CULTURA

De Madariaga, ante su papel más revolucionario

Cartel del cortometraje. / DA
Cartel del cortometraje. / DA

José Luis de Madariaga es el protagonista del nuevo y atípico cortometraje de Eduardo Casanova (Fidel en la serie Aída). El veterano actor madrileño, afincado en Tenerife desde hace casi 20 años, se mete en el papel de un Fidel Castro nada convencional, que seguro dará que hablar. El teaser de la pieza, titulada Fidel y ya en circulación en Internet, no deja indiferente: casi 10 minutos de cámara fija, en los que el mítico revolucionario cubano devora una hamburguesa con ketchup sin emitir palabra y entre ligeros sollozos. Una secuencia inspirada en el vídeo Andy Warhol eating a hamburger, protagonizado hace años por el célebre artista estadounidense.

El adelanto fue estrenado hace unos días en la plataforma vice.com, una de las revistas alternativas del momento en el universo digital. Apareció en la Red el mismo día, precisamente, que reabrió la embajada de EE.UU. en Cuba. Esta web será también quien ponga en circulación el corto definitivo en próximas fechas. A Casanova, más que los festivales y los premios, lo que le llama es el fenómeno de la viralidad, y a ese mundo va dirigido este trabajo. Con su anterior corto, Eat My Shit, ya obtuvo un éxito rotundo de visualizaciones.

Un ámbito completamente nuevo para De Madariaga, tanto por la concepción del proyecto como la forma en la que ha sido ejecutado. “Lo grabamos en un solo día, desde las siete de la mañana hasta la una de la madrugada. Solo en preparar el maquillaje estuvimos casi cuatro horas”, cuenta. El director no quiere desvelar demasiados detalles sobre el filme hasta el estreno, así que De Madariaga intenta ser prudente y profundizar lo justo.

“Con un humor bastante surrealista, pero con mucho fondo, Casanova traslada lo que sería para Fidel Castro el momento actual que está viviendo Cuba”. Aclara que su papel nada tiene que ver con una imitación: “Mi misión ha sido interpretar los sentimientos del viejo líder en una situación como la que me planteaba Casanova. De hecho, no tuve que mirar vídeos del Fidel original para inspirarme. Ni siquiera hablo, todo es gestual”. De la caracterización del actor en Fidel Castro se ha encargado Lolita Gómez, Premio Goya 2014 por el maquillaje de Las brujas de Zugarramurdi.

La cinta se grabó hace un par de semanas en un local de Madrid, en una habitación convertida en el despacho del comandante. El reparto lo completa la actriz Ileana Wilson, en el papel de asistenta personal de Castro. De Madariaga y Casanova se conocen desde hace años, cuando ambos coincidieron en el plató de rodaje de un capítulo de la serie Aída.

[sws_grey_box box_size=”100″]Próxima parada: un largometraje

El próximo proyecto de José Luis de Madariaga (Madrid, 1944) será un largometraje de “especial” significado para él, apunta, ya que por primera vez le tocará ejercer de “protagonista absoluto”. “Es un personaje de los que nos gustan a todos los actores, lleno de matices y que evoluciona de un extremo a otro. Lo rodaremos antes de fin de año en Euskadi”. Se trata de una película de “carácter intimista”, en la que interpretará “a un hombre mayor que se queda solo y al que un hecho aparentemente sin importancia le cambia de forma radical sus últimos años de vida”. Madariaga, incansable en el trabajo, también está preparando una nueva producción teatral, escrita por su hijo Rodrigo Madariaga y cuyo estreno será en Madrid. “Es un texto muy divertido y actual”. Reconoce el veterano actor que, ante la falta de oportunidades que está encontrando en el mercado insular, no le ha quedado más remedio que moverse a la Península. “La última obra que monté, Aeroplanos, aunque está en el circuito de Ideco, la respuesta por parte de los contratantes ha sido muy escasa. Así que voy a buscar otros horizontes, a ver si las cosas van un poco mejor. Por lo menos lo intenté”, argumenta.[/sws_grey_box]