SUPERCONFIDENCIAL

La izquierdona

1. Nada más llegar a tocar poder, la izquierdona hace siempre lo mismo: desenterrar a los muertos de la guerra civil y cambiar los rótulos franquistas de las calles. Y en este metisaca se encuentran ahora en Madrid. Ya derribó el PSOE al mismo caudillo de sus caballos cuando gobernaba. Los corceles que sustentaban al dictador gordito caían como moscas. Ahora la toman con los muertos de la guerra civil, que fue tan bestia por un lado que por otro. Y criminales había en el bando que asesinaba curas y violaba monjas y en el otro, que disparaba tiros en la sien a gente que no pensaba como ellos. La barbarie se apoderó de España y el que sepa rezar, que rece para que esto no vuelva a ocurrir jamás. Este país tiene poca memoria, aunque la izquierdona se haya inventado lo de la memoria histórica para abrir las heridas viejas y no dejar descansar a los muertos. Todos dispararon, todos mataron, todos convirtieron a España en un brutal campo de batalla, todos pisotearon la dignidad y la vida de personas inocentes. Todos son inocentes y culpables.

2. El pasado debe servir únicamente para que hechos tan bestiales como aquéllos no se repitan jamás. Cuando escribí Gesta y sacrificio del teniente González Campos relaté la acción de un hombre valiente, que murió por defender sus principios. Alfonso González Campos fue fusilado por los franquistas en el Barranco del Hierro y su nombre silenciado hasta que yo lo rescaté del olvido. Fue uno de los primeros héroes de la guerra civil en el bando republicano. También hubo héroes y personas decentes en el otro bando.

3. Dediqué mi tesis doctoral a la guerra civil en Canarias, desmenucé la actuación de varios de sus actores principales, repasé la prensa de aquellos años y estudié una obra fundamental que nunca salió a las librerías, escrita en 1936: En Tenerife planeó Franco el movimiento nacionalista, de don Víctor Zurita. Soy uno de los pocos afortunados que posee ese libro. Miren lo que dijo don Juan Negrín en 1939: “La guerra ha terminado, pero la paz no ha venido… si en España se sigue como se está haciendo ahora, con la política persecutoria de los primeros meses de la guerra, se irá al hundimiento de la nación, porque el germen de rencores y de odios que dejará tras de sí será de tal naturaleza que su huella no desaparecerá”.

achaves@radioranilla.com