debate de investidura > el discurso del candidato

Clavijo convierte el consenso en el hilo conductor de su Gobierno

Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO
<
>
Primera jornada de investidura de Fernando Clavijo. | FRAN PALLERO

Fernando Clavijo abrió ayer la boca y el abanico. En un discurso que duró una hora y cuatro minutos, el candidato a presidir el Gobierno de Canarias hizo del diálogo el hilo conductor de su acción política. Desde esa perspectiva, el programa pactado entre CC-PNC y el PSOE girará en torno al eje central del cambio de modelo económico, con un volantazo social en el camino hacia la recuperación.

“Vamos a superar esta crisis”. Ese fue el primer mensaje que Clavijo quiso compartir. “Las previsiones de crecimiento de los principales organismos internacionales así lo indican”, arguyó.

Clavijo huyó de la confrontación y persiguió el entendimiento. Como prueba de su voluntad, se comprometió a respaldar el debate sobre el sistema electoral que ha impulsado la oposición. Eso sí, sin desvirtuar la “realidad archipelágica”, arriesgar el equilibrio territorial entre las ocho islas -La Graciosa no es, por cierto, una circunscripción- ni ignorar la propuesta de reforma del Estatuto.

Con todo, el gran objetivo que planteó es combatir el paro, lo cual pasa, recalcó, por un cambio del modelo económico. Se pretende, expuso Clavijo, “fomentar la igualdad de oportunidades y la justicia social”. La idea consiste básicamente en abonar el terreno para que las empresas privadas siembren iniciativas para que florezca el empleo estable y nuevas oportunidades en los diversos sectores económicos. En este aspecto, Fernando Clavijo abogó por estrechar alianzas y promocionar la concertación como método de trabajo. “Ahora o nunca”, remarcó.

Aunque reconoció que “algo se ha roto”, el aspirante precisó que Canarias no necesita ser reconstruida ni reinventada. “Un pasado de transformaciones y avances, en muy poco tiempo de su historia, nos ha permitido atesorar potencialidades que posibilitarán alcanzar todo aquello que nos propongamos”. Antes al contrario, Clavijo prefiere hablar de renovación. En tal sentido, iluminó el sendero de una transición política y económica con la linterna de la “ilusión”.

El futuro presidente también se acordó de los isleños que se han visto empujados a buscarse la vida fuera y mimó a los jóvenes perdidos en su propia tierra. Al respecto, Clavijo recordó que uno de estos “canarios de la diáspora” escribió el 24 de mayo en una papeleta electoral unas palabras que golpean “en la conciencia de cuantos hoy nos encontramos en esta Cámara como depositarios de la soberanía popular”. Ese voto nulo “constataba un fracaso colectivo”. Lo que decía era: “No tengo esperanzas de regresar a Canarias”. Con el convencimiento de que “existe en esta sociedad la fortaleza, el conocimiento y la capacidad y trabajo” para concretar esta tarea, alentó a interpretar las dificultades como “retos de una magnitud extraordinaria”, porque, dijo, “los tiempos somos nosotros”.

Fernando Clavijo proclamó la caída del partidismo. “Este pacto no es solo entre Coalición Canaria y el Partido Socialista”, puntualizó. “Exploremos el consenso entre las fuerzas políticas, las instituciones y la sociedad civil organizada”, sugirió.

El candidato tuvo un detalle con sus siete predecesores en el cargo que ocupará a partir de mañana. Clavijo iba intercalando referencias suyas sacadas de las respectivas investiduras. A Jerónimo Saavedra lo citó para elogiar los conceptos de “la cooperación, la imaginación y la entrega”. De Adán Martín reivindicó la “felicidad” y la “tranquila alegría”. De Fernando Fernández destacó una mención al binomio educación-empleo. De Manuel Hermoso valoró el “honor” en la defensa de los intereses de Canarias. “La división es el problema y la unidad es la solución”, evocó a Paulino Rivero. A Lorenzo Olarte lo rescató para reclamar un “trato adecuado” de la Administración General del Estado. De Román Rodríguez aprovechó “la autoestima y la dignidad” del pueblo, frente a “los temores y los complejos”.

No era ese el único guiño de la jornada. Al final, Clavijo tuteó a Patricia (PSOE), Australia (PP), Noemí (Podemos), Román (NC) y Casimiro (ASG), sus contrincantes en los recientes comicios.

Siesta en una tarde de verano
En una calurosa tarde de verano, las campanas del Parlamento de Canarias interrumpieron la siesta de sus señorías para que se incorporaran a la sesión de investidura. Los más madrugadores fueron Noemí Santana y Paco Déniz, de Podemos, que llegaron a las 16.52 horas. Minutos después entró Cristina Tavío, la vicepresidenta segunda de la Cámara. A las 16.58 apareció Fernando Clavijo. Hasta las 17.13 esperó el candidato por Paulino Rivero. Entre los invitados, los expresidentes Jerónimo Saavedra, Fernando Fernández y Manuel Hermoso. Desde abajo, Clavijo llamó la atención a Carlos Alonso por no llevar corbata y este señaló el reloj para que empezara ya.