CD TENERIFE> ACTUALIDAD

Lagrimas en el adiós de Aridane

Aridane tuvo dificultades para contener la emoción en su última rueda de prensa como tinerfeñista. | DA
Aridane tuvo dificultades para contener la emoción en su última rueda de prensa como tinerfeñista. | DA

Aridane Santana se despidió en la tarde de ayer como jugador del CD Tenerife, cerrando una etapa de tres años y medio como jugador del CD Tenerife; y lo hace para emprender una nueva aventura en Tailandia que, a sus 29 años, acogerá en el Bangok Glass al delantero de Vecindario. Antes de dirigirse a los aficionados blanquiazules mediante una rueda de prensa, el club comunicaba poco antes de las 14.00 horas la desvinculación del atacante grancanario del CD Tenerife, rompiendo de manera mutua y sin mayores contratiempos el contrato que les unía un año más. A las 18.00 horas, la sala de prensa del Heliodoro era testigo del adiós del atacante de Vecindario. Escoltado por el consejero del club Corviniano Clavijo, y con la presencia del gerente de la entidad, Juan Amador, Aridane se dirigía a los medios con un discurso que se fue interrumpiendo en varias ocasiones debido a la emoción, no contenida, que fue brotando a medida que avanzaba en sus palabras de despedida, recuerdo y agradecimiento de los 42 meses que defendió la camiseta del CD Tenerife.

LA DESPEDIDA “MÁS TRISTE”
El ya exjugador del CD Tenerife aseguró que esta fue la “despedida más triste” de su carrera deportiva, y no pudo anunciar todavía su marcha al fútbol tailandés, algo que se hará oficial estos días. En principio, el jugador viajará hasta Bangkok en solitario, para desde que esté instalado trasladarse su pareja y su pequeño Aitor. “Aquí se me ha tratado de maravilla”, afirmó el delantero, obviando los malos momentos vividos, especialmente esta temporada con las críticas de un sector de la afición tinerfeña.

A la hora de evocar “buenos recuerdos”, Aridane apuntó que se queda con el partido ante el Alcalá, cuando debutó, además de rememorar que “desde el primer día” que el club lo llamó para fichar, para él fue “un orgullo”. Entre pausa y pausa para contener la emoción y beber agua, tuvo palabras para “toda la gente del club” que ha conocido en su estadía en la entidad blanquiazul, pero volvió a sucumbir ante la emoción cuando recordó al entrenador que más le ha “marcado”. “Álvaro Cervera siempre dio la cara por mí, y me sacó el mejor rendimiento”, dijo Aridane.

Compañeros como Suso Santana, Javi Moyano o Ricardo también estuvieron presentes en la mente del delantero grancanario, que sale del club como uno de los más íntegros y profesionales de los últimos años.

130 partidos y 44 goles anotados
Pedro Cordero rescató a Aridane Santana para el fútbol de las Islas en enero de 2012. En aquel mercado de invierno, el atacante de Vecindario firmaba su contrato por los blanquiazules hasta junio de 2013, llegando procedente del CD Leganés. Los tinerfeñistas, de la mano de Antonio Calderón en ese momento, competían en Segunda B y Aridane se enfundó la camiseta del representativo por primera vez en Madrid ante la RSD Alcalá. Aridane firmó un debut soñado frente al cuadro madrileño, y el grancanario aprovechó la oportunidad que le proporcionó Antonio Calderón para lograr el cuarto y definitivo tanto de su nuevo equipo. “Estoy muy contento por debutar y sobre todo por haber conseguido la victoria fuera de casa después de un tiempo en el que el equipo no lo había logrado”, apuntaba Aridane, quien se mostraba “feliz” por haber logrado “marcar” en su primer partido”, señaló. Esa media temporada inicial la acabó con cinco tantos. Pero su explosión goleadora llegó en el curso 12-13, con Álvaro Cervera de entrenador en una campaña en la que firmó 27 dianas, siendo fundamental para ayudar al equipo chicharrero a ascender de nuevo a la Liga Adelante. El curso siguiente (13-14), Aridane marcaba nueve tantos, siendo la Liga recién acabada la menos prolífica con solo dos goles marcados. Aridane Santana se despide del CD Tenerife habiendo disputado 130 partidos de competición liguera y habiendo marcado 44 goles como blanquiazul.