SANIDAD

La adjudicación de farmacias no se hará efectiva al menos hasta 2016

El concurso de farmacias, todavía sin fecha de resolución. / DA
El concurso de farmacias, todavía sin fecha de resolución. / DA

“La red de farmacias existentes cubre perfectamente el territorio insular, por lo que salvo contadísimos casos no hay una necesidad imperiosa de instalación de farmacias”. Así de contundente se mostraba la directora del Servicio Canario de la Salud (SCS) en una entrevista concedida en enero de 2014 a Redacción Médica. Dicha afirmación quizá explica el por qué la Consejería de Sanidad se ha tomado con calma el proceso de adjudicación de nuevas boticas, un concurso que se publicó en el año 2007 y que después de numerosos retrasos se desbloqueó en 2014.

Para su resolución definitiva, no obstante, habrá que esperar al menos hasta 2016, ya que la comisión de baremación continúa reuniéndose periódicamente para revisar todos los documentos que acreditan y avalan los méritos expuestos por los participantes. Según distintas fuentes consultadas por este periódico, dicha comisión confía en acabar sus trabajos “después del verano”, por lo que “las primeras listas provisionales de adjudicatarios se publicarán previsiblemente a finales de año”.

El concurso se encuentra actualmente en su segunda fase, después de que la Consejería de Sanidad diese por válidas 547 solicitudes de las 570 presentadas por los aspirantes para hacerse con una de las 60 oficinas que se ofertan. Se trata de una cifra que superó las expectativas del departamento regional, sobre todo porque solo se han sacado a concurso la mitad de las farmacias previstas legalmente desde el año 2007.

Tras publicar Sanidad la lista definitiva de solicitantes en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) hace seis meses, la comisión de baremación solicitó a los interesados los documentos que acreditasen y avalasen los méritos alegados para acceder a una oficina de farmacia en el Archipiélago. En virtud de una serie de parámetros incluidos en las bases de la convocatoria, la comisión asigna una puntuación a los solicitantes, un proceso bastante complejo que está regulado por el Decreto 108/2007, de 15 de mayo. La comisión de baremación está presidida por el jefe de servicio de Ordenación Farmacéutica, Rodolfo Ríos Rull.

Un “perjuicio” para la sociedad

Las elecciones municipales y autonómicas y la apretada agenda de los miembros de la comisión de baremación, donde están representados el Gobierno de Canarias y los dos colegios oficiales de las Islas, han retrasado el complejo trabajo de valoración de las solicitudes. De hecho, desde la Consejería de Sanidad prefieren no dar fechas, y se limitan a señalar que la resolución del proceso “depende de las solicitudes presentadas, de la claridad de las mismas y de que sigan fielmente las instrucciones de la convocatoria”. En un informe publicado en el año 2013, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos hablaba de “bloqueo” del mapa farmacéutico de Canarias, y dejaba claro que dicho bloqueo “redunda en perjuicio de la sociedad y de la imagen de la profesión, dando al traste con las expectativas de la población y generando un desprestigio para el conjunto de la actividad”.