EDUCACIÓN

“Canarias tiene un déficit de 2.000 docentes con respecto a la media nacional”

 María Dolores Berriel, presidenta del Consejo Escolar de Canarias. / SERGIO MÉNDEZ

María Dolores Berriel, presidenta del Consejo Escolar de Canarias. / SERGIO MÉNDEZ

Lleva casi cinco años al frente del Consejo Escolar de Canarias, donde desembarcó tras desempeñar numerosos cargos en distintas áreas de la administración educativa. María Dolores Berriel, profesora de Geografía e Historia, mantiene un tono constructivo durante toda la entrevista, pero apunta con claridad los retos y deficiencias del sistema educativo canario, que ha tenido que asumir en plena crisis un incremento del número de alumnos y, paralelamente, un descenso del presupuesto.

-La legislatura acaba de terminar. ¿Cuáles son los éxitos del equipo saliente y los retos que debe asumir la nueva consejera?
“Los dos primeros años fueron durísimos, con recortes continuados en el presupuesto, que solo se empezaron a aligerar a partir del curso 2014/15. Se ha ido recuperando parte de lo perdido, pero las cifras todavía están muy lejos de las del año 2010. En este tiempo, el personal de los centros y las familias han sufrido una presión muy importante. Todas las condiciones de trabajo han empeorado. No solo las laborales, sino las condiciones para ejercer la docencia. Por un lado, las ratios han aumentado y se ha empezado a implantar una nueva ley educativa. Por otro, los recortes han obligado a las familias a hacer un mayor esfuerzo para sufragar servicios que antes eran gratis, como los libros de texto o la acogida temprana. Además, han tenido que colaborar en las actividades extraescolares… Es decir, toda la comunidad educativa ha hecho un esfuerzo impresionante, y creo que eso la sociedad debe saberlo. El sistema educativo ha ido dando respuestas de las que debemos sentirnos satisfechos, sin caer en la complacencia, porque quedan muchas cosas por hacer. Se han mejorado algunos indicadores educativos: la tasa de repetición y la de idoneidad. Y la administración se ha preocupado por atender determinadas áreas sociales. Valoramos mucho los programas de inmersión lingüística y los comedores y desayunos escolares. También las ayudas para el pago de tasas académicas y para los títulos. Son esfuerzos que reconocemos”.

-¿Y el procedimiento de nombramientos, que es clave para el buen funcionamiento de los centros?
“El procedimiento de sustituciones ha mejorado, aunque ha habido dificultades en momentos concretos, como el inicio del curso pasado. En los nombramientos de interinos persisten problemas en determinadas zonas de las islas no capitalinas. La nueva administración tiene que sentarse con las organizaciones sindicales para estudiar un procedimiento de nombramientos acorde con la insularidad y la realidad geográfica de Canarias. Además ,está el problema de los nombramientos fallidos, para una sustitución corta a veces no compensa desplazarse desde otra isla o desde la península. Hay que buscar un procedimiento específico que no perjudique al alumnado, que tiene que tener su profesor lo antes posible. En las islas no capitalinas y en determinadas zonas de las capitalinas hay problemas en la dotación de docentes justo por el procedimiento de nombramientos”.

– El Archipiélago es la única comunidad donde el último año subió el porcentaje de titulados superiores. ¿Le damos algún valor a la educación en Canarias?
“No, creo que no damos el valor que hay que darle a la educación. El modelo productivo ha hecho que durante años los estudiantes abandonaran sus estudios sin titular, y ahora estamos pagando las consecuencias. La educación tiene que ser una prioridad de las políticas públicas, tanto del gobierno como del resto de administraciones. Las municipales también tienen mucho que decir y que hacer en el ámbito educativo; la educación no puede ser un apéndice de los programas, sino una prioridad real de las políticas públicas . Por supuesto, también tiene que calar en la conciencia social de todos nosotros. Porque aunque haya aumentado el paro en titulados superiores está claro que es mucho más alto en los niveles más bajos. En personas con nivel superior es del 18% y con inferiores del 40%.”

-La crisis ha sido la ‘culpable’ de que muchas personas vuelvan a las aulas. ¿Seguiremos disminuyendo la tasa de abandono si la cosa mejora?
“El reto ahora es que esa buena noticia coyuntural, la mejora de la tasa de abandono por la situación de paro que estamos viviendo, se convierta en algo estructural. Tenemos que evitar volver atrás si mejora el sistema económico”.

-¿Cree que la Consejería y el Gobierno han intentado amortiguar los efectos de la LOMCE, como han repetido?
“Como Consejo pedimos que no se implantara nada que no fuera prescriptivo ni de obligado cumplimiento por la ley. La implantación acelerada de la ley está llevando confusión a los centros…”.

Hay  que revisar la formación ‘online’ del profesorado y la FP semipresencial”. / SERGIO MÉNDEZ
Hay que revisar la formación ‘online’ del profesorado y la FP semipresencial”. / SERGIO MÉNDEZ

-Se han diseñado asignaturas de libre configuración autonómica, una opción que da la nueva ley…
“Es verdad que se han hecho intentos de organización y planteamientos de asignaturas de libre configuración autonómica. Siempre hemos defendido que si tenemos un margen de autonomía tenemos que usarlo, pero no estamos de acuerdo en hacerlo en este contexto de incertidumbre e improvisación”.

-Además, no se sabe qué va a pasar con la ley después de las próximas elecciones..
“Por eso digo que estamos en un contexto de incertidumbre. Además, el calendario de la LOMCE obliga a hacer las cosas muy deprisa, sin debate, sin sosiego y sin participación real. A nosotros se nos ha consultado como preceptivamente hay que hacer, tanto aquí como en el Consejo Escolar del Estado, del que formo parte, pero no hemos tenido tiempo real para hacer un análisis”.

-Algunos sindicatos se han quejado durante estos últimos cuatro años de que no ha habido comunicación con la Consejería. ¿Cómo se ha sentido tratado el Consejo?
“Institucionalmente las relaciones han sido muy buenas. Es la consejería que más ha comparecido a nivel de altos cargos. Ha habido un avance. Ahora, si eso lo traducimos en si nos han hecho caso en todas las recomendaciones, ahí el avance no es tanto. En algunas cosas sí y en la mayoría no”.

-¿Cómo valora el aumento de las plazas de Formación Profesional, donde ha crecido considerablemente la oferta semipresencial?
“El aumento de las plazas de FP es una demanda reiterada de este órgano desde hace muchos años. Es cierto que las plazas han crecido mucho en la modalidad semipresencial, pero también que esas plazas no están diseñadas para el alumnado que termina la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Esta formación está atendiendo mayoritariamente a la población a la que está destinada. Ahora el reto es que siga creciendo la oferta de FP presencial. En la semipresencial no podemos seguir invirtiendo recursos sin saber si realmente es una oferta de calidad y satisfactoria, tanto para quien la cursa como para la empleabilidad”.

-El presidente Fernando Clavijo habló en su discurso de investidura de la necesidad de mejorar la formación del profesorado. ¿Están bien preparados los docentes hoy?
“Antes de que se empezara a hablar de la LOMCE, el debate que había en el Estado era sobre la necesidad de adecuar la formación docente a los requerimientos de la educación del siglo XXI. Había un consenso casi generalizado en que la prioridad para reformar el sistema educativo era cambiar la formación docente, tanto la inicial como la continua. Pero en vez de afrontar ese punto se cambió el sistema de arriba abajo. No se ha afrontado la revisión de la formación docente ni el estatuto docente. Esa era y sigue siendo una prioridad”.

-La Consejería tiene un plan de formación del profesorado. ¿Es suficiente? ¿Sirve?
“En Canarias ha habido a lo largo de esta legislatura una importante respuesta docente a la formación. El punto débil es que se ha orientando casi exclusivamente a la modalidad online. Habría que revisar esa formación, que tiene una gran demanda docente, y comprobar si eso produce cambios y mejoras en los centros. Además, para el Consejo es una prioridad la formación docente en dos líneas prioritarias que no se han contemplado, como es la innovación metodológica en la enseñanza de la lengua y de las matemáticas, que son las bases de todo el aprendizaje”.

-¿Es buena la formación que se da en las facultades de Magisterio? ¿Salen capacitados los maestros?
“El debate no es solo si salen bien formados o no, sino si la formación que reciben es la que el sistema educativo necesita. Hay que hablar de la formación inicial y luego del sistema de oposiciones. Creo que hay consenso en que hay que revisarlo y mejorarlo. De planes de estudio en concreto no puedo opinar, pero sí creo que hay que hacer un replanteamiento de la formación docente para adecuarala a las nuevas necesidades del sistema educativo”.

-¿La sociedad puede absorber el volumen de maestros que salen de las universidades canarias?
“El sistema canario, el español y el europeo van a tener una necesidad importante de profesionales en la próxima década , porque hay un envejecimiento de la población docente en general. Canarias, además de afrontar el envejecimiento de los cuerpos docentes y reponer solo el 10% de los que se han jubilado durante la crisis, tiene una dotación deficitaria respecto a la media del Estado de más de 2.000 docentes. Para darles entrada hay que incrementar en el futuro la inversión educativa. Así podremos tener no solo mejores condiciones físicas, mejorar centros, y elaborar planes de formación, sino también dar acceso a nuevos profesionales”.

El Consejo Canario de FP “tiene que reactivarse”

Se creó en 1997 para mejorar el vínculo entre formación y empleo, pero hoy no está cumpliendo su papel fundamental. Eso es lo que piensa María Dolores Berriel de este órgano de carácter consultivo que durante sus casi dos décadas de funcionamiento ha desarrollado informes sobre la oferta educativa y la demanda del mercado laboral y ha sido artífice, también, del actual Plan Canario de FP. Ahora, sin embargo, no parecen correr buenos tiempos. “El Consejo ha estado estancado durante este último año y pico; es fundamental volver a darle un impulso, porque ahí está la voz de los empresarios, de los sindicatos, de la administración educativa y de la Consejería de Empleo. Y tiene que haber una interconexión fundamental entre el ámbito laboral y el formativo”.

El Plan Canario de FP se diseñó para un período de cuatro años, de 2013 a 2016 (ambos inclusive). Su propósito fue establecer los objetivos y las líneas de actuación que las administraciones debían desarrollar durante esos años. En la elaboración de este documento participaron centros educativos, ayuntamientos, cabildos, sindicatos y asociaciones de alumnos y de alumnas.

Berriel estima que es fundamental retomar ese foro, igual que es muy importante garantizar una relación más fluida entre universidades y el resto del sistema educativo. En el Consejo hay representación de las dos instituciones públicas de educación superior del Archipiélago. Así y todo, el presidente del Gobierno de Canarias también planteó recientemente que se sumaran al pacto social y económico por la educación, un proyecto del Consejo Escolar de Canarias en el que han participado las comunidades educativas de las ocho islas. “Nosotros nos ocupamos de la enseñanza no universitaria, pero obviamente el sistema educativo no abarca solo esas etapas. Por eso hemos ido estrechando lazos con las universidades. Tiene que haber una conexión importante, porque ellas después se van a nutrir de los alumnos que vienen de Bachillerato”.