positivando

Felicidad y salud

En estas fechas, una de mis actividades preferidas es pasear por las calles de mi ciudad y disertar en esas tertulias improvisadas, potenciando la compañía y el papel que juegan los otros en nuestra vida, puesto que incluso nuestro potencial humano se basa en vivir en comunidad, es decir, ese concepto que denomino convivencia positiva. En una de estas charlas me preguntaba Paco, un buen amigo, que si era cierta una noticia que había leído en la que se planteaba que la felicidad influía positivamente sobre nuestra salud. Entonces recordé una de esas encuestas que se realizan sobre estos temas, que responde a la percepción que tenemos nosotros sobre el tema y que sin lugar a duda influye sobre nuestras sensaciones y percepciones. Aseguraba que el 95% de los españoles cree que la felicidad influye positivamente en la salud. Y que puntuaban más en sus respuestas aquellas personas que tenían mejor salud física y emocional. Sin duda alguna las investigaciones demuestran que, cuando nos sentimos más felices, produce efectos sobre nuestro sistema inmunológico. Además existe una mejor adherencia al tratamiento en las personas con mayor optimismo y que mantienen una actitud positiva ante la vida. En muchos estudios sobre optimismo y estado de ánimo positivo se ve una relación entre la longevidad de las personas y el obtener mayores puntuaciones en estas variables. Es más, si nos centramos incluso en la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud, incluimos el bienestar personal y social como elementos fundamentales para poder hablar de salud, sin duda alguna esto nos lleva a considerar a la felicidad como un factor crucial dentro de nuestra salud. Para ello debemos de potenciar además de actividades físicas que mejoren nuestro cuerpo, otras actividades que potencien nuestros niveles de felicidad, que den sentido a nuestra vida, actividades con las que conectemos. Que potencien las relaciones con otras personas. Sin duda implica potenciar otras competencias como la gestión de nuestras emociones y fortalezas vitales, en un proceso que comience desde nuestra más tierna infancia. Pero además debemos de potenciar los hábitos de vida saludables ya que influyen sobremanera sobre nuestra salud física, pero además sobre nuestra felicidad. De las personas que se declaran infelices, el 44,2% son fumadores, lo mismo sucede con otras conductas adictivas, con el estrés o el mal humor. Mantener un buen estado de salud es importante en nuestra vida ya que nos permite vivir felices. Pero vivir felices nos permite gozar y saborear la vida, por ello tendremos mejor salud.

*Psicólogo y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva