucho. Partido trabado, con pocas ocasiones de gol, ganamos 1-0 de penalti, pero en el computo global merecimos pasar”.

-En la eliminatoria definitiva tocó el Hermano Pedro. Dos partidos a cara de perro, con sendos empates 1-1. Decidió una dramática tanda de penaltis 5-4.

“En el campo de ellos volvimos hacer una buena primera parte, en la que merecimos un resultado más abultado que el 0-1 con el que acabó. En la segunda, ellos apretaron mucho, la afición les animó bastante y antes de empatar, crearon ocasiones para haberlo hecho antes. Fue un resultado justo. En el choque de vuelta fuimos con la mentalidad de ganar el partido y marcar lo antes posible. Llegamos 0-0 al descanso aunque creo que merecimos irnos con ventaja. La segunda parte fue mucho más trabada, sin apenas ocasiones. Nosotros logramos adelantarnos, pero ellos a balón parado y tras fallo nuestro, empataron. Nos fuimos a la lotería de los penaltis. El día anterior estuvimos practicando. Hubo mucho acierto pero con la broma a los porteros de que no paraban ninguno. En la tanda de verdad metimos los cinco y nuestro portero en los cuatro primeros se tiró al mismo lado y en el quinto cambió y acertó a detenerlo”.

-¿Cómo vivieron los lanzamientos de penalti que valían nada más y nada menos que un ascenso?

“Yo me fui solo por detrás de los banquillos. Era un momento en el que se te pasa de todo por la cabeza. Empiezas a pensar que si es injusto, que otra vez nos va tocar a nosotros después de dos intentos fallidos, pero por otra parte también está ese puntito y piensas que ya te toca. Durante la tanda miraba y no miraba, algún penalti solo lo escuché por el ruido de la afición, si gritaba gol o no. Ya cuando llegamos al quinto lanzamiento, el nuestro lo marcó Chus, con suspense, porque entró por la escuadra pero parecía que se iba fuera, y el de ellos lo detuvo David. Fue una sensación de euforia, alegría, emoción… Se te pasan muchas cosas y mucha gente por la cabeza, sales al campo corriendo, se te abraza todo el mundo, gente llorando y el terreno de juego invadido por los aficionados. Sin duda alguna, el mejor momento que he vivido como entrenador”.

– Para el futuro más inmediato, ¿va a seguir el mismo cuerpo técnico en el Juventud Laguna?

“Sí, vamos a seguir. Avero como segundo entrenador y yo. Hemos tenido un tiempo para pensarlo. Los chicos están con nosotros, hemos formado, más que un equipo, una familia. Todo el mundo está por la labor de seguir, de intentarlo un año todos juntos en Preferente y a ver que tal sale. Tenemos una plantilla muy competitiva para la categoría y contaremos con el grueso del grupo que ascendió, más un par de retoques y alguna baja”.

-La próxima temporada habrá un derbi por todo lo alto con el CD Laguna.

“Será un derbi histórico. Nosotros somos un club nuevo, que en tan poco tiempo ha igualado a un Laguna, que siempre ha sido el equipo representativo de la ciudad. Serán dos partidos muy bonitos para los aficionados laguneros. Pese a la rivalidad, serán choques en el que tiene que reinar la deportividad. Nos llevamos todos bien. David el entrenador del Laguna, es uno de mis mejores amigos, ya estamos con las bromas. Serán dos partidos bonitos de vivir”.

Avero: “El ascenso fue un éxtasis de alegría”

Para Francisco Javier Avero Linares, segundo entrenador del Juventud Laguna, entrenar un equipo regional era una novedad, ya que en su dilatada carrera como entrenador siempre lo hizo en equipos de base. “Desde el año 2000 estoy entrenando a equipos de base. Este año me dieron esta oportunidad, que la acepté con los ojos cerrados. Tenía un poquito de miedo porque era un equipo regional, siempre había estado con niños, pero desde el primer día me sentí como uno más. Agradecer a Yeray porque, a pesar de mi larga experiencia como entrenador, esta temporada he aprendido muchísimo”, afirmó Avero. “El ascenso fue un éxtasis de alegría y emociones. No me acuerdo de la mitad de las cosas que pasaron después de lograr el objetivo. Tengo que ver grabaciones y fotos para recordar esos maravillosos momentos, comentó.