el dardo

Logro astrofísico

La Palma se ha convertido en la sede de referencia del hemisferio norte para el estudio e investigación de los rayos gamma de muy altas energías, aquellos que se producen en el universo de manera más violenta y explosiva, como en el estallido de las supernovas o el comportamiento de los núcleos activos de los agujeros negros del centro de las galaxias. Estas energías bombardean diariamente la tierra y al entrar en contacto con la atmósfera producen una lluvia de luz y partículas. Se trata de una noticia de extraordinaria importancia, ya que presupone la fabricación y posterior instalación en el Roque de los Muchachos de 19 telescopios de nueva generación -de entre 12 y 23 metros de diámetro- que han de formar parte de una red de cien de ellos denominados Cherenkov. Respaldando este proyecto, que incluye otra sede de referencia, la del Observatorio Europeo Austral de Paranal (Chile), en el hemisferio sur, figura un consorcio internacional de institutos y centros investigadores de 30 países con un millar largo de investigadores. En total el proyecto supondrá una inversión de 200 millones de euros, de los que 80 millones corresponden a las instalaciones de La Palma, para las que el Gobierno español ha comprometido una aportación de 40 millones. La Isla Bonita ya dispone de dos telescopios denominados Magic dedicados a la investigación de altas energías, materia oscura, rayos cósmicos y las fuerzas que generan, una ciencia aún en sus comienzos, lo que le ha permitido colocarse al frente de la especialidad; además, reúne unas condiciones ambientales y unas infraestructuras científicas de primer nivel para desarrollar todo tipo de actividades astrofísicas. Para Canarias, la obtención de esta sede constituye un renovado éxito internacional y confirma su capacidad de liderazgo y la calidad de su comunidad científica. Supone también una nueva oportunidad para generar economía al poder contribuir a la construcción y montaje de algunos de los elementos de los nuevos telescopios. Es evidente que la investigación, con la astrofísica como punta de lanza, es uno de los mejores aliados para el mejor desarrollo de Canarias. El reto será trasladar el conocimiento desde los centros especializados al tejido productivo canario, como reclama el presidente Clavijo.