entre líneas

“Estoy deseando tocar junto a la Orquesta Sinfónica de Tenerife”

Ludovic Bource. | Eric Mercier
Ludovic Bource. | Eric Mercier

Por VERÓNICA FRANCO

En 2011, una fría tarde de diciembre, me invitaron a ir al estreno de una película. Yo no tenía ni idea de lo que iba a ver pero me dijeron, con una ironía que en principio no capté: “Dicen que la película tiene unos diálogos impresionantes”. Sinceramente, hasta el momento de la invitación no me había topado aún con ninguna crítica ni con la cartelera de estrenos de cine. Fui totalmente a ciegas. Los diez primeros minutos esperé en vano los “diálogos impresionantes”, hasta que caí en la cuenta de que no iban a aparecer nunca. ¡Estábamos viendo una película muda en pleno siglo XXI! Y esa preciosidad era The Artist. Al salir del cine comentamos la gratificante experiencia. Nos alegró la noche y probablemente el fin de semana entero. En especial, la música se quedó en nuestras cabezas, resonando…

Y a principios de 2012 se confirmó que no éramos solo nosotros los que nos habíamos dejado cautivar por una película tan delicada, tierna y a la vez crítica con la industria cinematográfica. The Artist de Michel Hazanavicius, que cuenta la historia de una estrella del cine mudo que se queda sin trabajo al irrumpir el cine sonoro, arrasó con todo lo que pudo y más. Cinco premios Oscar, tres Globos de Oro, siete premios BAFTA, un Goya y un premio del Sindicato de Productores confirmaron lo que el público y los profesionales del cine pensaban y sentían con respecto al film. En el ámbito de los Oscar, fue muy comentado el hecho de que una película extranjera (en este caso francesa), pensada, producida y realizada fuera de los cánones de Hollywood, desbancara a tótems tradicionales como Martin Scorsese, Woody Allen o Terrence Malik, siendo la primera película no sonora en recibir ese galardón desde 1929 y la primera no anglosajona en obtener ese reconocimiento en toda la historia de los premios. Impresionante.

Y, sin duda, mención aparte merece su banda sonora. ¿Cuál es la importancia de la música en una película muda? Bueno, en honor a la verdad, le hice esa misma pregunta al protagonista de esta entrevista, pero creo que pensó que no valía la pena responder a algo tan evidente.

Por fortuna, contestó a otras muchas preguntas.

Ludovic Bource es francés, nació en Pontivy hace 44 años y es el autor de la música de The Artist, por lo que ha ganado el Oscar, el Globo de Oro, el BAFTA y el César, entre otros varios premios internacionales. Además, fue nominado al Grammy. Empezó su carrera componiendo música para comerciales y siguió explotando su pasión por musicalizar imágenes metiéndose de lleno en cortometrajes. Con Michel Hazanavicius, el director de The Artist comenzó a trabajar en 1999 en su corto Mes Amis al que le seguirían varias películas de acción satírica y alguna que otra incursión en el cine documental. Nada hacía presagiar que esta colaboración terminaría teniendo como resultado una de las películas más deslumbrantes, diferentes y gozosas de principios del siglo XXI. Pero aquí está The Artist para demostrar que una película muda y en blanco y negro, llena de humor, amor y tristeza puede conmover hasta la médula a espectadores conformistas y exigentes por igual. Y aquí está su música, la música que gracias a Fimucité, podremos escuchar en vivo y en directo el próximo 10 de julio en el Auditorio Adán Martín, en el marco de la noche temática French Connection, nada más y nada menos que con la presencia de su autor, el compositor Ludovic Bource.

Hablamos con él unos días antes de su viaje a Tenerife…

-Ha ganado muchísimos premios en su carrera. De todos ellos… ¿Cuál es el que más ha deseado?
“Sinceramente, y aunque le parezca extraño, nunca hubiese soñado con tener todos los premios que he cosechado hasta este momento, pero lo que sí puedo decir es que ganar un Oscar es muy, muy impresionante”.

El éxito de The Artist hizo que conociera a gente increíble de todo el mundo. Me siento afortunado”

-Sabemos que usted toca el piano y que ha compuesto varias bandas sonoras, pero ¿hay algún estilo de música en la que está especializado?
“No estoy especializado exactamente en ningún estilo particular, tengo la suerte de que me interesa todo. Me encanta, por ejemplo, descubrir todas las corrientes musicales posibles y estoy muy atento y dispuesto a recorrer los caminos nuevos por donde la vida me quiera llevar, que me impregnen de nuevas influencias en mi forma de componer. En cualquier caso, tampoco crea que soy un especialista en la Edad de Oro del cine”.

-Por lo general, ¿cómo empieza a componer? ¿Y cómo se prepara mental y emocionalmente cuando empieza a trabajar?
“En general, creo que la mayoría de mis ideas surgen cuando estoy leyendo el guión (siempre que esté bien escrito). De lo contrario, las imágenes de la película, su fotografía, me inspiran muchísimo. Soy especialmente sensible a la labor del director de fotografía de una película, a la estética general, al sello personal del director sobre las imágenes. Luego, por supuesto, vienen los personajes, la historia, la trama… Desde el principio del proceso me dedico a contemplar y a observar, me entrego a los sentimientos que me generan las imágenes. La influencia de la luz, del juego estético, me ayudan a mí mismo, inconscientemente, a prepararme para la llegada de las ideas, para la concepción sonora de la película”.

-¿Y la labor práctica de poner la música a las imágenes?
“Miro las escenas o secuencias durante horas y horas antes de poner las notas musicales que corresponden a cada una…”.

-¿En qué situación se siente más cómodo: cuando está tocando el piano o cuando está componiendo?
“Depende. Me encuentro cómodo en ambos campos. Para escribir, incluso canto notas y las paso al piano, por ejemplo; o cualquier otro instrumento. Tomo nota de las cosas que van apareciendo aquí y allá… Estoy muy atento, observando, captando. Y me paso mucho tiempo pensando en todas las ideas que puedan servir de apoyo y ayudar en el concepto y la historia de la película”.

-Además de lo que ha hecho hasta el momento, ¿tiene algún proyecto en mente que le motive ahora mismo y que le encantaría que tuviera éxito?
“Sí. Estoy sacando adelante un proyecto que me gusta mucho y en el que incluso me he metido como productor, sobre la guerra en Siria. Con él espero rendir homenaje a las víctimas actuales y a las víctimas futuras (por desgracia)”.

-Después del éxito que tuvo en 2012 con ‘The Artist’ y los muchos premios que ganó, ¿cuáles considera que son las cosas buenas y malas que esto ha traído a su vida?
“Sin duda mi vida ha cambiado mucho. El éxito de la película y el prestigio y la repercusión que tuvo me facilitaron el conocer a gente increíble por todo el mundo. Me considero muy afortunado por esa circunstancia. Y si tengo que decir algo malo, la verdad es que el éxito ha suscitado algo de celos o envidia, pero intento no pensar en ello…”.

– ‘The Artist’ hizo mucho ruido, algo irónico para una película muda … ¿no?
“¿De verdad? Pues no había oído nada… Ah, bueno, sí, el gran eco fue su música… (se ríe). Entonces, eso quiere decir que no debe de ser tan mala (bromea)”.

-¿Cree que su nacionalidad ha influido de alguna manera en su aceptación en Hollywood? He leído que se sintió muchas veces como un extraño…
“Sí, cuando vienes de la nada y de pronto te haces con los premios más importantes, te ven como un poco paria, o incluso como alguien peligroso. Saben que tú eres 100 veces más barato que otros compositores y, evidentemente, piensan que puedes volverte una amenaza para su negocio. Pero yo intenté estar allí como un turista más, orgulloso de ser francés y europeo”.

-¿Se dedicaba alguien de su familia a la música o fue usted el primero en elegir ese camino?
“No, soy el primero y el único de mi familia que se dedicó a la música. Empecé con el acordeón cromático porque los demás niños de mi barrio jugaban con él y lograban llamar mucho la atención de todo el mundo. Así que yo también lo hice, quería lograr lo mismo que ellos y más que nada intentar acaparar la atención de mi familia. De alguna manera necesitaba su reconocimiento. Era una especie de necesidad hacia mi persona o mi autoestima”.

Ganar un Oscar es muy, muy impresionante”

-Sé que es una pregunta muy difícil de contestar a esta edad, pero ¿siente que ya ha realizado su obra maestra o está todavía a punto de llegar?
“No voy a responder a eso (pero lo digo con mucha humildad, que conste)”.

-Imagino que debe ser muy gratificante venir a Fimucité, donde una gran orquesta va a interpretar en vivo sus composiciones en un auditorio de música, no en una sala de cine.
“Me siento muy honrado de asistir a Fimucité a través de la invitación del Maestro Diego Navarro y la verdad es que estoy deseando que llegue el momento de tocar con la Orquesta Sinfónica de Tenerife bajo su dirección”.

-Un compositor de música para cine seguro que tiene influencias muy significativas de otros compositores…
“Sí. Ennio Morricone me marcó. Lo descubrí cuando tenía 10 años y fue gracias a su visión musical que descubrí la importancia del lenguaje de las imágenes. John Williams es un súper héroe para mí y tuve la oportunidad y la gran suerte de coincidir con él en dos ocasiones. También me emociona y me ha influenciado mucho toda la música de Michel Legrand, Francis Lai, François de Roubaix … y por supuesto, me gustan todos mis clásicos. También me encantan la originalidad y la sofisticación de la música de Alberto Iglesias”.

-Ha estado por aquí y allá recientemente. ¿Y de aquí a dónde va?
“Estuve en enero en la Ópera de Sydney ejecutando la música de The Artist con la Orquesta Sinfónica de Sydney y después en Alemania varias veces, también interpretándola. Además, tenemos dos actuaciones en Barcelona el 17 y el 18 de julio en L’Auditori con la Orquesta Sinfónica de Barcelona. Estoy componiendo la música para una película francesa y, tan pronto como recupere algo de mi tiempo, me dedicaré de lleno a mi proyecto sobre Siria…”.

-Y la última pregunta: ¿ha escuchado música hoy?
“Estoy escuchando todo el tiempo mi propia música por razones obvias, y luego, por la noche, me veo un poco obligado a escuchar lo que escucha mi hijo. Por ejemplo, QT (una especie de cantante pop virtual), concretamente la canción Hey QT (sonríe, resignado). Todo un programa…”

Fimucité – Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife – 3 al 11 de julio

Gala Sinfónica del viernes 10 de julio a las 21.00 horas en el Auditorio Adán Martín
‘The French Connection’
La Orquesta Sinfónica de Tenerife y el Tenerife Film Choir, dirigidos por Diego Navarro, interpretarán las partituras ganadoras de los XI Premios de la Crítica Musical Cinematográfica Española, así como un recorrido histórico de las bandas sonoras más destacadas de la cinematografía francesa.

Premios de la Crítica Española
Loreak / Lasa & Zabala – Pascal Gaigne (Mejor Compositor 2015)
Autómata – Zacarías M. De La Riva (Mejor Banda Sonora 2015)

Primera Parte
Homenaje a Truffaut- (Tirad sobre el Pianista / El Amor a los Veinte Años / Jules y Jim / La Piel Suave / Las Dos Inglesas y el Amor / Una Chica Tan Decente Como Yo / Vivement Diamanche / La Noche Americana / La Mujer de Al Lado / El Último Metro) – Georges Delerue
Un Hombre y Una Mujer (main theme) – Francis Lai
Love Story (main theme) – Francis Lai
En Busca del Fuego (suite) Philippe Sarde.
Fort Saggane (suite) Philippe Sarde.
Tess (suite) – Philippe Sarde.
Los Paraguas de Cherburgo (concierto para Arpa y Orquesta, con Victoria Carlisle) – Michel Legrand.

Segunda Parte
La Ciencia del Sueño (suite) – Jean- Michel Bernard
Human Nature (Here With You, con Kimiko Ono) – Jean-Michel Bernard
¡Rebobine, Por Favor! (suite, con Fran Leon en “Mr. Fletcher Theme”) Jean – Michel Bernard
Lawrence de Arabia (overture) – Maurice Jarre
Villa Cabalga (Suite) – Maurice Jarre
Un Paseo por las Nubes – Maurice Jarre
El Príncipe y el Mendigo – Maurice Jarre
Dr. Zhivago (Suite) – Maurice Jarre
The Imitation Game (Descifrando el Enigma) (Suite)- Alexandre Desplat
Gran Hotel Budapest (suite) – Alexandre Desplat
The Artist (Suite) Ludovic Bource
Orquesta Sinfónica de Tenerife
Dirigida por Diego Navarro
Tenerife Film Choir
Coro de Voces Blancas del Conservatorio
Maestro de Coro: Javier Jonás Díaz
Voz Solista: Kimiko Ono
Voz Solista: Fran León
Arpa Solista: Victoria Carlisle
Flauta de Pan: Juan Cantero